Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 7 de noviembre de 2016

Guion: Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario





Ciclo C

Introducción

Queridos hermanos, estamos transitando las últimas semanas del Año litúrgico, y los textos de la Misa nos invitan a contemplar el misterio del final de los tiempos, en que el Señor Jesús volverá como Justo Juez.

La Iglesia "vive en espera orante del regreso de su Señor, escrutando los signos de los tiempos y poniendo en guardia a los fieles contra los mesianismos recurrentes, que de vez en cuando anuncian como inminente el fin del mundo. En realidad, la historia debe seguir su curso, que implica también dramas humanos y calamidades naturales. En ella se desarrolla un designio de salvación, que Cristo ya cumplió en su Encarnación, Muerte y Resurrección. La Iglesia sigue anunciando y actuando este misterio con la predicación, la celebración de los sacramentos y el testimonio de la caridad". (S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 18/11/07).

El más importante de los sacramentos es, sin dudas, la Santísima Eucaristía, Memorial del Sacrificio de Cristo, que también hoy tenemos la dicha de celebrar.

En 2016 se añade: 

"Con esta solemne Misa concluimos oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. Fue convocado por el Santo Padre Francisco como un Año de gracia que él mismo clausurará en la Ciudad eterna de Roma el próximo domingo 20 de noviembre, solemnidad de Cristo, Rey, mediante el rito de Clausura de la Puerta santa de la Misericordia en la Basílica de san Pedro. 

Por su parte, hoy, en la Ciudad del Vaticano, los representantes del Papa cerrarán las Puertas santas de las basílicas de San Juan de Letrán, Santa María la Mayor y San Pablo extra-muros, que son, junto con la de San Pedro, las cuatro iglesias jubilares más insignes del mundo.

Demos gracias a Dios por el don de este Año Santo que llega a su fin".

Rito de Clausura del Jubileo de la Misericordia


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Mal. 3, 19-20a

La profecía de Malaquías se refiere al Día final, en el que el Sol de justicia, que es Jesucristo, brillará para los justos y pondrá al descubierto las obras de los malvados, que quedarán en el olvido.

Segunda lectura: II Tes. 3, 6-12

Sintámonos interpelados por la exhortación de Pablo a los tesalonicenses, y procuremos que el fruto de nuestro esfuerzo sea una ofrenda agradable al Señor.

Evangelio: Lc. 21, 5-19

Al escuchar el Evangelio de hoy, "aceptemos la invitación de Cristo a afrontar los acontecimientos diarios confiando en su amor providente". (Cf. ídem).


Oración de los fieles

La siguientes preces, con las adaptaciones necesarias, están tomadas de la santa Misa con el rito de canonizaciones presidida por el Papa Francisco el 16 de octubre de 2016 en la Plaza de San Pedro:

Hermanos queridos, en la comunión de los santos, elevemos nuestro clamor al Padre para que haga prontamente justicia a sus hijos.

R. Te rogamos, óyenos.

-Oremos por la santa Iglesia de Dios.

+Custódiala, Padre, en la fe auténtica, en la feliz esperanza y en la caridad ardiente, hasta el Día de Cristo Señor. R.

-Oremos por el Sumo Pontífice, por los obispos y por los presbíteros.

+Santifícalos, Padre, para gloria de tu nombre y salvación de los hermanos, en la plena conformación con el Sacrificio de Cristo Señor. R.

-Oremos por los gobernantes y jueces.

+Vuélvelos, Padre, atentos a la escucha del clamor de los más postergados, y al socorrer a todo hombre, sirvan a Cristo Señor. R.

-Oremos por los niños y jóvenes.

+Fortalécelos, Padre, en la fiel adhesión a tu voluntad, y que crezcan en la amistad con Cristo Señor. R.

-Oremos por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

+Suscita, Padre, numerosos y santos operarios para tu mies, discípulos alegres y apasionados de Cristo Señor. R.

-Oremos por los pobres y por los que sufren.

+Consuélalos, Padre, en sus aflixiones, y abre su corazón a la visita de Cristo Señor. R.

En 2016 se añade:

-Oremos por los frutos del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, que estamos clausurando en este día.

+Derrama sobre nosotros, Padre, el torrente de tu Misericordia, y por los méritos de tu Hijo, nuestro Redentor, haznos en el mundo heraldos de tu amor. R.
 

Oración conclusiva


"Padre, fuente de toda santidad, escucha la plegaria de tu Iglesia, y por la intercesión de los santos, socórrela por tu generosidad. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, Principio y Fin de todas las cosas, que reúnes a toda la humanidad en el Templo Viviente de tu Hijo, haz que, a través de los acontecimientos alegres y tristes de este mundo, tengamos fija la esperanza en tu Reino, seguros de que, luego de nuestra paciente espera, obtendremos la Vida verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio

Si unimos la ofrenda de nuestra pequeñez a las especies eucarísticas, será con seguridad agradable a nuestro Padre del Cielo, pues llegará a Él, bajo las apariencias del pan y el vino, junto a la gran Oblación que Cristo hace de Sí mismo.


Comunión

El mismo Cristo que vino y que vendrá es el que hoy viene hacia nosotros bajo las apariencias de pan y vino. Si queremos que venga a gobernar el mundo, como pedía el salmista, permitámosle que empiece a reinar en nuestros corazones.


Despedida

A María, Madre del Verbo encarnado, pidámosle que nos acompañe en la peregrinación terrena y que sostenga el testimonio de todos los cristianos, para que se  apoye siempre en una fe firme y perseverante. (Cf. ídem).

O bien, en 2016:

Ha concluido el Año Jubilar; se cierran las Puertas de la Misericordia del mundo. Pero sigue siempre abierta para nosotros la Puerta viviente de la eterna salvación, que es Jesucristo, nuestro Dios y Señor.



7 de noviembre de 2016, en algunos lugares, memoria litúrgica de María, Madre y Medianera de la Gracia. Entrada dedicada a ella.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario