Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

domingo, 28 de febrero de 2016

Bendición de una cátedra o sede, de un ambón, de un sagrario, y de un confesionario




Texto comentado

Bendicional:
en negro; (oración de bendición: negrita cursiva).
(Se conservan los números de secciones y parágrafos tal y como se hallan en el Bendicional: negrita. También en negrita me permito realzar algunas cuestiones litúrgicas del texto del Bendicional, incisos que, a mi criterio, merecen especial consideración).
Comentarios del blog: azul.

Me parece oportuna la fiesta litúrgica de la cátedra del apóstol San Pedro en Roma, para publicar y comentar las siguientes bendición atinentes al mobiliario del templo, que ofrece el capítulo XXIX del Bendicional, en la parte referida a la "bendición de cosas destinadas a la liturgia y devoción":

BENDICIONES CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DE UNA CÁTEDRA O UNA SEDE PRESIDENCIAL, DE UN AMBÓN, DE UN SAGRARIO O DE UNA SEDE PARA LA CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA

978. Todas las cosas relacionadas con la celebración litúrgica, que se hallan ya en su lugar en la iglesia cuando ésta es dedicada o bendecida, se consideran ya bendecidas junto con la iglesia. (De hecho, la celebración del Sacrificio de Cristo, corazón del Rito de Dedicación, es el principal acto de santificación del lugar sagrado y de los elementos que en él se encuentran destinados al culto). Pero cuando se estrena o se renueva alguna de ellas, como la cátedra episcopal en la iglesia catedral, la sede presidencial, el ambón para la proclamación de la palabra de Dios, el lugar de la reserva del Santísimo Sacramento o sagrario o la sede para la celebración del sacramento de la penitencia (comúnmente llamada también "confesionario"), puede ser una buena oportunidad para mentalizar a los fieles sobre su importancia, mediante una adecuada celebración.

Permítaseme recoger la distinción que el parágrafo precedente realiza entre "cátedra episcopal" (que pertenece exclusivamente al Obispo diocesano y se halla en la iglesia catedral -de la que aquella recibe su nombre-), y la "sede presidencial", que es el lugar, destacado respecto de los demás, en que se sienta el ministro sagrado que preside una celebración litúrgica en cualquier templo, o incluso, a la intemperie. En este sentido, puede decirse que toda cátedra episcopal es sede presidencial (del Obispo), pero no toda sede presidencial es cátedra episcopal -sino solo la del Obispo.

979. Todos deben observar estrictamente los principios y normas que establecen los libros litúrgicos respecto a la elaboración y adecuada colocación de estas partes de la iglesia.

980. Las bendiciones que aquí se describen puede utilizarlas el sacerdote, el cual, respetando la estructura de los ritos, adaptará oportunamente la celebración a las circunstancias del lugar.

I. BENDICIÓN CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DE UNA NUEVA CÁTEDRA O SEDE PRESIDENCIAL

 Cátedra (San Pablo Extra-muros)


981. La cátedra simboliza de forma eminente el magisterio que corresponde al Obispo en su Iglesia. 

Por esto, el rito de la inauguración de una nueva cátedra sólo puede celebrarlo el mismo Obispo diocesano, o bien, en alguna circunstancia muy especial, otro Obispo que haya recibido
de él un mandato especial.

982. El lugar de presidencia o sede del sacerdote celebrante significa la función de presidir la asamblea litúrgica y de dirigir la oración del pueblo santo.

983. Aunque resulta más adecuado unir este rito a la celebración de la Misa, no hay inconveniente en que, si se da el caso, se haga junto con una celebración de la Palabra de Dios.

A. En la celebración de la Misa

984. En la Misa, después de la veneración e incensación del altar (que, como puede advertirse, en este caso, no se presentan como facultativas; de hecho, la veneración del Altar es obligatoria en toda Misa; su incensación, es ad libitum salvo que, como en el rito que nos ocupa, se dé a entender lo contrario), el celebrante, antes de dirigirse a la cátedra o la sede, se santigua, diciendo:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan y responden:

Amén.

985. Luego el celebrante saluda a los presentes, empleando alguna de las fórmulas que propone el Misal romano.

986. Después, con una monición adecuada, introduce a los fieles en la Misa, ilustrándolos al mismo tiempo sobre el significado del rito inicial referido a la cátedra o a la sede recién construida. Puede hacerlo con estas palabras u otras semejantes:

Hoy se destina por primera vez esta nueva cátedra (sede) al uso litúrgico. Alabemos, queridos hermanos, a nuestro Dios y Señor, que se digna hacerse presente en sus ministros, dedicados a las funciones sagradas, para enseñar, dirigir y santificar a los fieles, y pidámosle que haga cada vez más dignos a los que ejercen tan santo ministerio. Los verbos que he resaltado dan cuenta del significado de la cátedra, epresado más arriba.

El hecho de insertar la siguiente bendición en los ritos iniciales de la Misa obedece a la razón de que conviene que el que preside inaugure la sede, tomando posesión de ella cuando ya está bendecida. De allí la doble incensación con que se concluye el rito de bendición (V. n. 988).

ORACIÓN DE BENDICIÓN

987. Terminada la monición, el celebrante dice:

Oremos.

Y todos oran durante algún tiempo en silencio. Luego el celebrante prosigue, con las manos extendidas:

Alabamos tu Nombre, Señor, unidos en una sola voz, y te suplicamos humildemente a ti, que viniste como buen Pastor para reunir en un solo redil a tu rebaño disperso, por medio de aquellos que tú has elegido como cooperadores en la propagación de la verdad. Apacienta a tus fieles y llévalos por el camino de la santidad, y así, pastores y ovejas podrán un día entrar con gozo en los pastos eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

988. El celebrante pone incienso en el incensario e inciensa la cátedra o la sede. Luego se dirige a la cátedra o la sede, donde es incensado por el ministro, mientras se entona un canto adecuado.

La incensación de la sede por parte del celebrante, y de él mismo en ella, es el broche de oro del rito, El Obispo, como pastor y maestro de su grey, o el sacerdote, en comunión con su Obispo, han sido constituidos por Dios para guiar y adoctrinar a la porción del rebaño que se les ha encomendado.

989. La Misa continúa como de costumbre, omitiendo el acto penitencial. (El Acto penitencial se omite, por regla general, siempre que se introduce algún otro rito en esta parte de la Misa, o cuando existe algún rito que aquí o en otra parte lo supla: bendición y aspersión del agua, imposición de la ceniza, lavatorio de los pies...).

Como no se especifica lo contrario, se supone que los textos bíblicos y eucológicos de la Misa han de ser los correspondientes al día litúrgico.

B. En una celebración de la Palabra de Dios

990. Si la bendición de la cátedra o de la sede se hace en una celebración de la Palabra de Dios, se procederá de la siguiente manera. El celebrante, después del saludo, antes de dirigirse a la sede, exhorta brevemente a los fieles con el fin de disponerlos a la celebración y explicar su significado. 

Puede hacerlo con estas palabras u otras semejantes:

Hoy se destina por primera vez esta nueva cátedra (sede) al uso litúrgico. Alabemos, queridos hermanos, a nuestro Dios y Señor, que se digna hacerse presente en sus ministros, dedicados a las funciones sagradas, para enseñar, dirigir y santificar a los fieles, y pidámosle que haga cada vez más dignos a los que ejercen tan santo ministerio.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

991. Terminada la monición, el celebrante dice:

Oremos.

Y todos oran durante algún tiempo en silencio. Luego el celebrante prosigue, con las manos extendidas:

Alabamos tu Nombre, Señor, unidos en una sola voz, y te suplicamos humildemente a ti, que viniste como buen Pastor para reunir en un solo redil a tu rebaño disperso, por medio de aquellos que tú has elegido como cooperadores en la propagación de la verdad. Apacienta a tus fieles y llévalos por el camino de la santidad, y así, pastores y ovejas podrán un día entrar con gozo en los pastos eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

992. El celebrante pone incienso en el incensario e inciensa la cátedra o la sede. Luego se dirige a ella y allí es incensado por el ministro, mientras se entona un canto adecuado.

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS

993. Después de la incensación del celebrante, se leen algunos textos adecuados de la Sagrada Escritura, seguidos oportunamente de un salmo responsorial o de un sagrado silencio meditativo. ("Salmo" o "silencio". Se trata de dos "elementos" litúrgicos igualmente aconsejables para este momento). La lectura del Evangelio ha de ser siempre el acto más relevante.

Lc 4, 16-22a: Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en Jesús

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del santo Evangelio según san Lucas.

Fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito:
«El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos, la vista. Para dar libertad a los oprimidos; para anunciar el año de gracia del Señor.»
Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles:
—«Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.»
Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios.

Palabra del Señor.

994. Pueden también leerse: Ne 8, l-4a. 5-6. 8-10; Is 40, 9-11; Hch 10, 34-38; Hch 13, 15-32.

995. Salmos responsoriales: Sal 118 (119), 129. 130. 133. 135. 144 (R.: 105)

R. Lámpara es tu palabra para mis pasos, Señor.

Tus preceptos son admirables,
por eso los guarda mi alma; R.

la explicación de tus palabras ilumina,
da inteligencia a los ignorantes. R.

Asegura mis pasos con tu promesa,
que ninguna maldad me domine. R.

Haz brillar tu rostro sobre tu siervo,
enséñame tus leyes. R.

La justicia de tus preceptos es eterna,
dame inteligencia, y tendré vida R.

996. O bien:

Sal 18B (19B), 8-9. 10. 15

R. (cf. Jn 6, 63c) Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.

997. Terminadas las lecturas, el celebrante hace la homilía. En ella explica las lecturas bíblicas y la presencia de Cristo, en representación del cual ejercen su función los ministros sagrados.

PRECES

998. Luego se hace la plegaria común. Entre las invocaciones que aquí se proponen, el celebrante puede seleccionar las que le parezcan más adecuadas o añadir otras más directamente relacionadas con las circunstancias del momento.

La siguiente plegaria es predominantemente de bendición y acción de gracias, antes que de súplica:

Nuestro Señor Jesucristo de tal manera ama a la Iglesia que ha querido por medio de sus ministros y pastores que sea adoctrinada por la palabra divina y alimentada por los santos sacramentos. Por todo esto, lo alabamos, diciendo:

R. Te damos gracias, Señor.

Bendito seas, Señor, que, por medio de los maestros de la fe, continúas enseñándonos tu Evangelio. R.

Bendito seas, Señor, que, por medio de los pastores que tú has elegido, nos das sin cesar el alimento espiritual, a nosotros, ovejas de tu rebaño. R.

Bendito seas, Señor, que, por medio de tus pregoneros, nos llamas y nos invitas a cantar las alabanzas del Padre. R.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

999. Luego el celebrante prosigue, con las manos extendidas:

Señor Jesucristo, que enseñaste a los pastores de tu Iglesia a servir a los hermanos y no a ser servidos, te pedimos que hagas con tu gracia que todos los que vengan a esta cátedra (sede) proclamen siempre tu palabra y administren dignamente tus sacramentos, y así, junto con el pueblo a ellos confiado, te alaben sin cesar en la sede eterna del cielo. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos.

R. Amén.

De acuerdo con la dicho más arriba, la expresión "todos los que vengan a esta cátedra (sede) ha de entenderse, si es cátedra, los Obispos que vayan a sucederse en ella; si es sede, todos los ministros sagrados que vayan a presidir en ella las celebraciones litúrgicas, en el presente o en el futuro. 

CONCLUSIÓN DEL RITO

1000. El celebrante concluye el rito, diciendo, con las manos extendídas sobre los fieles:

El Señor os bendiga con todas las bendiciones del cielo y os mantenga siempre santos y puros en su presencia; que él derrame sobre vosotros, con abundancia, las riquezas de su gloria, os instruya con la palabra de la verdad, os oriente con el Evangelio de la salvación y os haga siempre ricos en caridad fraterna.

R. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

R. Amén.

1001. Es aconsejable terminar el rito con un canto adecuado.

II. BENDICIÓN CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DE UN NUEVO AMBÓN

Ambón portátil (Basílica de San Pedro)

1002. El ambón o lugar desde el que se proclama la Palabra de Dios debe responder a la dignidad de esta Palabra y ha de recordar a los fieles que la mesa de la Palabra de Dios está siempre dispuesta. Esta bendición sólo puede impartirse cuando se trata de un verdadero ambón, es decir, que no sea un simple atril movible, sino un ambón estable y destacado por su dignidad. Sin embargo, teniendo en cuenta la estructura de cada iglesia, también puede bendecirse un ambón movible, a condición de que sea algo realmente prominente, adecuado a su función y estéticamente elaborado. (Si se bendice el atril móvil, ha de ser destinado exclusivamente al culto, y no ser empleado en usos profanos).

1003. Este rito puede unirse a la celebración de la Misa, o también, según las circunstancias, puede emplearse en una celebración de la Palabra de Dios.

A. En la celebración de la Misa

Nótese que así como la bendición de la sede, cuando tiene lugar dentro de la Misa, se sitúa en los ritos iniciales de ella, como he comentado más arriba, la siguiente bendición se ubica en la Liturgia de la Palabra, por tratarse del "lugar" en donde ella ha de ser reverentemente proclamada.

1004. La Misa se celebra en todo como de costumbre, hasta la oración colecta inclusive. En la procesión de entrada, se lleva el evangeliario y se deposita sobre el altar (como en toda Misa solemne). Es de aconsejar (o sea, no es obligatorio pero sí conveniente) que la proclamación de la Palabra de Dios se desarrolle de la siguiente manera: dos lectores, uno de los cuales lleva el leccionario de la Misa, junto con el salmista, se acercan al celebrante.

El celebrante, de pie, toma el leccionario, lo muestra al pueblo y pronuncia estas palabras u otras adecuadas:

Resuene en esta casa la Palabra de Dios, para que conozcáis el misterio de Cristo y se realice vuestra salvación dentro de la Iglesia.

Todos responden:

Amén.

O de otro modo adecuado.

Esto último está tomado del Ritual de la Dedicación de Iglesias.

1005. Luego el celebrante entrega el leccionario al primer lector (es decir, a quien va a proclamar la primera lectura). Los lectores y el salmista se dirigen al ambón, llevando el leccionario, de modo que todos puedan verlo.

1006. Las lecturas se toman de la Misa del día, o bien, (si no se trata de días en que no puedan cambiarse) pueden seleccionarse del modo siguiente: la primera lectura, del libro de Nehemías 8, l-4a. 5-6. 8-10, seguida de Sal 18B (19B), 8-9. 10. 15, con la respuesta: Tus palabras, Señor, son espíritu y vida; si se proclama una segunda lectura (de lo que se deduce que puede no haberla), puede escogerse la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 3, 14—4, 5a; en cuanto al Evangelio, es aconsejable proclamar el texto de Lucas 4, 14-22a, anteponiendo la aclamación (esto es, "versículo del Evangelio"): No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra de Dios, con o sin Aleluya, según el tiempo litúrgico (Recuérdese que el Aleluya solo está prohibido en el Tiempo de Cuaresma).

1007. Después de la segunda lectura, el diácono, o en su defecto (ya que la proclamación del Evangelio corresponde solamente al diácono cuando está presente) un presbítero, toma el evangeliario del altar y, precedido de los ministros con los cirios y el incienso, lo lleva al ambón.

1008. Después del Evangelio, el celebrante hace la homilía, en la cual explica las lecturas bíblicas y la presencia de Cristo en la Palabra de Dios.

1009. Luego la Misa continúa en la forma acostumbrada; si se juzga oportuno, se añade el Credo, de modo que los fieles se den cuenta de que hay que responder con la fe a Dios que les habla. El Credo es obligatorio los domingos, los demás días de precepto y en las solemnidades; es aconsejables en las celebraciones más solemnes.
 
B. En una celebración de la Palabra de Dios

1010. Si la bendición del ambón se hace en una celebración de la Palabra de Dios, se procederá del modo siguiente: el celebrante, después del saludo, exhorta brevemente a los fieles con el fin de disponerlos a la celebración y explicar su significado. Puede hacerlo con estas palabras u otras semejantes:

Nos hemos reunido aquí, hermanos, para inaugurar este ambón y destinarlo al uso sagrado, para que aparezca ante todos como un signo de aquella mesa de la Palabra de Dios que nos ofrece el primer y necesario alimento de nuestra vida cristiana. Prestemos a esta celebración la mayor atención, escuchando con fe a Dios, que nos habla, para que sus palabras sean realmente para nosotros espíritu y vida.

La inauguración implica la bendición y esta -como ya he dicho- reserva el ambón al uso exclusivamente litúrgico.

1011. Terminada la monición, el celebrante dice:

Oremos.

Y todos oran durante algún tiempo en silencio. Luego el celebrante continúa, con las manos extendidas:

Oh, Dios, tú nos amas tanto que hasta te dignas hablarnos como amigos; concédenos la gracia del Espíritu Santo, para que, al gozar de la dulzura de tu Palabra, nos llenemos del pleno conocimiento de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.

R. Amén.

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS

1012. Luego se leen algunos textos adecuados de la sagrada Escritura, seguidos oportunamente de un salmo responsorial o de un sagrado silencio meditativo. La lectura del Evangelio ha de ser siempre el acto más relevante.

Ne 8, l-4a. 5-6. 8-10: (Lectura obligatoria en la Misa de Dedicción de una iglesia).

Esdras, el escriba, estaba de pie en el púlpito de madera que había hecho para hablar

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del libro de Nehemías.

En aquellos días, todo el pueblo se reunió como un solo hombre en la plaza que se abre ante la Puerta del Agua, y pidió a Esdras, el letrado, que trajera el libro de la Ley de Moisés, que Dios había dado a Israel. El sacerdote Esdras trajo el libro de la Ley ante la asamblea, compuesta de hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón. Era mediados del mes séptimo. En la plaza de la Puerta del Agua, desde el amanecer hasta el mediodía, estuvo leyendo el libro a los hombres, a las mujeres y a los que tenían uso de razón. Toda la gente seguía con atención la lectura de la Ley. Esdras, el escriba, estaba de pie en el pulpito de madera que había hecho para esta ocasión. Esdras abrió el libro a la vista de todo el pueblo —pues se hallaba en un puesto elevado— y, cuando lo abrió; toda la gente se puso en pie. Esdras bendijo al Señor, Dios grande, y todo el pueblo, levantando las manos, respondió:
—«Amén, amén.»
Después se inclinaron y adoraron al Señor, rostro en tierra. Los levitas leían el libro de la ley de Dios con claridad y explicando el sentido, de forma que comprendieran la lectura. Nehemías, el gobernador, Esdras, el sacerdote y escriba, y los levitas que enseñaban al pueblo decían al pueblo entero:
—«Hoy es un día consagrado a nuestro Dios: No hagáis duelo ni lloréis.»
Porque el pueblo entero lloraba al escuchar las palabras de la Ley. Y añadieron:
—«Andad, comed buenas tajadas, bebed vino dulce y enviad porciones a quien no tiene, pues es un día consagrado a nuestro Dios. No estéis tristes, pues el gozo en el Señor es vuestra fortaleza.»

Palabra de Dios.

1013. Pueden también leerse: 2 Tm 3, 14—4, 5a; Lc 4, 16-22a.

1014. Salmos responsoriales:

Sal 18B (19B), 8-9. 10. 15 (R.: cf. Jn 63c)

R. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye al ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R.

La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R.

Que te agraden las palabras de mi boca,
y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón,
Señor, roca mía, redentor mío. R.

1015. O bien:

Sal 118 (119), 129. 130. 133. 135. 144

R. (105) Lámpara es tu palabra para mis pasos, Señor.

1016. Terminadas las lecturas, el celebrante hace la homilía. En ella explica las lecturas bíblicas y la presencia de Cristo en la Palabra de Dios.

1017. Si se estima oportuno, se puede decir o cantar el Credo.

PRECES

1018. Luego se hace la plegaria común. Entre las invocaciones que aquí se proponen, el celebrante puede seleccionar las que le parezcan más adecuadas o añadir otras más directamente relacionadas con las circunstancias del momento.

Hermanos, Dios Padre nos ha dado su Palabra hecha carne para que la escuchemos y encontremos en ella el alimento de nuestra fe. Pidamos juntos:

R. La palabra de Cristo habite entre nosotros en toda su riqueza.

Haz, Señor, que los discípulos de Cristo, tu Hijo, sientan hambre intensa de tu palabra y sean en el mundo fieles testigos de ella. R.

Concédenos, Señor, que la meditación asidua de tu palabra nos haga fervorosos en la fe y entregados siempre a las buenas obras. R

Aumenta en nosotros, Señor, con la luz de tu palabra, el conocimiento de ti y de nosotros mismos, para que te amemos más y te sirvamos con mayor fidelidad. R.

Asiste, Señor, a los ministros de tu palabra, para que crean de corazón y cumplan en su vida lo que proclaman con sus labios. R.

Las anteriores preces expresan todo lo bueno que podemos esperar de la escucha y puesta en práctica de la Palabra de Dios.

ORACIÓN DE BENDICIÓN

1019. Luego el celebrante, con las manos extendidas, prosigue:

Oh, Dios, que te has dignado llamar a los hombres a salir de la tiniebla y a entrar en tu luz maravillosa, es justo que te demos gracias, porque nunca dejas de saciarnos con el sabroso alimento de tu Palabra, y porque, siempre que nos reunimos en esta iglesia, nos recuerdas y aclaras las maravillas de tu revelación. Te pedimos, Señor, que en este lugar la voz de tu Hijo llegue siempre a nuestros oídos, y que, dóciles a las inspiraciones del Espíritu Santo, no nos limitemos a escuchar tu Palabra, sino que la llevemos con decisión a la práctica. Que, en este lugar, los que proclaman tu Palabra nos enseñen el camino de la vida, para que nosotros, recorriéndolo valientemente, sigamos a Cristo, el Señor, y alcancemos la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

CONCLUSIÓN DEL RITO

1020. El celebrante concluye el rito, diciendo, con las manos extendidas sobre los fieles: (la siguiente oración es similar en estructura, aunque con mayor densidad, a las oraciones super populum del Misal Romano)

El Señor os bendiga con todas las bendiciones del cielo y os mantenga siempre santos y puros en su presencia; que él derrame sobre vosotros, con abundancia, las riquezas de su gloria, os instruya con la palabra de la verdad, os oriente con el Evangelio de la salvación y os haga siempre ricos en caridad fraterna.

R. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

R. Amén.

1021. Es aconsejable terminar el rito con un canto adecuado.

III. BENDICIÓN CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DE UN NUEVO SAGRARIO

Sagrario de la Basílica del Gran Poder (Sevilla)

1022. El sagrario, donde se guarda la Eucaristía, evoca en nosotros la presencia del Señor, presencia que deriva del Sacrificio de la Misa, y nos recuerda también a los hermanos, a los que debe unirnos el amor de Cristo. La Iglesia, en efecto, en la administración de los misterios que Cristo, el Señor, le confió, originariamente reservó la Eucaristía para atender a los enfermos y moribundos. Este Alimento celestial, reservado en los sagrarios de las iglesias, se convirtió luego en objeto de adoración.

1023. El rito de esta bendición va unido a la celebración de la Misa, (esto es, no puede celebrarse fuera de ella):

En ella, es conveniente elegir, observando las debidas normas, las lecturas y oraciones de las Misas de la Sagrada Eucaristía (16). En la homilía, después de la explicación de la Palabra de Dios, se ilustrará siempre de algún modo a los fieles sobre el significado de este rito.

1024. Hecha la oración universal, (una vez más, como arriba, el momento de la Misa elegido para el rito -inicio de la Liturgia eucarística-, dice relación con aquello que se va a bendecir) el celebrante, situado cerca del sagrario que se va a bendecir, vuelto hacia la asamblea, invita a los fieles a la oración, diciendo:

Oremos.

Y, según las circunstancias, todos oran durante algún tiempo en silencio.

Luego dice la oración de bendición, con las manos extendidas:

Señor, Padre santo, que has dado a los hombres el verdadero Pan del cielo, dígnate bendecirnos a nosotros y a este sagrario, destinado a la reserva del Sacramento del Cuerpo y Sangre de tu Hijo, y haz, con esta bendición, que, al adorar a Cristo aquí presente, nos unamos constantemente a su misterio de redención. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

1025. Luego el celebrante pone incienso e inciensa el sagrario. (Es el único caso en la liturgia en que se inciensa el sagrario por sí mismo).

1026. La Misa continúa como de costumbre, pero, después de la comunión de los fieles, se deja sobre la mesa del altar la píxide con el Santísimo Sacramento.

Dicha la Oración después de la comunión, habida cuenta de las circunstancias del lugar y de la celebración, puede organizarse, del modo acostumbrado, una procesión a través de la iglesia hacia la capilla o lugar donde se halla el sagrario que se ha bendecido. (La procesión puede organizarse como lo prescriben las rúbricas para el Jueves Santo).

Mientras avanza la procesión, se canta la antífona:

R. Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Con el salmo 33 (34), 2-3. 4-5. 6-7. 8-9, o un canto apropiado, por ejemplo, Salve, Cuerpo verdadero, nacido de María Virgen, u otro adecuado.

Salmo 33 (34), 2-3. 4-5. 6-7. 8-9

Bendigo al Señor en todo momento, 
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha
y lo salva de sus angustias. R.

El ángel del Señor acampa
en torno a sus fieles y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R.

1027. Cuando la procesión ha llegado al sagrario, el celebrante introduce la píxide, dejando abierta la puerta. Pone incienso e inciensa de rodillas el Santísimo Sacramento (no ya el sagrario, como se hizo en este rito al comienzo de la Liturgia de la Eucaristía). Después de un tiempo prudencial, en el que todos oran en silencio, se cierra la puerta del sagrario.

1028. Entonces, si puede hacerse cómodamente, el diácono, si lo hay, o el mismo celebrante, hace, según las circunstancias, la invitación, con estas palabras u otras semejantes:

Inclinaos para recibir la bendición.

El celebrante, con las manos extendidas sobre el pueblo, lo bendice, diciendo:

La siguiente bendición tiene la estructura de las Bendiciones solemnes del Misal Romano:

Dios omnipotente y misericordioso, cuyo Hijo fue su templo verdadero y vivo en la Tierra, por el misterio de su muerte y resurrección, que adoráis, os bendiga y santifique.

R. Amén.

Cristo, que subió al cielo de manera visible, para prepararos sitio en la casa del Padre, y que está aquí presente, en el Sacramento, de manera invisible, para perpetuar la eficacia de su sacrificio, os dé siempre ayuda y fortaleza.

R, Amén.

Que nuestro Señor, presente en la Eucaristía, cuando vengáis aquí a meditar la obra de salvación,
se convierta para todos vosotros en fuente inagotable de agua para la vida eterna.

R. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo ¡ y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R. Amén.

1029. O bien, orando sobre el pueblo, el celebrante dice:

La estructura de la siguiente oración semeja las orationes super populum del Misal Romano:

Concede a tus fieles, Señor, un aumento constante de fe y de gracia, para que, meditando asiduamente
el amor de tu Hijo, que permanece entre nosotros, frecuentemos con provecho el memorial de nuestra salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

Después de la oración, añade:

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros y os acompañe siempre.

R. Amén.

1030. Si no hay procesión, dicha la oración después de la comunión, se deposita la píxide en el sagrario, cuya puerta permanece abierta. El celebrante pone incienso e inciensa de rodillas el Santísimo Sacramento.

1031. Finalmente, después de un tiempo prudencial, en el que todos oran en silencio, el celebrante cierra la puerta del sagrario y bendice al pueblo, empleando una de las fórmulas indicadas en los núms. 1028-1029.

1032. El diácono, si lo hay, o el mismo celebrante, despide al pueblo en la forma acostumbrada.

IV. BENDICIÓN CON OCASIÓN DE LA INAUGURACIÓN DE UNA NUEVA SEDE PARA LA CELEBRACIÓN DEL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA


S.S. Francisco confesándose en una sede penitencial


1033. La sede para la celebración del sacramento de la penitencia, situada en la iglesia, expresa de un modo patente que la confesión y absolución de los pecados es una acción litúrgica que pertenece al Cuerpo de la Iglesia, y que está ordenada a una renovada participación de los hermanos en el Sacrificio de Cristo y de la Iglesia.

1034. El rito de esta bendición nunca se ha de unir a la celebración de la Misa; en cambio, resulta oportuno unirlo a una celebración penitencial.

RITOS INICIALES

1035. Reunido el pueblo, se canta, según las circunstancias, un salmo, una antífona u otro canto adecuado.

1036. Terminado el canto, el sacerdote dice:

En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Todos se santiguan y responden:

Amén.

1037. Luego el sacerdote saluda a los presentes, diciendo:

La gracia, la misericordia y la paz de Dios Padre, por Jesucristo, en el Espíritu Santo, que es la remisión de todos los pecados, estén con todos vosotros.

U otras palabras adecuadas, tomadas preferentemente de la Sagrada Escritura, o del Ritual de la Penitencia, núms. 106-110.

Todos responden:

Y con tu espíritu.

O de otro modo adecuado.

1038. Luego el sacerdote, con una breve monición, instruye a los presentes sobre el significado del rito, lo que puede hacer con estas palabras u otras semejantes:

Este rito de bendición, en el que participamos con fe, nos recuerda en primer lugar que hemos de estar vivamente agradecidos a Dios, que manifiesta especialmente su poder con el perdón y la misericordia. A esta sede penitencial, en efecto, nos acercamos como pecadores y volvemos de ella justificados, gracias al ministerio de reconciliación que Cristo Jesús ha otorgado a su Iglesia. Él nos conceda que todos los que se sienten agobiados por el peso de sus pecados hallen en esta sede la liberación, y que todos los que están manchados por el barro de este mundo salgan de aquí blanqueados en la Sangre del Cordero.

LECTURA DE LA PALABRA DE DIOS

1039. Entonces empieza la Celebración de la Palabra. El lector, uno de los presentes o el mismo sacerdote, lee uno o varios textos de la Sagrada Escritura, elegidos entre los que propone el leccionario del Ritual de la Penitencia (17), o entre los que se proponen a continuación:

Mt 9, 1-8: ¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados

Escuchad ahora, hermanos, las palabras del santo Evangelio según san Mateo.

En aquel tiempo, subió Jesús a una barca, cruzó a la otra orilla y fue a su ciudad. Le presentaron un paralítico, acostado en una camilla. Viendo la fe que tenían, dijo al paralítico:
—«¡Ánimo, hijo!, tus pecados están perdonados.»
Algunos de los letrados se dijeron:
—«Éste blasfema.»
Jesús, sabiendo lo que pensaban, les dijo:
—«¿Por qué pensáis mal? ¿Qué es más fácil decir: "tus pecados están perdonados", o decir "levántate y anda"? Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados.»
Dijo dirigiéndose al paralítico:
—«Ponte en pie, coge tu camilla y vete a tu casa.»
Se puso en pie, y se fue a su casa. Al ver esto, la gente quedó sobrecogida y alababa a Dios, que da a los hombres tal potestad.

Palabra del Señor.

1040. Pueden también leerse: 2 S 12, 1-9. 13; Ez 18, 20-32; Rm 5, 6-11;

2 Co 5, 17-21; Lc 7, 36-50; Jn 8, 1-11.

1041. Según las circunstancias, se puede decir o cantar un salmo responsorial u otro canto adecuado.

Salmo responsorial

Sal 129 (130), 1-2. 3-4. 5-6b. 6c-8 (R.: 7bc)

R. Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa.

Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica. R.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto. R.

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora. R.

Aguarde Israel al Señor,
como el centinela la aurora;
porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa;
y él redimirá a Israel
de todos sus delitos. R-

1042. O bien:

Sal 31 (32), 1-2. 3-4. 5. 6-7

R. (5c) Confesaré al Señor mi culpa.

Sal 50 (51), 3-4. 5-6. 7-8. 9-10. 11-12

R. (14a) Devuélveme la alegría de tu salvación.

1043. Terminadas las lecturas, el sacerdote hace la homilía. En ella explica las lecturas bíblicas y la importancia eclesial del sacramento de la penitencia.

PRECES

1044. Luego se hace la plegaria común. Entre las invocaciones que aquí se proponen, el celebrante puede seleccionar las que le parezcan más adecuadas o añadir otras más directamente relacionadas con las circunstancias del momento.

La siguiente plegaria es de bendición y de acción de gracias al Dios de Misericordia infinita, que al aceptar la Ofrenda suprema de su Hijo, realizó el misterio de la reconciliación de los hombres..

Demos gracias, hermanos, a Dios, Padre todopoderoso, que, por la muerte y resurrección de su Hijo y con la fuerza del Espíritu Santo nos ha sacado del dominio de las tinieblas y nos ha concedido el perdón de todos los pecados:

R. Te damos gracias, Señor.

Bendito seas, Señor, que entregaste a tu Hijo por nuestros pecados, para que nos arrancara de las tinieblas del pecado y nos introdujera en la luz y la paz de tu reino. R.

Bendito seas, Señor, que, por el Espíritu Santo, purificas nuestra conciencia de las obras muertas. R.

Bendito seas, Señor, que has dado a la Iglesia santa las llaves del reino de los cielos, para que las puertas de tu misericordia queden abiertas para todos. R.

Bendito seas, Señor, que en el ministerio de la reconciliación obras siempre cosas grandes y maravillosas, dándonos ahora el perdón y más tarde la vida eterna. R.

1045. Luego el celebrante prosigue, con las manos extendidas:

(Adviértase la estructura similar a la de los Prefacios que tiene la siguiente aclamación):

En verdad es justo y necesario darte gracias siempre y en todo lugar, Dios todopoderoso y eterno, que corriges con justicia y perdonas con clemencia. Pero siempre te muestras misericordioso, porque, cuando castigas, lo haces para que no perezcamos eternamente y, cuando perdonas, nos das ocasión para corregirnos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

R. Amén.

CONCLUSIÓN DEL RITO

1046. El sacerdote concluye el rito, diciendo, con las manos extendidas sobre los fieles:

Es de apreciar la similitud gramatical de las siguientes tres invocaciones referidas a sendas Personas de la Trinidad. Se trata de oraciones gramaticales que se concluyen con una subordinada causal que da cuenta del porqué de la petición efectuada en cada oración principal:

El Padre nos bendiga, pues nos llamó a ser sus hijos adoptivos.

R. Amén.

El Hijo nos auxilie, pues nos recibió como hermanos.

R- Amén.

El Espíritu Santo nos fortalezca, pues hizo de nosotros su templo.

R. Amén.

Y la bendición de Dios todopoderoso, Padre, Hijo + y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

R. Amén.

1047. Es aconsejable terminar el rito con un canto adecuado.


Notas

16. Missale romanum, Ordo Lectionum Missae, núms. 976-981.
17. Cf. Ritual de la Penitencia, capítulo IV, núms. 169-270.


22 de febrero de 2016, fiesta de la Cátedra del apóstol San Pedro en Roma.
(Última actualización de la entrada: 28/02/16).

Cátedra de San Pedro (Basílica vaticana)

No hay comentarios:

Publicar un comentario