Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 15 de septiembre de 2015

Misas de la Virgen XXXII (Tiempo Ordinario XIV): "La Virgen María, Madre y Maestra espiritual"




Misal: Textos bíblicos y eucológicos (en negro); rúbricas: rojo.
Guion: marrón.
Comentario del blog: azul.

MISA COMPLETA, GUION Y COMENTARIO


Los hermanos y hermanas carmelitas, tanto los de la antigua observancia como los reformados por santa Teresa de Jesús (+1582), se han esforzado siempre en difundir por todas partes el amor a la oración, el anhelo por conseguir la perfección evangélica y el culto a la Madre de Cristo.
Tienen una gran veneración a la Santísima Virgen bajo el título «del Monte Carmelo»; ella, en su camino hasta llegar a «Cristo, Monte de la salvación» (Oración colecta), los ayuda como Madre amorosa, los protege como Patrona segura, los acompaña como Hermana fiel. Los carmelitas, aunque contemplan asiduamente la totalidad del misterio de santa María Virgen, se dedican de preferencia a la contemplación de la Virgen, entregada a la oración, llevando una vida oculta, meditando en su corazón las palabras del Señor, ejerciendo obras de caridad.
Los hermanos y hermanas carmelitas han reconocido siempre a la Virgen santísima como «madre y maestra espiritual», ya que fue perfecta discípula de Cristo y «estimula con amor y atrae con su ejemplo, / para conducirlos a la caridad perfecta» (Prefacio) a los hijos que «no cesa de engendrar» (Prefacio) para Dios.
En el formulario la Santísima Virgen es celebrada como:
- Maestra, que, conservando en su corazón las palabras del Señor (cf. Aleluya, Antífona de comunión, Lc 2, 19.51), nos instruye con su ejemplo (cf. Oración sobre las ofrendas) en el «temor del Señor» (Antífona de entrada, cf. Sal 33 [34], 12); porque siendo «modelo de vida evangélica» (Prefacio), «de ella nosotros aprendemos» a amar a Dios «sobre todas las cosas», a «contemplar (su) Palabra» y a «servir a los hermanos» (Prefacio) con diligencia;
- Madre, que suavemente nos invita a que «subamos al monte del Señor» (Antífona de entrada; cf. Is 2, 3), que es el mismo Cristo (cf. Oración colecta); madre por cuya boca dice la Sabiduría: «Quien me alcanza alcanza la vida» (Pr 8, 34; cf. 1ª Lectura, Pr 8, 17-21. 34-35); madre que, habiéndonos recibido como hijos junto a la Cruz del Señor (cf. Evangelio, Jn 19, 25-27), nos ampara «por su protección» (Oración sobre las ofrendas) y nos ayuda con su «poderosa intercesión» (Oración colecta).
Esta Misa, con algunas variaciones, se ha tomado del Proprium missarum Fratrum Discalceatorum Ordinis Beatae Mariae Virginis de Monte Carmelo, Curia General OCD, Roma 1973, pp. 51-52. 90.


Introducción

La Santísima Virgen María, Madre y Maestra espiritual nos ha congregado aquí, en este lugar sagrado, para celebrar los Sagrados Misterios de su Divino Hijo. Ella, que los vivió plenamente unida a Él durante los años en que Ambos estuvieron en el mundo, es la primera en hacerse presente cuando se ofrece el Sacrificio incruento de Jesús, en los altares de la Tierra. Lo es porque en cada Misa contempla y revive todos y cada uno de los Misterios de la Vida de su Hijo y Señor, a Quien estuvo, está y estará unida como ninguna otra criatura. Por eso es la primera adoradora, y la que, como buena Maestra, nos enseña a adorar.
Con ella, pues, celebremos el Banquete sacrificial de nuestra salvación.

Antífona de entrada Sal 33 (34), 12; cf. Is 2, 3

Venid, hijos, escuchadme: os instruiré en el temor del Señor. Venid, subamos al monte del Señor, y marcharemos por sus sendas.


Oración colecta

La siguiente colecta es un eco de la fijada para la memoria litúrgica universal de Nuestra Señora del Carmen:

Te suplicamos, Señor, que la poderosa intercesión de la Virgen María nos ayude y nos haga llegar hasta Cristo, monte de la salvación. Que vive y reina contigo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura

María es la Virgen sabia y generosa precisamente porque es Sede de la Sabiduría eterna e increada, que es el Señor Jesucristo, Fuente de todo bien.

Lectura del libro de los Proverbios 8, 17-21. 34-35

Así dice la sabiduría de Dios:
Yo amo a los que me aman,
y los que madrugan por mí me encuentran;
yo traigo riqueza y gloria,
fortuna copiosa y bien ganada;
mi fruto es mejor que el oro puro,
y mi renta vale más que la plata,
camino por sendero justo,
por las sendas del derecho,
para legar riquezas a mis amigos
y colmar sus tesoros.
Dichoso el hombre que me escucha,
velando en mi portal cada día,
guardando las jambas de mi puerta.
Quien me alcanza alcanza la vida
y goza del favor del Señor.»

Palabra de Dios.

O bien:

María fue en la Tierra, Morada viviente del Dios encarnado. Hoy es modelo de virtudes y refugio seguro para todos los hombres.

Mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos


Lectura del Profeta Isaías 56, 1. 6-7.

Así dice el Señor:
Guardad el derecho, practicad la justicia,
que mi salvación está para llegar
y se va a revelar mi victoria.
A los extranjeros que se han dado al Señor,
para servirlo,
para amar el nombre del Señor
y ser sus servidores,
que guardan el sábado sin profanarlo
y perseveran en mi alianza:
los traeré a mi Monte Santo,
los alegraré en mi casa de oración;
aceptaré sobre mi altar
sus holocaustos y sacrificios,
porque mi casa es casa de oración,
y así la llamarán todos los pueblos.

Palabra de Dios.


Salmo responsorial Sal 14, 2-3ab. 3cd-4ab. 5 (R.: 1b)

R. El justo habitará en tu monte santo, Señor.

El que procede honradamente
y practica la justicia,
el que tiene intenciones leales
y no calumnia con su lengua. R.

El que no hace mal a su prójimo
ni difama al vecino,
el que considera despreciable al impío
y honra a los que temen al Señor. R.

El que no presta dinero a usura
ni acepta soborno contra el inocente.
El que obra así nunca fallará. R.


Aleluya Cf. Lc 2, 19

Dichosa es la Virgen María que conservaba la palabra de Dios, meditándola en su corazón.

Evangelio

La humilde escucha y el fiel cumplimiento de la Palabra de Dios son las virtudes que hacen resplandecer a María como Madre y Maestra espiritual de todos los hombres.

Señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Estos son mi madre y mis hermanos.»


+ Lectura del santo Evangelio según san Mateo 12, 46-50

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó:
- «Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.»
Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo:
- «Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.»

Palabra del Señor.

O bien:

María al pie de la Cruz de su Hijo, con la inefable elocuencia de un silencio oferente y confiado, nos da la lección suprema de la aceptación de la santísima voluntad de Dios hasta las últimas consecuencias.

Ahí tienes a tu hijo. Ahí tienes a tu madre


+ Lectura del santo Evangelio según san Juan 19, 25-27.

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena. Jesús, al ver a su madre, y cerca al discípulo que tanto quería,
dijo a su madre:
— Mujer, ahí tienes a tu hijo. Luego dijo al discípulo:
— Ahí tienes a tu madre.
Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

Palabra del Señor.


En lugar de este evangelio, puede utilizarse el que figura en el Apéndice (de las Misas de la Virgen), núm. 19.


Oración de los fieles

Las siguientes preces, con breves adaptaciones, están tomadas del Misal del Viaje Apostólico de Su Santidad Francisco a Cuba. Corresponden a las II Vísperas solemnes por él presididas en el Domingo XXV del Ciclo B del Tiempo Ordinario, el 20 de septiembre de 2015, en la Catedral de la Inmaculada Concepción de La Habana:

R. Señor, ten piedad

-Oremos por la santa Iglesia de Dios y por el Sucesor de Pedro, el Papa Francisco:

+Que con los dones del Espíritu pueda seguir pastoreando y renovando el rebaño de Dios a Él encomendado y, como Misionero de la Misericordia, entusiasme a los sacerdotes en la predicación del amor misericordioso de Dios y en la vida sacerdotal. R.

-Presentemos al Señor a todos los religiosos y religiosas misioneros:

+Que viviendo junto al pueblo sientan, más allá del cansancio, la alegría gratificante de sembrar el Evangelio en tantos corazones, haciéndolo todo sin esperar nada a cambio. R.

-Elevemos ahora nuestra súplica por todas las religiosas en sus diversos carismas apostólicos y contemplativos:

+Que su presencia en medio del mundo, sin ser del mundo, sirva para manifestar la riqueza del Evangelio del Señor y testimoniar la ternura infinita de Dios. R.

-Pidamos ahora al Señor por los diáconos permanentes:

+Que su vocación a la diaconía, sea una riqueza para la vida de todas las comunidades en las que trabajan, y que su carisma de servicio, ayude a otros a encontrar consuelo, descanso y esperanza. R.

-Te ofrecemos, Dios nuestro, por la intercesión de María, Madre y Maestra espiritual, la vida de los que han dicho al Señor desde jóvenes, para adoptar, como consagrados, en las diversas formas de vida religiosa. 

+Ayúdalos a ser fieles a su vocación y a los pobres. R.
 
-Gracias, Señor por el don de la vocación sacerdotal. Con entusiasmo nos entregamos a Ti. 


+Concédenos Padre Bueno el don de perseverar en tu llamada y renovar siempre la opción de vivir la alegría del Evangelio de Cristo en nuestra querida tierra. R.



Ofertorio

En la escuela de María, Madre y Virgen oferente, aprendemos que el mejor modo de participar de este Santo Sacrificio es haciéndonos una sola ofrenda con él, al igual que muchos granos de trigo y muchos racimos de uva se han unido para constituir este pan y este vino que estamos por llevar al Altar.


Oración sobre las ofrendas

Por estos dones que te presentamos con alegría, santifica, Señor, a tus siervos, instruidos en el ejemplo de la santísima Virgen y amparados por su protección, para que, cumpliendo fielmente las promesas bautismales, te sirvan a ti y a los hermanos con un corazón sincero. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio

La Virgen María, Madre y Maestra, que estimula a sus hijos con amor y los instruye con su ejemplo

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la memoria de santa María, siempre Virgen.

Que, asociada íntimamente al misterio de Cristo,
no cesa de engendrar nuevos hijos con la Iglesia,
a los que estimula con amor y atrae con su ejemplo,
para conducirlos a la caridad perfecta.
Ella es modelo de vida evangélica, de ella nosotros aprendemos:
con su inspiración nos enseña a amarte sobre todas las cosas,
con su actitud nos invita a contemplar tu Palabra,
y con su corazón nos mueve a servir a los hermanos.

Por eso,
con todos los ángeles y santos,
te alabamos, proclamando sin cesar:

Santo, Santo, Santo.


Comunión

Madre del Divino Maestro, enséñanos a amarlo cada día más y a ser sus fieles discípulos. Enséñanos a recibirlo siempre en gracia y a saborearlo con el alma en este Sacramento de su amor.

Antífona de comunión Lc 2, 19

María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.


Oración después de la comunión

Fortalecidos con el sacramento del Cuerpo y de la Sangre de tu Hijo, te suplicamos, Señor, que la gracia de tu amor nos disponga a imitar fielmente las virtudes de la Santísima Virgen María. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Despedida

Dejamos el templo, pero permanecemos en la escuela espiritual de María. Nadie mejor que ella para enseñarnos a permanecer siempre cerca de Cristo, nuestro Divino Salvador.

13 de junio de 2015, memoria litúrgica del Inmaculado Corazón de María. Entrada dedicada a ella.
Última actualización de la entrada: 15/09/15.



1 comentario:

  1. Hoy sábado celebraré esta Misa de la Virgen.

    ResponderEliminar