Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 1 de julio de 2016

Guion: Domingo XIV del Tiempo Ordinario




Ciclo C

Introducción

"Además de los Apóstoles, y siguiendo su testimonio, muchos otros son llamados y enviados por el Señor para que, a lo largo de los siglos y hasta nuestros días, fueran precursores, mensajeros y testigos que anuncien la presencia y llegada de Cristo y proclamen el advenimiento del Reino de Dios". (Cf. San Juan Palo II, Homilía de la Misa celebrada en Bucaramanga, Colombia, 06/07/86).

Gracias a este anuncio, hoy podemos estar aquí, celebrando la misma fe de los que nos precedieron y proclamando que Cristo sigue vivo entre nosotros hasta el final de los tiempos.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Is. 66, 10-14

Isaías profetiza la alegría sobreabundante de Jerusalén, alegría que en la era mesiánica es prenda y anticipo del gozo eterno del Reino celestial.

Segunda lectura: Gál. 6, 14-18

"Ser una nueva criatura". Es aquellos por lo que debemos trabajar día a día quienes decimos "gloriarnos en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo".

O bien:

Contemplando los brazos abiertos de par en par de nuestro Dios Crucificado, nos transportamos al mar infinito del Amor de Dios. (Cf. S.S. Benedicto XVI, Homilía de la Misa celebrada en Sulmona, 04/07/10) 
 
Evangelio: Lc. 10, 1-12. 17-20

Como los elegidos en el siguiente Evangelio, también nosotros formamos parte de esa multitud incontable de discípulos que, de generación en generación, en todos los pueblos y ciudades, y en todas las culturas, ambientes y naciones, son testigos y pregoneros de la cercanía del Reino. (Cf. San Juan Pablo II, Homilía de la Misa celebrada en Bucaramanga, Colombia, 06/07/86).


Oración de los fieles

Las siguientes preces están tomadas de la santa Misa del Domingo IX "durante el año", "Jubileo de los diáconos", presidida por el Sumo Pontífice Francisco en el marco del Jubileo de la Misericordia, el 29 de mayo de 2016 en la Plaza de San Pedro:

Hermanos, confirmados en la verdad del único Evangelio del Señor Jesús, elevemos confiados nuestra oración al Padre:

R. Te rogamos, óyenos.

-Confirma, Señor, a tu Iglesia en la auténtica fe, y hazla fuerte y valiente en el anuncio del Evangelio. R.

-Colma, Señor,  de tu Espíritu Santo la vida de los obispos, presbíteros y diáconos, y hazlos instrumentos eficaces de caridad entre los hombres. R.

-Sostén, Señor, a los gobernantes y haz que promuevan la justicia y la paz, mientras desbaratas los proyectos de los violentos. R. 

-Inclínate, Señor, sobre los que sufren, los pobres y los que están extraviados, y estréchalos en un abrazo de misericordia. R.

-Reaviva, Señor, en los cristianos perseguidos (que llevan en su cuerpo las cicatrices de Cristo), la alegría de pertenecerte, y sostennlos en la hora de la prueba.R.

Oración conclusiva

"Acoge, Señor, nuestras invocaciones, y pronuncia sobre nuestras vidas tu Palabra poderosa, que es Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


O bien:

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, que mediante la vocación bautismal nos llamas a estar plenamente disponibles para el anuncio de tu Reino, danos coraje apostólico y libertad evangélica, para que hagamos presente en todas partes tu Palabra de amor y de paz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

 
Ofertorio


Que el Señor nos conceda un corazón oferente para que toda nuestra vida, como el pan y el vino que vamos a presentar, sean una ofrenda agradable a Él.


Comunión

El Pan del Cielo ha bajado a nuestra tierra, gracias al ministerio de la Iglesia. Es el mismo Cristo que, al darnos su Carne y su Sangre como Alimento, nos une a Sí y entre nosotros.
 

Despedida


Gloriándonos en la Cruz de nuestro Señor Jesucristo, anunciemos al mundo que solo de ella brota la salvación.


29 de junio de 2016, solemnidad de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo. Día del Papa.
65° aniversario de la ordenación sacerdotal de S.S. Benedicto XVI. Entrada dedicada a él y al Sumo Pontífice Francisco.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario