Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

jueves, 11 de octubre de 2012

Himno por el Año de la Fe

                                                           


En esta entrada quiero publicar el Himno oficial del Año de la Fe, que comienza hoy.
El título, traducido del latín, es "Creo, Señor". Alude a la Prefesión bimilenaria de la Fe apostólica, que la Iglesia custodia celosamente desde sus orígenes.
El estribillo añade la súplica bíblica: "Aumenta nuestra fe" (Cf. Mc. 9, 24).
Todo esto en consonancia con el deseo del Papa, de que en este Año de gracia, la oración propia sea justamente el Credo de Nicea.

Comentemos los tópicos centrales del Himno en cuestión. Ofrecemos el texto original en italiano, la versión musical en español, y la versión musical en italiano y francés. En la web también están disponibles una versión catalana y una árabe.






La primera estrofa se refiere al Señor que sale a nuestro encuentro "en el Adviento de la historia", es decir, mientras marchamos "a tientas en la noche", pero en compañía de los santos, y "esperamos" los tiempos nuevos. Por eso, al confesar nuestra fe, Le pedimos que nos la aumente.

La segunda estrofa describe nuestra condición de débiles y desorientados, carentes del pan cotidiano. Se resalta que estamos necesitados de la luz del Señor, de su Presencia entre nosotros como "la Estrella de la mañana", misterio que resplandeció de modo especial en la primera Navidad de la historia. Como entonces, también está presente María, "la primera de los creyentes", que junto a nosotros y por nosotros pide a su Hijo que acreciente nuestra fe.

La tercera estrofa afirma que esa marcha es fatigosa y sufriente, pues nuestras heridas están abiertas. Pero que el Señor quiere que lo busquemos en el desierto, siendo para nosotros la mano que sana.
Asegura que también "con los pobres que esperan a la puerta" Le pedimos que acreciente nuestra fe.

La cuarta estrofa habla de que caminamos "bajo el peso de la Cruz", tras las huellas de Jesús. Pero que como Él resucitó en  la mañana de Pascua, queremos que sea para nosotros "el Viviente que no muere". Para ello, esta vez "con los humildes que quieren renacer", Le pedimos que aumente nuestra fe.

La quinta estrofa sostiene que avanzamos "atentos a la llamada de un nuevo Pentecostés" y que por ello, el Señor sopla el aliento de aquel mismo Espíritu de entonces, por lo que Le pedimos que sea para nosotros la "Palabra del futuro". Para ello, "con la Iglesia que anuncia su Evangelio, Le suplicamos que aumente nuestra fe.

La sexta estrofa alude a que nuestro caminar tiene lugar en compañía de los hombres, nuestros hermanos, siendo guiados por el Señor en "las sendas de la historia". Y a Él Le rogamos que sea también para nosotros "la Esperanza de la meta". Y con el mundo, en el cual el Reino de Dios ya está presente, Le imploramos además, que aumente nuestra fe.

CREDO, DOMINE

Camminiamo, carichi di attese,
a tentoni nella notte.
Tu ci incontri nell’Avvento della storia, sei per noi il Figlio dell’Altissimo. Credo, Domine !
Con i santi, che camminano fra noi, Signore, noi ti chiediamo:
adauge nobis fidem !

Credo, Domine, adauge nobis fidem !

Camminiamo, deboli e sperduti, senza il pane quotidiano.
Tu ci nutri con la luce del Natale, sei per noi la stella del mattino. Credo, Domine !
Con Maria, la prima dei credenti, Signore, noi ti preghiamo:    adauge nobis fidem !

Credo, Domine, adauge nobis fidem !

Camminiamo, stanchi e sofferenti, le ferite ancora aperte.
Tu guarisci chi ti cerca nei deserti, sei per noi la mano che risana. Credo, Domine !
Con i poveri, che attendono alla porta, Signore, noi t’invochiamo:
adauge nobis fidem !

Credo. Domine, adauge nobis fidem !

Camminiamo, sotto il peso della croce, sulle orme dei tuoi passi.
Tu risorgi nel mattino della Pasqua, sei per noi il Vivente che non muore. Credo, Domine !
Con gli umili, che vogliono rinascere, Signore, ti supplichiamo:
adauge nobis fidem !

Credo, Domine, adauge nobis fidem !

Camminiamo, attenti alla chiamata di ogni nuova Pentecoste.
Tu ricrei la presenza di quel soffio, sei per noi la Parola del futuro. Credo, Domine !
Con la Chiesa, che annuncia il tuo Vangelo, Signore, ti domandiamo:
adauge nobis fidem !

Credo, Domine, adauge nobis fidem !

Camminiamo, ogni giorno che ci doni, con gli uomini fratelli.
Tu ci guidi per le strade della terra,
sei per noi la speranza della meta. Credo, Domine !
Con il mondo, dove il Regno è in mezzo a noi, Signore, noi ti gridiamo:
adauge nobis fidem !

Credo, Domine, adauge nobis fidem ! 



Hoy, 11 de octubre, día de la Solemne Apertura del Año de la Fe, convocado por el Santísimo Padre Benedicto XVI, con motivo del quincuagésimo aniversario del inicio del Concilio Vaticano II, y del vigésimo aniversario de la publicación del Nuevo Catecismo de la Iglesia Católica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario