Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

sábado, 18 de mayo de 2013

Himnos JMJ XIII: Río de Janeiro, 2013 (Entrada N° 100)




He dedicado una entrada a cada uno de los himnos de las Jornadas Mundiales de la Juventud, en sus ediciones internacionales. Es el turno de la de este año, que tendrá lugar en Río de Janeiro, Brasil. El lema es "Vayan y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos" (Cf. Mt. 28, 19).

Esta entrada, la NÚMERO 100, está dedicada, como el Blog, a Juan Pablo II, en este día de su 93° cumpleaños:




Quiero aprovechar, antes de realizar un comentario sobre dicho Himno, para facilitarles la oración oficial de esta JMJ 2013, a los efectos de que vayamos preparándonos espiritualmente, cuando faltan poco más de dos meses para este gran evento:

Oración Oficial

¡Oh, Padre! enviaste a Tu Hijo Eterno para salvar el mundo y elegiste hombres y mujeres para que, por Él, con Él y en Él proclamaran la Buena Noticia a todas las naciones. Concede las gracias necesarias para que brille en el rostro de todos los jóvenes la alegría de ser, por la fuerza del Espíritu, los evangelizadores que la Iglesia necesita en el Tercer Milenio.

¡Oh Cristo! Redentor de la humanidad, Tu imagen de brazos abiertos en la cumbre del Corcovado acoge a todos los pueblos. En Tu ofrecimiento pascual, nos condujiste por medio del Espíritu Santo al encuentro filial con el Padre. Los jóvenes, que se alimentan de la Eucaristía, Te oyen en la Palabra y Te encuentran en el hermano, necesitan Tu infinita misericordia para recorrer los caminos del mundo como discípulos misioneros de la nueva evangelización.

¡Oh Espíritu Santo! Amor del Padre y del Hijo, con el esplendor de Tu Verdad y con el fuego de Tu amor, envía Tu Luz sobre todos los jóvenes para que, impulsados por la Jornada Mundial de la Juventud, lleven a los cuatros rincones del mundo la fe, la esperanza y la caridad, convirtiéndose en grandes constructores de la cultura de la vida y de la paz y los protagonistas de un nuevo mundo.

¡Amén!

Ahora sí, realizo un breve comentario sobre el Himno:

La primera estrofa hace alusión a nuestra pertenencia desde siempre a Cristo, que es nuestro Creador y Redentor, pertenencia que se concreta en el bautismo, "señal de Cristo Redentor". No podía faltar la mención al famoso Cristo del Corcovado, icono supremo de Brasil que con sus brazos extendidos parece querer abrazar a todo el mundo.
El estribillo, se hace eco del lema, y se refiere a Cristo, que no deja de llamarnos a Sí, para enviarnos luego como misioneros.  
La segunda estrofa se refiere a la juventud, con las expresiones metafóricas de la "primavera" y de la "esperanza del amanecer" (título). La presenta, además, como un "llamado"; el que lo escucha recibe el don de la fe.
Más aun, expresa el deseo de que el mundo viva la eterna juventud del bien y la paz, viéndose libre del odio y de la guerra.
La tercera estrofa presenta a la gran familia de la humanidad mediante la metáfora del mundo sin fronteras en el que los discípulos de Cristo, alimentados por su gracia, permanecen fieles a Él.

La cuarta estrofa retoma el tema del lema oficial, y pone de relieve la voluntad del Señor de fundar un "mundo nuevo" en el que el "hombre nuevo", al entregar su corazón a Cristo, sea fiel testigo del amor y de la verdad de Dios ante el mundo.


Esperanza del amanecer

Sou marcado desde sempre
com o sinal do Redentor,
que sobre o monte, o Corcovado,
abraça o mundo com Seu amor.

(Refrão)

Cristo nos convida:
"Venham, meus amigos!"
Cristo nos envia:
"Sejam missionários!"


Juventude, primavera:
esperança do amanhecer;
quem escuta este chamado
acolhe o dom de crer!
Quem nos dera fosse a terra,
fosse o mundo todo assim!
Não à guerra, fora o ódio,
Só o bem e paz a não ter fim.

Cristo nos convida:
"Venham, meus amigos!"
Cristo nos envia:
"Sejam missionários!"

Do nascente ao poente,
nossa casa não tem porta,
nossa terra não tem cerca,
nem limites o nosso amor!
Espalhados pelo mundo,
conservamos o mesmo ardor.
É Tua graça que nos sustenta
nos mantém fiéis a Ti, Senhor!

Cristo nos convida:
"Venham, meus amigos!"
Cristo nos envia:
"Sejam missionários!"


Atendendo ao Teu chamado:
"Vão e façam, entre as nações,
um povo novo, em unidade,
para mim seus corações!"
Anunciar Teu Evangelho
a toda gente é transformar
o velho homem em novo homem
em mundo novo que vai chegar.

Cristo nos convida:
"Venham, meus amigos!"
Cristo nos envia:
"Sejam missionários!"




 

 (Versión castellana)

 Estoy marcado desde siempre
Con el signo del Redentor
Que sobre el monte del Corcovado
Abraza al mundo con su amor.


Cristo nos invita, vengan mis amigos.
Cristo nos envía, sean misioneros.


Juventud, primavera,
Esperanza de amanecer
Quien escucha este llamado
Acoge el don de creer.


Dios anhela para esta tierra,
Para este mundo la caridad.
No a la guerra, fuera el odio,
Solo bien y paz hasta el final.
Cristo nos invita...


Desde el oriente hasta el poniente,
Nuestra casa no tiene puertas.
Nuestra tierra no tiene cercas
Ni tiene límites nuestro amor.


Esparcidos por el mundo
Conservamos un mismo ardor.
Es tu gracia que nos sostiene
Y nos mantiene fieles a ti Señor.
Cristo nos invita...


Atendiendo a tu llamado,
Vayan y hagan del mundo hoy
Un pueblo nuevo, todos unidos
Y para mí su corazón.


Anunciar el evangelio,
A todo hombre es transformar
Al hombre viejo en hombre nuevo,
En mundo nuevo que va a llegar.
Cristo nos invita...






18 de mayo, Vigilia de Pentecostés.
93° aniversario del natalicio de Juan Pablo II, Sumo Pontífice, fundador de las Jornadas Mundiales de la Juventud.


No hay comentarios:

Publicar un comentario