Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 5 de abril de 2013

S.S. Francisco: Toma de posesión de la Cátedra de San Juan de Letrán




Es sabido que la archibasílica de San Juan de Letrán es la Catedral del Obispo de Roma. Por eso, cada flamante Sumo Pontífice debe tomar posesión de ella, poco después de haber sido elegido.
El 7 de abril, a poco menos de un mes de haberse presentado al mundo como nuevo Vicario de Cristo, el Santo Padre Francisco preside la Misa de la Octava Pascual y de la Divina Misericordia, y toma posesión de la venerable Cátedra de aquella Basílica que es "madre y cabeza de todas las iglesias de la Urbe y del Orbe".
La celebración, aunque sencilla, es elocuente y sugestiva. La describo brevemente a continuación, por su carácter singular:

Se celebra la Misa propia de ese Domingo II de Pascua o de la Divina Misericordia.

Ritos iniciales

El Santo Padre es recibido en la puerta de la Basílica lateranense por su Vicario para la Diócesis de Roma, quien le presenta el Crucifijo. El Pontífice lo besa, y luego asperja con agua bendita a la asamblea. La schola canta Tu es Petrus. Después, la schola y la asamblea cantan Iubilate Deo.
Mientras tanto, el Papa se dirige a la sacristía para revestirse de los ornamentos sagrados.

La schola canta la antífona de entrada Quasimodo (tomada de I Ped. 2, 2), propia de la Misa de este Domingo llamado también In albis  (Cf. Entrada de este mismo Blog, alusiva a los Domingos de Pascua). El canto de algunos versículos del Salmo 80 se alterna con la antífona. Simultáneamente se organiza la procesión de entrada del Santo Padre y de los concelebrantes y acólitos.

El Papa hace la Señal de la Cruz.

Instalación en la Cátedra

El Cardenal Vicario para la Diócesis de Roma se dirige al Santo Padre con las siguientes palabras:


"Beatísimo Padre, la Santa Iglesia que está en Roma hoy exulta de alegría en el Señor, y acoge a su Obispo, el sucesor del Apóstol Pedro, que toma posesión de su Cátedra.
 Éste es el lugar elegido y bendito desde el cual, en el transcurso de los siglos, la Roca sobre la que está fundada la Iglesia, confirma en la verdad de la fe a todos los hermanos, preside en la caridad a toda la Iglesia, y con firme dulzura, guía a todos por el camino de la santidad.
A la Santa Trinidad se eleva nuestro himno de alabanza y gratitud, y nuestra súplica para que, de un confín a otro de la Tierra, se congregue un solo rebaño bajo un solo Pastor.
Beatísimo Padre, con devoción filial, profesamos obediencia y fidelidad a su Magisterio y a su 
Ministerio de Guía".


El Santo Padre se dirige a la Cátedra, y sentándose, toma posesión de ella. Mientras, la schola canta Oremus pro Pontifice nostro Francisco...
Durante el canto, se acerca al Vicario de Cristo una representación de fieles de la Iglesia de Roma y le prestan obediencia.
Después se canta el Kyrie y el Gloria in excelsis.
Los Ritos iniciales concluyen con la Colecta propia de la Misa de este día.

Liturgia de la Palabra 

Se proclaman las lecturas propias de la Misa del día en italiano (Téngase en cuenta que es la Misa del Obispo de Roma con su Diócesis).
Luego de la segunda lectura se canta la Secuencia Victimae Paschali laudes. Se realiza la procesión con el Evangeliario, y se proclama el Evangelio propio, como de costumbre. Luego de la proclamación, el Evangeliario es llevado al Papa que lo besa y bendice con él a la asamblea. Luego, desde la Cátedra, dirige la homilía. Terminada ésta se reza el Credo.
Sigue la Oración de los fieles en la que se invoca al Espíritu del Señor Resucitado, pidiéndole por la Iglesia; por el Papa; por los niños y jóvenes; por los pecadores, los violentos y los que dudan; por los gobernantes y por los hombres de buena voluntad.

Liturgia de la Eucaristía

Se desarrolla como de costumbre.
Se usa el Prefacio de Pascua I, y la PE I, ambos en italiano, por las razones aducidas más arriba.
 La Misa sigue como de costumbre hasta el final, en que se canta la antífona mariana pascual Regina Caeli.

Como puede observarse, la particularidad del rito tiene lugar al comienzo de la celebración. Salvo algunas peculiaridades que hemos señalado, no hay modificaciones en las demás partes de la Misa.

5 de abril, Viernes de la Octava de Pascua.



Cátedra de la Basílica



No hay comentarios:

Publicar un comentario