Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 19 de marzo de 2012

Rosario a San José, don precioso de Dios


Hoy rindo homenaje al más grande de los santos, que es patrono de este blog:




¡BENDITO SEAS, PADRE NUTRICIO DE DIOS HECHO HOMBRE!

ANTE TI, JOSÉ, MÁS GRANDE QUE LOS MÁS GRANDES, PALIDECEN LOS ASTROS DEL FIRMAMENTO.

ABRE TUS BRAZOS, AMADO PADRE, Y RECÍBENOS EN TU REGAZO, QUE FUE CUNA PRECIOSA DEL SALVADOR.

QUERIDO SAN JOSÉ, A QUIEN EL MISMO CRISTO QUISO OBEDECER, HOY LA CREACIÓN ENTERA CANTA TU GLORIA.

¡BENDITO SEAS, PRÍNCIPE DE LOS ÁNGELES Y DE LOS SANTOS!

TÚ, JUNTO A TU ESPOSA, REINAS CON CRISTO PARA SIEMPRE.


Sancte Ioseph, ora pro nobis


Rosario a nuestro Padre y Señor San José

Se reza con el Rosario de la Santísima Virgen, de modo que el mismo sacramental con que honramos a la Madre, y por medio de ella al Hijo, nos sea útil para hacer lo propio con el gran San José.

Comienza como toda oración, con la Señal de la Cruz.

Sigue la conocida oración de SS. León XIII:

“A ti, bienaventurado José, acudimos en nuestra tribulación, y después de implorar el auxilio de tu Santísima Esposa, solicitamos también confiadamente tu patrocinio. Por aquella caridad que con la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, te tuvo unido y por el paterno amor con que abrazaste al Niño Jesús, humildemente te suplicamos que vuelvas benigno los ojos a la herencia que, con su sangre, adquirió Jesucristo, y con tu poder y auxilio socorras nuestras necesidades.
Protege, fiel Custodio de la Divina Familia, a los redimidos por la Sangre de Jesucristo; aparta de nosotros toda mancha de error y de corrupción; asístenos desde el cielo, en esta lucha con el poder de las tinieblas; y como en otro tiempo libraste al Niño Jesús de inminente peligro, así ahora defiende a la Iglesia santa de Dios de las asechanzas de sus enemigos y de toda adversidad, y a cada uno de nosotros protégenos con tu perpetuo patrocinio para que a ejemplo tuyo y sostenidos por tu auxilio, podamos santamente vivir, piadosamente morir, y alcanzar en los cielos la eterna bienaventuranza. Amén”.

Luego, entre cada una de las cinco decenas de cuentas, se reza la siguiente oración:

“Te honramos, José, el más santo de los hijos de Dios, después de María. Acepta complacido la confesión que te hacemos de nuestro amor filial”.

En cada cuenta se dice:

“Papá José, Custodio del Rey y Esposo de la Reina, acuérdate de nosotros”.

La anterior jaculatoria comienza con la cariñosa invocación “Papá José”, expresión de filial confianza en San José. El apelativo “Custodio del Rey y Esposo de la Reina”, quiere destacar la realeza de Jesús y María, y por ende, la íntima participación en ella del Santo Patriarca. Y la súplica “acuérdate de nosotros”, es el pedido sincero de quienes  se sienten de veras hijos de tan dulce padre.

Cada decena se concluye con el rezo del Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Al concluir, en las cinco cuentas finales, cercanas a la Cruz en cada Rosario, se reza un Padrenuestro, tres  veces el Gloria, y un Avemaría, pidiendo por los más necesitados.

El Padrenuestro, por la Iglesia, el Papa, los obispos y sacerdotes. Los tres Glorias siguientes, por las naciones y sus gobernantes, por los que sufren y por intenciones particulares. La última cuenta, el Avemaría, por las Almas del Purgatorio.
La Coronilla puede finalizarse con las Letanías del Santo Patriarca, aprobadas por la Iglesia, y con la conocida oración tradicional que las concluye.

Un modo más breve y sencillo de rezar la Coronilla es reducirla a su mínima expresión: La Señal de la Cruz la inicia y concluye; sigue la oración de cada decena, la jaculatoria de cada cuenta, y al final, el Padrenuestro, los tres Glorias y el Avemaría.

Que el Espíritu Santo nos ilumine para comprender la grandeza de la paternidad de San José, verdadero don de Dios para la humanidad.

19 de marzo, Solemnidad de nuestro Padre y Señor San José, Esposo de la Bienaventurada Virgen María, padre adoptivo de Jesús y Patrono universal de la Iglesia.



5 comentarios:

  1. San José es el santo más grande de los santos de Dios. Me alegra ir cada domingo a la parroquia de Sn. José en mi ciudad.
    Es un ejemplo a seguir para el hombre y el padre. Dios lo eligió para que velara por el bien de nuestra hermosísima madre la siempre virgen María y de su hijo Jesucristo.
    Preciosa entrada.

    P.D. No sé si vives en México pero, si te tocó el temblor, espero que todo esté bien. Que nuestro padre amado nos haya cuidados a los dos y a todos los que presenciaron el sismo.

    Dios te bendiga.
    Sigue publicando, me encanta tu blog.
    Hasta la próxima entrada :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus palabras. Tus visitas al blog me honran y me impulsan a crecer y a aprender. Soy de Argentina, y hoy escuché con preocupación lo del sismo en México. Dios enviará su consuelo y su bendición a ese amado pueblo el próximo jueves, cuando los pies benditos del Vicario de Cristo pisen la dulce nación guadalupana.
    Seguiré paso a paso por los medios de comunicación la Visita de nuestro amado Benedicto a México y a Cuba.
    Me gustaría que compartieras tu testimonio sobre cómo hayas vivido ese acontecimiento de gracia.
    Dios siga bendiciéndote.

    ResponderEliminar
  3. GRACIASPOR ESTE BLOG DEDICADO A SAN JOSE REALMENTE ESTABA BUSCNDO REZAR UN ROSARIO DEDICADO A SAN JOSE YLO ENCONTRE QUE DIOS TE BENDIGA Y LA SAGRADA FAMILIA TE ACOMPAÑE SIEMPRE.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra de corazón que te haya gustado, y que tengas devoción al más grande de los santos, después de María. Siempre lo amé con todo el corazón.
    Que Cristo Crucificado hoy, y resucitado para darnos vida, te colme de su paz.

    ResponderEliminar