Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 21 de septiembre de 2015

Guion: Domingo XXVI del Tiempo Ordinario





Ciclo B

Introducción

"La Iglesia ha recibido la Eucaristía (de parte) de Cristo, su Señor, no solo como un don entre otros muchos, aunque sea muy valioso, sino como el "Don por excelencia", porque es Don de Sí mismo, de su Persona en su santa Humanidad, y además, de su obra de salvación". (San Juan Pablo II, Ecclesia de Eucharistia, 11).
Nunca nuestro encuentro con el Señor será más profundo y más personal que en la Santa Misa, y jamás será más evidente nuestra identidad católica, que en la Misa dominical. 
Para que nuestra participación sea realmente fructuosa, pidamos al Señor la gracia de ser conscientes de la grandeza de lo que celebramos.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Núm. 11, 16-17a. 24-29

Desde los primeros tiempos de la humanidad Dios Padre ha infundido el Espíritu Santo en sus elegidos, en vistas a la formación, al cuidado y a la salvación de sus hijos. (En la plenitud de los tiempos, Dios Hijo a elevado esa elección a la dignidad del sacramento del Orden).

Segunda lectura: Sant. 5, 1-6

La Epístola de Santiago previene la suerte de los que han hecho de los bienes del mundo, su máximo tesoro.

Evangelio: Mc. 9, 38-43.45. 47-48

El Divino Maestro nos exhorta a tratar nuestro cuerpo como un instrumento de salvación y no de perdición. Por otra parte, promete la recompensa para los que auxilien a quienes "pertenecen a Él".


Oración de los fieles

R. Purifícanos de nuestras faltas, Señor.

-Para que nuestra participación en la Iglesia sea más activa y efectiva, te rogamos...R.

-Para que, con espíritu constructivo y solidario, contribuyamos a la edificación de una sociedad más cristiana, que rechace el materialismo, la hipocresía y el relativismo, te rogamos...R.

-Para que aquellos que se declaran no creyentes se sientan atraídos a la fe, más que por las palabras, por nuestra vida de coherencia y fidelidad a las enseñanzas del Evangelio, te rogamos...R.

-Para que el cumplimiento de las normas litúrgicas no sea considerado por los hijos de la Iglesia como una actitud farisaica que los exime del ejercicio de la caridad, sino como la manifestación de la suma reverencia que debemos a los Misterios que hemos recibido, y por los cuales se acrecienta nuestro amor a Dios y al prójimo, te rogamos...R.

-Para que la soberbia no nos impida pedir perdón a quienes hayamos ofendido, y ofrecerlo a quienes nos hayan hecho daño, te rogamos...R.

Intención especial para 2015: 
 
-Para que el VIII Encuentro Mundial de las Familias cuya Clausura preside hoy el Santo Padre en Filadelfia, por intercesión de San Juan Pablo II y Santa Juana Beretta Molla, los santos patronos de este evento, sea el comienzo de una siembra en la que fructifiquen con vigor las virtudes cristianas en las familias, te rogamos...R.


A continuación, se propone como oración conclusiva de las preces una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, jamás privaste a tu pueblo de la voz de los profetas; infunde tu Espíritu sobre el nuevo Israel, para que cada hombre se enriquezca con ese Don, y a todos los pueblos de la Tierra les sean anunciadas las maravillas de tu amor. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén."


Ofertorio

"Al entregar su Sacrificio a la Iglesia, Cristo ha querido además, hacer suyo el sacrificio espiritual de la Iglesia, llamada a ofrecerse también a sí misma, unida al Sacrrificio de Cristo". (Op. cit, 13).
Con estos sentimientos, participemos a continuación, de los ritos del Ofertorio.

Comunión

Afirma San Juan Pablo II:
 "El Don de Cristo y de su Espíritu, que recibimos en la comunión eucarística, colma con sobrada plenitud los anhelos de unidad fraterna que alberga el corazón humano..." (Op. cit, 24).

Al acercarnos a la Mesa santa de la Eucaristía, pidamos a Jesús, Pan vivo, que reafirme en nosotros el vínculo de la unidad y reavive el espíritu de caridad.


Despedida

Hemos sido agasajados como invitados en el Banquete de la Eucaristía. 
Anunciemos a nuestros hermanos que también hay un lugar para ellos en esta Mesa del nuevo Reino.

21 de septiembre de 2015, fiesta de San Mateo, apóstol y evangelista. Entrada dedicada a él.
Viaje Apostólico del Papa Francisco a Cuba. Visita a la ciudad de Holguín.


No hay comentarios:

Publicar un comentario