Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 8 de marzo de 2013

Liturgia, piedad y Sede Vacante


 

Durante la Sede Apostólica Vacante la Iglesia vive y celebra su fe de acuerdo con algunas particularidades:

Las indulgencias

Toda indulgencia plenaria, que por ser tal, para su obtención requiere el rezo por las intenciones del Romano Pontífice, puede seguir ganándose en estos días. se debe a que ya están fijadas las intenciones anuales del que fue Papa, y a que uno puede, además, ofrecer sufragios por el que ha de serlo. De hecho, las oraciones no están sujetas a los límites del tiempo y del espacio.

-----------------------

Particularidades litúrgicas:

Sede Apostólica Vacante

Disposiciones
Toda la Iglesia debe permanecer en oración por los Padres Cardenales que elegirán al Sucesor de Pedro, bajo las inspiraciones del Espíritu Santo.
En estos días más que nunca es Cristo en persona el que, aún sin un Vicario visible, sigue guiando y sosteniendo a la Iglesia como el Supremo Pastor.
No obstante, en el origen divino y fundación de esta Iglesia, Él mismo quiso que existiera alguien que fuera la "cabeza visible", el "vicario" suyo. De modo que no puede pensarse, sino sólo transitoriamente, en la Iglesia Católica sin el Romano Pontífice, como "Representante de Cristo", Guía y Maestro.

Ese periodo "transitorio" es el que se llama Interregnum, es decir el que transcurre entre la muerte  o renuncia de un Pontífice, y la válida elección y aceptación por parte del siguiente:

"La sede vacante, en el caso del Papa, está regulada en la Primera Parte de la Constitución Apostólica de Juan Pablo II Universi Dominici Gregis (1996). Benedicto XVI ha modificado algunas normas de esta Constitución en dos Motu Proprio de 2007 y de 22 de febrero de 2013":

Disposiciones Litúrgicas en tiempo de Sede Apostólica Vacante

Omisión de la mención del Papa

Durante estos días de Interregnum se omite la mención del Papa, nombrando al obispo del lugar. En Roma se menciona el Colegio Episcopal.


Misa Pro eligendo Pontifice

El día de inicio del Cónclave, o el día siguiente a dicho inicio si el mismo es Domingo de Cuaresma, podrá celebrarse en toda diócesis la Misa Pro eligendo Pontifice, la cual, presidida a su vez en la Basílica vaticana por el Cardenal Decano, da inicio oficial al Cónclave.

Numerosas son las sugerencias litúrgicas y de piedad que se proponen para estos días. He querido copiar las siguientes, de entre las tantas que circulan por Internet:

Oraciones para ser utilizadas durante el periodo de Sede Vacante
(Sugeridas, no obligatorias)

En la celebración de las laudes y de las vísperas

En las preces de la Liturgia de las Horas (en la celebración comunitaria o individual) puede agregarse:
“Llena de alegría a tu Iglesia con la elección de un Pastor Supremo que reproduzca la imagen de Cristo, que con sus virtudes sirva de ejemplo a tu pueblo e ilumine los corazones de los fieles”

Intenciones para la celebración de la Misa

Pidamos hermanos al Padre del cielo que escuche las oraciones de su Iglesia, que espera la elección del Pastor Universal.

A cada intención respondemos:
R. Escucha, Señor, la oración de tu Iglesia.

1) Para que Dios conceda a la Iglesia un pastor que le sea grato por su santidad, gobierne al pueblo con sabiduría e impulse la Nueva Evangelización de nuestro mundo. Oremos.

2) Por el Colegio de los Cardenales para que abiertos a la voluntad divina puedan encontrar a quien Dios ya eligió como Pastor Supremo de la Iglesia. Oremos.

3) Por nuestro Cardenal NN para que al cumplir el grave ministerio de participar en la elección del nuevo Sucesor de Pedro experimente la cercanía espiritual de toda la Arquidiócesis. Oremos.

4) Para que Dios conceda al mundo un Pastor Universal que anuncie con decisión a los pueblos que Cristo es el único que tiene palabras de vida eterna para todas las razas, culturas y naciones. Oremos.

5) Para que los fieles de todo el mundo recibamos con fe al nuevo Sumo Pontífice, como sucesor de Pedro, Vicario de Jesucristo y fundamento de unidad en la Iglesia. Oremos.

Oración
Escucha Señor nuestra oración y concede a tu pueblo un pastor que en nombre de Cristo presida la Iglesia y acreciente la unidad de la fe y los vínculos del amor de todos los obispos y de sus Iglesias esparcidas por el mundo entero.
Por Jesucristo Nuestro Señor. Amen

Para el rezo en comunidad o individualmente

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don de dones;
luz que llenas las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas
y reconforta en los dolores. Amen



El arzobispo de Valencia ha escrito una carta a su arquidiócesis, en la que ofrece algunos lineamientos para estos días. La transcribo porque me parecen sugerencias aplicables en su mayoría a todas las diócesis:


CARLOS OSORO SIERRA

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA

ARZOBISPO METROPOLITANO DE VALENCIA



Tal como dispuso el Beato Juan Pablo II en la CONSTITUCIÓN APOSTÓLICA SOBRE LA VACANTE DE LA SEDE APOSTÓLICA Y LA ELECCIÓN DEL ROMANO PONTÍFICE: "Durante la Sede vacante, y sobre todo mientras se desarrolla la elección del Sucesor de Pedro, la Iglesia está unida de modo particular con los Pastores y especialmente con los Cardenales electores del Sumo Pontífice y pide a Dios un nuevo Papa como don de su bondad y providencia. En efecto, a ejemplo de la primera comunidad cristiana, de la que se habla en los Hechos de los Apóstoles (cf. 1, 14), la Iglesia universal, unida espiritualmente a María, la Madre de Jesús, debe perseverar unánimemente en la oración; de esta manera, la elección del nuevo Pontífice no será un hecho aislado del Pueblo de Dios que atañe sólo al Colegio de los electores, sino que en cierto sentido, será una acción de toda la Iglesia. Por tanto, establezco que (...) conocida la noticia de la vacante de la Sede Apostólica, se eleven humildes e insistentes oraciones al Señor (cf. Mt 21, 22; Mc 11, 24), para que ilumine a los electores y los haga tan concordes en su cometido que se alcance una pronta, unánime y fructuosa elección, como requiere la salvación de las almas y el bien de todo el Pueblo de Dios” (Universae Dominicae Gregis, de 22 de febrero de 1996) n. 84.

Por todo ello exhorto a todas las parroquias, monasterios y otros lugares de culto de nuestra Archidiócesis a permanecer en oración personal y comunitaria, conforme a las siguientes disposiciones a observar después que se haga efectiva la renuncia del Santo Padre, y hasta la elección del nuevo Sucesor de Pedro:

1.- En todas las celebraciones de la Eucaristía se tendrá esta petición especial en la Oración de los fieles: “Para que conceda a la Iglesia un pastor que le agrade por su santidad y sirva a su pueblo con vigilante dedicación pastoral, roguemos al Señor”. Lo mismo puede hacerse en las preces de Laudes y Vísperas, en la celebración comunitaria o individual de la Liturgia de las Horas con la siguiente fórmula: “Llena de alegría a tu Iglesia con la elección de un pastor que con sus virtudes sirva de ejemplo a tu pueblo e ilumine los corazones de los fieles”.

2.- Exceptuados los domingos y solemnidades, se dirá la Misa del día, con la oración colecta de la “Misa para elegir un Papa o un Obispo” (Misal Romano, Misas y oraciones por diversas necesidades. I Misas por la Santa Iglesia, 4).

3.- Durante la celebración del Cónclave, fuera de los domingos y solemnidades, se celebrará la misa del día con las tres oraciones que contiene el Misal Romano y, en el día en que comience dicho acontecimiento, si no es domingo o solemnidad, se dirá la misa completa para la elección de un Papa, con lecturas tomadas de Común de Pastores (Leccionario V).

4.- Una vez elegido el nuevo Pastor de la Iglesia universal, y hasta el siguiente domingo inclusive, se dirá en todas las misas la Oración de los fieles por el Papa completa y, en los días feriales, se recitará además la oración colecta de la “Misa por el Papa” con el resto del formulario propio del día.

5.- Durante estos días tan especiales, os invito a rezar el Santo Rosario, especialmente en familia o en comunidad, y a visitar el Santísimo Sacramento, para pedir por las mismas intenciones por las que se suplica a Dios en la sagrada liturgia.

Confiando en la pronta y feliz elección del nuevo Romano Pontífice y permaneciendo en el recuerdo y la oración por el amado Papa Benedicto XVI, os bendice con afecto.

Dado en Valencia, a diecinueve de febrero de dos mil trece.



Hasta aquí, la carta del arzobispo.
8 de marzo, conmemoración de San Juan de Dios, religioso.
Sede Vacante MMXIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario