Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 15 de septiembre de 2015

Guion: Domingo XXV del Tiempo Ordinario






Ciclo B


Introducción

Hermanos:
"La Eucaristía no es una oración privada o una bonita experiencia espiritual; no es una simple conmemoración de lo que Jesús hizo en la Última Cena (...); es, (por el contrario), "memorial", o sea, un gesto que actualiza y hace presente el evento de la muerte y Resurrección de Jesús, (...) que se dona por entero a nosotros". (Su Santidad Francisco, Ángelus del 16 de agosto de 2015).
Y cada vez que la celebramos, pero más todavía cuando se trata, como hoy, del día mismo de la semana en que el Señor resucitó, nos unimos más íntimamente a su Misterio Pascual y acogemos la salvación que Dios nos ofrece.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Sab. 2, 12. 17-20

Si es una realidad el misterio de la persecución de los justos, lo es más la paternal protección que les dispensa Dios, que es fiel Defensor de los que a Él se encomiendan.

Segunda lectura: Sant. 3, 16_4, 3

El apóstol Santiago nos exhorta a implorar el don de la sabiduría, para ser artífices de la paz y la concordia.

Evangelio: Mc. 9, 30-37

El Señor, que vino no a ser servido sino a servir, nos invita a seguir sus huellas, sobre todo con los más pequeños del Reino.
  

Oración de los fieles

Las siguientes preces, con breves adaptaciones, están tomadas del Misal del Viaje Apostólico de Su Santidad Francisco a Cuba. Corresponden a la Misa por él presidida en este mismo Domingo XXV del Ciclo B del Tiempo Ordinario, el 20 de septiembre de 2015, en la Plaza de la Revolución de La Habana:

R. Haznos servidores de tu Reino, Señor.

-Oremos por toda la Iglesia, por el Papa Francisco, y todos los obispos, para que realicen su misión de anunciar la alegría del Evangelio que nos enseña el Señor Jesús, con sencillez y humilde abandono en las manos de Dios y testimonien esta alegría a todos los hombres, con sus vidas. R.

-Recemos, hermanos y hermanas por todos los sacerdotes, religiosas y religiosos, diáconos y laicos. Que, teniendo a Cristo en el centro de sus vidas, trabajen sin descanso para servir a sus hermanos. R.
-Padre Santo, por intercesión de la Santísima Virgen, te presentamos nuestra querida nación, y a quienes tienen en sus manos los destinos del país, para que seamos capaces de construir una Patria próspera y feliz. R.

-Te presentamos ahora, Buen Jesús, a todas nuestras familias, a los pobres, enfermos, cautivos, ancianos, a los jóvenes. Que encuentren en su camino personas, que animadas por el amor a Dios, con misericordia y entrega los conforten. R.

-Pongamos en las divinas manos de Dios Padre a nuestros niños, a quienes Jesús los pone como ejemplo de pequeñez, limpieza de corazón y confianza. Que crezcan sanos y desde pequeños aprendan a vivir haciendo el bien. R.



A continuación, se propone como oración conclusiva de las preces una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, Padre de todos los hombres, Tú quieres que los últimos sean los primeros y haces de los niños el modelo de los que entrarán en tu Reino; danos la sabiduría que viene de lo alto para que acojamos la Palabra de tu Hijo, y comprendamos que para Ti, el más grande es el que se hace servidor de los demás. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio 

"Te ofreceré un sacrificio voluntario", rezaba el salmo de hoy. 
Al presentar los dones eucarísticos, hacemos nuestros estos sentimientos del salmista y nos disponemos a ofrecernos también nosotros en el Sacrificio de reconciliación y alabanza


Comunión

Dice el Papa Francisco:
"La comunión es asimilación. Comiéndolo a Jesús nos hacemos como Él. Pero esto requiere nuestro sí, nuestra adhesión de fe". (Cf. Ídem supra).
Meditando en estas palabras del Vicario de Cristo, nos acercamos a comulgar.


Despedida

Que la bendición que acabamos de recibir nos obtenga la fuerza de lo alto para poder ser de veras servidores de nuestros hermanos.


14 de septiembre de 2015, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz. Entrada dedicada a Cristo Crucificado y Resucitado.



No hay comentarios:

Publicar un comentario