Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 2 de abril de 2013

Himnos JMJ XII: Madrid, 2011


 


La última Jornada Mundial de la Juventud presidida por Su Santidad Benedicto XVI, fue la que tuvo lugar en la capital de España, Madrid, en 2011.
El lema elegido por el Santo Padre se inspiró en San Pablo: "Arraigados y edificados en Cristo, firmes en la fe" (Cf. Col. 2, 7).
El Himno oficial de este multitudinario encuentro se llama justamente "Firmes en la fe".
El estribillo destaca que la firmeza de nuestra fe se funda en Cristo, a Quien alabamos con todo nuestro ser. Él es uno de nosotros, y por eso Lo llamamos "nuestro Amigo"; pero también es nuestro Dios y Redentor, por lo que Lo confesamos como "nuestro Señor".
Cada estrofa concluye con un "eco" del estribillo que, a modo de súplica, pide al Señor que haga realidad en nosotros lo que expresa el lema: Nuestra firmeza en la fe por el hecho de estar unidos a Él.

La primera estrofa, a través de los sugestivos sustantivos de amor, cruz, carne y sangre, todos ellos referidos a Cristo, y de verbos relacionados con el amor y la fortaleza -y por ende, alusivos al lema de la Jornada- afirma que del Señor Jesús todo lo hemos recibido, y que de Él todo debemos esperarlo.

La segunda estrofa profundiza el tema de la Humanidad de Jesús, ya enunciado en la estrofa anterior. En efecto, la mención de manos, ojos, labios y pies (cada cual formando un binomio con nuestras llagas, nuestra mirada, nuestra condición de pecadores necesitados de "perdones", y nuestra condición de peregrinos encaminados a la "vida") quiere expresar que la Persona toda de Jesús, es decir, no sólo su Divinidad sino también su Humanidad, es fuente de bendición y causa de redención para nosotros.

La tercera estrofa alude implícitamente al Espíritu Santo, "Soplo de lo alto", Espíritu Creador y Vivificador. Después, se hace una lectura espiritual de otros rasgos de la Humanidad de Jesús, a través de otros binomios que se suman a los de la estrofa precedente. 

La cuarta estrofa, también grávida de metáforas, se refiere a la vida nueva que obtenemos los que creemos en Cristo.

La quinta estrofa hace alusión a la gloria, meta de nuestra peregrinación terrena, y a la Iglesia,  cimentada sobre la "piedra" del apóstol Pedro. Ella es el recinto sagrado que abre sus "mil puertas" a todos los hombres, sin distinción.

La sexta y última estrofa se refiere explícitamente a los jóvenes, protagonistas de estas Jornadas Mundiales. Ellos, junto a María, la siempre Joven Doncella de Nazaret, de Jornada en Jornada, sorteando las dificultades del camino, marchan con esperanza hacia la Patria celeste, como testigos de la victoria pascual de Cristo sobre la muerte.

Firmes en la fe
 
EstribilloFirmes en la fe, caminamos en Cristo,
Nuestro Amigo, nuestro Señor.
¡Gloria siempre a Él! ¡Gloria siempre a Él!
Caminamos en Cristo firmes en la fe


Estrofas

Tu amor nos edifica y nos arraiga,
Tu cruz nos consolida y fortalece.
Tu carne nos redime y nos abraza,
Tu sangre nos renueva y nos embriaga.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!

Tus manos acarician nuestras llagas,
Tus ojos purifican la mirada.
Tus labios comunican mil perdones,
Tus pies nos encaminan a la vida.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!

Tu aliento es el Soplo de lo Alto,
Tu risa es el signo de la gracia.
Tus llagas son amores encendidos,
Tus penas son el precio de mi alma.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!

Tu rostro es el icono de la Vida,
Tu frente es nuestra luz resucitada.
Tu muerte es la causa de mi vida,
Bautismo de mi carne en Ti salvada.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!

Tu gloria es el futuro de los hombres,
que marchan con impulsos de tu gracia.
Tu Iglesia es la casa con mil puertas
encima de tu piedra edificada.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!

Tus jóvenes caminan con María,
que canta como novia engalanada.
Con ella cantaremos tu victoria,
la muerte ha sido ya aniquilada.
Oh, Cristo, nuestro Hermano,
oh, Cristo, nuestro Amigo, nuestro Señor,
¡haznos firmes en Ti! ¡Haznos firmes en Ti!






2 de abril de 2013, martes de la Octava de Pascua.
Octavo aniversario de la muerte terrena de San Juan Pablo II, Fundador de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Homenaje a él, a quien está dedicado este Blog.
Última actualización de la entrada: 21/08/15.


San Juan Pablo II: JMJ Denver 1993, a 20 años de ese Encuentro inolvidable


No hay comentarios:

Publicar un comentario