Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 27 de marzo de 2017

Guion: Domingo V de Cuaresma




Para profundizar sobre las características litúrgicas del Tiempo de Cuaresma, consultar aquí.

Hoy tienen lugar los terceros escrutinios de preparación al bautismo de los adultos que serán admitidos a los sacramentos de la iniciación cristiana en la Vigilia pascual.
Donde las Conferencias Episcopales así lo hayan dispuesto, desde las primeras vísperas de este Domingo, de acuerdo con la antigua tradición de la Iglesia, pueden cubrirse las cruces y las imágenes de los santos. Las primeras permanecerán veladas hasta terminada la Celebración de la Pasión del Señor, el Viernes Santo. Las segundas, hasta el comienzo de la Vigilia pascual.


Ciclo A

Introducción

Hermanos:

"Ya sólo faltan dos semanas para la Pascua y todas las lecturas bíblicas de este domingo hablan de la resurrección. Pero no de la Resurrección de Jesús, que irrumpirá como una novedad absoluta, sino de nuestra resurrección, a la que aspiramos y que precisamente Cristo nos ha donado, al resucitar de entre los muertos. En efecto, la muerte representa para nosotros como un muro que nos impide ver más allá; y sin embargo nuestro corazón se proyecta más allá de este muro y, aunque no podemos conocer lo que oculta, sin embargo, lo pensamos, lo imaginamos, expresando con símbolos nuestro deseo de eternidad" (S.S. Benedicto XVI, Ángelus del 10/04/11).

Intensifiquemos nuestra oración y nuestras prácticas de caridad, para que podamos vivir con un corazón bien dispuesto, la Semana más importante del año que comenzará el próximo Domingo.

El Nuevo Misal para Argentina, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay posee seis formularios de tropos cuaresmales para el Kyrie, y cuatro formularios de Saludo litúrgico entre los que el sacerdote puede elegir para usar hoy.
No se canta ni se dice el himno Gloria a Dios.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Ez. 37, 12-14

El Señor promete una vida nueva a todos aquellos que hayan atravesado el umbral de la muerte terrena.

Segunda lectura: Rom. 8, 8-11

El Espíritu Santo del Señor viene a habitar en nosotros: si somos dóciles a sus inspiraciones, viviremos como hijos de la luz y la muerte no tendrá en nosotros la última palabra.

Evangelio: Jn. 11, 1-45

"Cristo es la verdadera novedad, que irrumpe y supera toda barrera, que derrumba el muro de la muerte; en Él, único Salvador del mundo, habita toda la plenitud de Dios, que es vida, vida eterna". (Cf. Ídem supra).


Oración de los fieles
 
Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas de la liturgia del Magno Jubileo de la Encarnación, en el Años Santo 2000. (Bendito el Señor por los siglos. Celebracioness y oraciones para el Año Santo. Comité Central para el Gran Jubileo del Año 2000).


Agradecidos por el don de la vida nueva recibida en el bautismo, elevemos al Padre nuestra oración común, teniendo a Jesucristo como Excelso Mediador:

R. Te lo pedimos por Cristo, Vida y Resurrección nuestra.

-Por todos los bautizados, para que la gracia de la Cuaresma renueve íntimamente cuanto se ha oscurecido en ellos, disponiéndolos a una fructuosa celebración de las Fiestas pascuales. R.

-Por los catecúmenos, para que el itinerario de adhesión al Evangelio transforme su existencia cotidiana, preparándolos para ser miembrros vivos de la santa Iglesia. R.

-Por las familias cristianas, para que modeladas en el amor de Cristo, sean lugares de educación a la comunión, a la comprensión recíproca y al perdón sincero. R.

-Por los que sufren en el cuerpo y en el alma, para que abrazados al misterio de la santa Cruz, hallen fortaleza, consuelo y esperanza de vida. R.

-Por nosotros, pecadores, para que liberados de las ataduras del mal, vivamos para Dios comportándonos como hijos de la luz. R.
 
Oración conclusiva


"Padre, Creador del universo, recibe nuestras súplicas y dilata nuestros corazones a la vida nueva que nos ofrece Cristo, tu Hijo, para que interiormente vivificados por su obra, demos frutos que duren para siempre. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Eterno Padre, tu gloria es el hombre que vive; has manifestado tu compasión en el llanto de Jesús por el amigo Lázaro, mira hoy la aflixión de la Iglesia que llora y reza por sus fieles muertos a causa del pecado, y con la fuerza de tu Espíritu, llámalos a la vida nueva. Por Jesucristo, nuestrro Señor. Amén".

 

Ofertorio

Se usa el Prefacio propio* del Domingo V de Cuaresma del Ciclo A: De Lazaro.

 
Puede usarse cualquiera de las dos Plegarias Eucarísticas de Reconciliación, con el Prefacio de más arriba*. En efecto, ellas poseen un Prefacio propio que solamente puede cambiarse por otros relacionados con los misterios de la Pasión del Señor, o de carácter penitencial, como son, por ejemplo, los cuaresmales.



Comunión 

"Comer el Cuerpo y beber la Sangre del Señor, quiere decir hacer de nuestra vida un sacrificio agradable a Dios: Por Cristo, con Cristo y en Cristo". (Cf. Año de la Eucaristía. Sugerencias y propuestas. Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los sacramentos, 24).


Se imparte la Bendición solemne propia de este tiempo, o bien, se reza la correspondiente Oración sobre el pueblo, que concluye con la bendición simple. En cualquier caso, siguiendo la práctica de la liturgia romana, el diácono, o en su defecto, el mismo sacerdote, invita a los fieles a disponerse para recibir la Bendición diciendo:

"Inclínense para recibir la bendición".


Despedida

Que nuestros últimos pasos hacia la Semana Santa sean una ocasión para acercarnos aún más al Misterio de la Pasión y Muerte del Señor, de manos de la Madre Dolorosa.


27 de marzo de 2017, lunes de la semana IV de Cuaresma. Entrada dedicada a Jesucristo, Vida y Resurrección nuestra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario