Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 4 de julio de 2016

Guion: Domingo XV del Tiempo Ordinario




Ciclo C

Introducción

El día del Señor, cumbre de la semana, nos encuentra nuevamente reunidos en esta asamblea fraterna. Nos disponemos a celebrar los Sagrados Misterios en comunión con los enfermos, con los ancianos y con todas las personas que no pueden acudir hoy a la iglesia.
Como la gran Familia que somos, nos unimos también a los hermanos que nos precedieron en el camino hacia la Vida verdadera, y que ahora aguardan la gloria en el Purgatorio, o gozan ya de la eterna felicidad en el Cielo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Deut. 30, 9-14

El cumplimiento de la Ley de Dios, escrita en el corazón de todo hombre, nos asegura la paz y la prosperidad, pero sobre todo, la salvación.

Segunda lectura: Col. 1, 15-20

En Jesucristo, Cabeza, Principio y Fin de la creación, todo subsiste. A Él la alabanza y la adoración de esta asamblea orante que aquí y ahora acoge su Palabra y se compromete a esforzarse por vivirla cada día más plenamente. 

Evangelio: Lc. 10, 25-37

"Dios es amor, y darle culto significa servir a los hermanos con amor sincero y generoso". (S.S.Benedicto XVI, Ángelus, 11/07/10).  Es lo que nos enseña la página evangélica que vamos a escuchar.


Oración de los fieles

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas del formulario de la "Santa Misa con el rito de canonización", presidida por el Papa Francisco el domingo X "durante el año", 5 de junio de 2016:

Queridos hermanos, unamos nuestras voces a la de los santos que en la eternidad alaban al Señor e interceden por nuestra salvación:

R. Te rogamos, óyenos.

-Oremos por el Sumo Pontífice y los obispos.

+Que el Señor los colme de su gracia  y no descuiden nada en el anuncio del Evangelio al mundo y en llevar a los hermanos a la comunión con el Padre. R.

-Oremos por los gobernantes, jueces y magistrados.

+El Señor los guíe con su Espíritu por los senderos del bien, de la verdad y de la justicia, y que la humanidad redescubra la alegría de la paz. R.

-Oremos por todas las familias.

+Que el Señor las consuele con su Presencia, fortaleciendo los lazos de amor y de recíproca donación, y que nadie más sufra la soledad ni el abandono. R.

-Oremos por los pecadores y los incrédulos.

-El Señor los alcance con su Misericordia, los haga gozar de su abrazo, y les transfigure la vida a imagen de la Suya. R.

-Oremos por los bautizados.

+El Señor reavive en ellos el deseo de la santidad, los haga testigos intrépidos del Resucitado, y que sean así fieles operadores de la caridad. R.

Oración conclusiva

"Llegue a Ti, oh, Padre, la oración de la Iglesia, que exulta en la comunión de los santos, y haz descender tus dones sobre nosotros. Por Jesucristo, nuestro Señor".


A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

 "Padre misericordioso, que en el mandamiento del amor, has puesto el compendio y el alma de toda ley, danos un corazón atento y generoso hacia el sufrimiento y la carencia de todos los hermanos, para ser semejantes a Cristo, Buen Samaritano del mundo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".


Ofertorio

Para presentar junto al pan y al vino, nada más agradable a Dios que la ofrenda de tantos buenos samaritanos, conocidos e ignotos, que a lo largo de las generaciones se han inclinado para servir a sus hermanos.


Comunión


"Dios está presente en este Altar pero también está presente en el altar de nuestro corazón cuando en la Comunión Lo recibimos en el Sacramento de la Eucaristía. Solo Él nos enseña a huir de los ídolos, espejismos del pensamiento". (S.S. Benedicto XVI, Homilía en la Misa celebrada en París, 13/09/08).


Despedida

Como el buen samaritano, vayamos ahora al encuentro de los hermanos que yacen a la vera del camino, aguardando la ayuda material y espiritual de los que claman al Cielo.


4 de julio de 2016, memoria litúrgica de Santa Isabel de Portugal. Entrada dedicada a ella.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario