Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

sábado, 14 de junio de 2014

Guión: Santísima Trinidad




Ritos iniciales

Introducción

Nos hemos reunido en Nombre de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo en esta Solemnidad de la Santísima Trinidad.

(En realidad, siempre que nos reunimos para cualquier celebración litúrgica, o cuando realizamos algún acto piadoso, lo hacemos en el Nombre de la Bendita Trinidad. Pero en este día contemplamos más profundamente este Misterio insondable, el más importante de nuestra fe.)

Queremos rendir culto de alabanza y gratitud a nuestro Dios. Lo hacemos especialmente en la Santa Misa, en que nos ofrecemos con Cristo al Padre en el Espíritu.

El Kyrie puede introducirse con los siguientes tropos:

-Hijo Eterno del Eterno Padre, engendrado en María por el Espíritu Santo, Kyrie eleison

-Palabra del Padre, que enviaste tu Espíritu a todos los hombres, Christe eleison
 

-Esplendor de la gloria del Padre, resucitado por el Espíritu de Vida, Kyrie eleison


 El himno Gloria in excelsis puede introducirse con las siguientes palabras u otras semejantes:

En comunión con los Coros angelicales y con la multitud de los demás bienaventurados, habitantes de la Jerusalén Celestial, alabemos a la Santísima Trinidad, Dios Creador, Redentor y Santificador del hombre.

Liturgia de la Palabra 

Única introducción: (Puede emplearse en cualquiera de los tres ciclos litúrgicos). 

Lecturas: Éx. 34, 4b-6. 8-9; (Sal): Dan. 3, 52-56; II Cor. 13, 11-13; Jn. 3, 16-18.

El Misterio de Dios Uno y Trino presente y actuante en nuestra historia, palpita en cada página de las Sagradas Escrituras. Escuchemos atentamente.


Oración de los fieles

R. Tú, el único Dios, atiende el clamor de tu Pueblo

O bien:

R. Tú eres el Dios verdadero; escúchanos

-Dios Padre compasivo, acrecienta en la Iglesia el amor a tu Santísimo Nombre. R.

-Dios Padre clemente, revela a los pueblos el Misterio inefable de la Trinidad, para que todos los hombres sean salvos. R.

-Dios Hijo, Redentor del mundo, concede la perseverancia a quienes han decidido seguirte más de cerca (en el sacerdocio y en la vida consagrada). R.

-Dios Hijo, Carne de nuestra carne, que nos revelas el Rostro Divino, manifiéstate a los que viven en las tinieblas del pecado y de la ignorancia. R.

-Dios Espíritu Santo, que renuevas la faz de la Tierra, cólmanos con los dones celestiales. R.

-Dios Espíritu Creador y Vivificador, concede la plenitud de la felicidad a las Almas del Purgatorio. R.


Ofertorio

Sólo la ofrenda de Dios puede ser grata a Dios. Por eso acerquemos al Altar los dones que Cristo escogió para ofrecerse a su Padre en el Espíritu.


Comunión

Toda la Trinidad obra el Misterio por el cual Cristo, la Segunda Persona, nos ofrece su Cuerpo y Sangre como Alimento de Vida y santidad. Recibamos a Jesús Sacramentado, y al adorarlo, adoremos también a su Padre y al Espíritu Santo.


Se puede impartir alguna de las Bendiciones solemnes del Tiempo Ordinario.

Despedida

Sabiendo que nuestra vida toda está bajo el amparo de la Augusta Trinidad, nos retiramos con paz espiritual.


14 de junio de 2014, primeras vísperas de la solemnidad de la Santísima Trinidad.
(Última actualización de la entrada: 04/06/17).


No hay comentarios:

Publicar un comentario