Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

jueves, 19 de marzo de 2015

El saludo inicial de la Misa




El n. 50 de la Institutio Generalis Missalis Romani dice que "el saludo litúrgico de los Ritos iniciales de la Misa, manifiesta a la comunidad congregada, la presencia del Señor", y que junto con la respuesta del pueblo, "hace patente el misterio de la Iglesia congregada".
La importancia de este saludo es tal, que el reemplazarlo por otro saludo "social" del tipo "Buenos días", "Buenas tardes" u otros por el estilo, puede llegar a ser un abuso litúrgico que atente contra la sacralidad de la Misa, el más santo de los actos de culto.

La editio typica tertia del Misal Romano, en el n. 2, propone tres alternativas de saludo litúrgico, entre las que el sacerdote puede optar libremente. A ellas se añade una cuarta, invariable, para el obispo. Todas son recogidas por la edición aprobada del Nuevo Misal para Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay (p. 403), el cual incluye además, nuevos formularios para los diferentes tiempos litúrgicos (pp. 403-406). Son tres para Adviento; cinco para Navidad (el tercero de los cuales es para la fiesta de la Sagrada Familia, el cuarto, para la Octava de Navidad, solemnidad de la Maternidad Divina de María, y el quinto, para la Epifanía); cinco para Cuaresma (el último de los cuales corresponde al Domingo de Ramos); siete para Pascua (de los que el cuarto es apropiado para el homónimo domingo, denominado "del Buen Pastor", el sexto es para la solemnidad de la Ascensión del Señor  -que en los países latinoamericanos mencionados y en muchos otros, se celebra, no el jueves después del sexto domingo de Pascua, que es su fecha propia, sino el séptimo domingo de este tiempo-, y el séptimo, para la solemnidad de Pentecostés); y finalmente, cuarto para el Tiempo Ordinario.

Otros libros litúrgicos como el Bendicional, el Pontifical y el Ritual, ofrecen numerosos formularios de saludos iniciales para las diferentes celebraciones dentro y fuera de la Misa. Todos pueden ser usados en este Santo Sacrificio, siempre que sean seleccionados con sabia pertinencia y fino sentido litúrgico.

19 de marzo, solemnidad de San José, Esposo de María, Padre nutricio del Hijo de Dios, Patrono universal de la Iglesia y de este blog. Entrada dedicada a él.



No hay comentarios:

Publicar un comentario