Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 5 de octubre de 2015

Guion: Domingo XXVIII del Tiempo Ordinario


                        


Ciclo B
   
Introducción

El eterno designio del Creador ha querido que los cristianos seamos una familia, y que a ninguno le sea lícito desentenderse del otro. Esta realidad se hace aun más patente cuando, hasta en los puntos más lejanos del mundo, con espíritu fraterno, nos congregamos en esta asamblea dominical para escuchar la Palabra y recibir la Eucaristía que nos une entre nosotros y con Cristo, que por todos murió y resucitó.



Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Sab. 7, 7-11

La sabiduría es el primer don de Dios Espíritu Santo. Pedida fervorosamente por los justos a lo largo de las generaciones, en la plenitud de los tiempos nos fue dada por el Padre en la Persona del Hijo como Salvador del mundo, Sabiduría encarnada por obra del Espíritu.

Segunda lectura: Heb. 4, 12-13 

La Carta a los Hebreos realiza el elogio de la Palabra de Dios, que penetra hasta lo más recóndito de nuestro ser y pone al descubierto ante el Señor las intenciones de nuestro corazón.

Evangelio: Mc. 10, 17-27

"El ciento por uno en esta Tierra, más la Vida eterna en el futuro". Es la promesa que Jesús realiza a aquellos que nada anteponen a Él y al fiel cumplimiento de su Palabra.
 

Oración de los fieles

Las siguientes preces, con breves adaptaciones, están tomadas del Misal del Viaje Apostólico de Su Santidad Francisco a Cuba. Corresponden a la Misa por él presidida en la ciudad de Holguín en la fiesta de San Mateo, apóstol y evangelista, el 21 de septiembre de 2015:

-Por la Iglesia universal, para que siga siendo fiel al mandato del Señor de llevar el Evangelio de la Salvación a todos los rincones del mundo. Roguemos al Señor.

-Por el Santo Padre Francisco, por todos los obispos, presbíteros, diáconos y consagrados; para que fieles al Evangelio, sean siempre portadores de la misericordia de Dios. Roguemos al Señor.

-Por los gobernantes de las naciones, para que siempre se preocupen por orientar sus esfuerzos en bien de todos, especialmente de los más desamparados. Roguemos al Señor.

-Por todos los que sufren o pasan alguna necesidad espiritual o corporal. Por los enfermos, los presos,
los marginados, los olvidados de la sociedad. Para que Dios Padre, a través de nuestra práctica misericordiosa, les dé consuelo y esperanza. Roguemos al Señor.

-Por todos aquellos que como los apóstoles, dejaron sus intereses personales, confiaron en el Señor y decidieron servirle en los hermanos. Que permanezcan siempre firmes en su vocación evangelizadora. Roguemos al Señor.

-Por todos nosotros, para que, con nuestro testimonio de cristianos, invitemos a otros hermanos a vivir la experiencia de caminar de la mano con Jesucristo, Rostro misericordioso de Dios Padre. Roguemos al Señor.

A continuación, se propone como oración conclusiva de las preces una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:
 
"Oh, Dios, nuestro Padre, Tú escrutas los sentimientos y los pensamientos del hombre, de manera que no existe criatura que pueda esconderse de Ti; penetra nuestros corazones con la espada de la Palabra, para que a la luz de tu sabiduría, podamos evaluar las cosas terrenas y las eternas, y nos convirtamos así, en libres y pobres para el Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio

Presentemos los sencillos dones eucarísticos, a fin de que "descienda sobre nosotros la bondad del Señor" y haga prosperar espiritualmente este fruto de nuestro trabajo", en el Milagro Supremo de la Transubstanciación del pan y el vino en el Cuerpo y la Sangre del Señor.


Comunión

Cristo, Sabiduría eterna y encarnada, nosotros confesamos que Tú estás presente en el Sacramento de la Eucaristía, y que Te entregas a nosotros como Pan que alimenta el alma y es prenda de Vida eterna.


Despedida

"Maestro bueno, ¿qué debo hacer para heredar la Vida eterna?". Ojalá jamás dejemos de dirigir esta pregunta al Señor, pues eso significará que no hemos perdido la conciencia de que la máxima empresa de nuestra  vida es la eterna salvación del alma.


5 de octubre de 2015, conmemoración de Santa María Faustina Kowalska, virgen, apóstol de la Divina Misericordia, en el año del 110° aniversario de su nacimiento (25/08/1905). Entrada dedicada a ella.


 



No hay comentarios:

Publicar un comentario