Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 12 de mayo de 2017

Letanías a Nuestra Señora de Fátima


Imagen relacionada

                                            Ave o clemens, ave o pia!
                                        Salve regina rosarii Fatimæ.
                                          Ave o clemens, ave o pia!                       

                                          Ave o dulcis Virgo Maria.

Con motivo del Centenario de las Apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima, y en honor de Nuestra Señora bajo esta advocación, he compuesto las siguientes letanías, que pueden emplearse en la devoción privada:


Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

Dios Padre Celestial, ten piedad Dios Hijo Redentor del mundo, ten piedad Dios Espíritu Santo Paráclito, ten piedad Trinidad Santa, un solo Dios, ten piedad
 
Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros.
Nuestra Señora de Fátima,
Gema preciosa de Portugal,
Madre tierna de Francisco, Jacinta y Lucía,
Madre de toda la humanidad,
Celestial Pastora de los pastores, 
Verde pradera del rebaño de Cristo,
Altísima ciudad del Dios Vivo,
Prodigio supremo del Creador,
Sabia Maestra de la adoración a Dios, 
Madre de manos orantes,
Hija en quien el Eterno Padre se complace,
Madre a quien el Hijo debe su humanidad,
Esclava del que se hizo Siervo,
Trono del Justo Juez,
Esposa en quien el Espíritu actúa,
Honra de los Pontífices Romanos, 
Demoledora de toda herejía, 
Reina coronada de amor y de dolor,
Rayo glorioso del sol danzante,
Arco iris del Sol naciente,
Luna llena del amor divino,
Lluvia copiosa de gracias,
Rama florida del corazón de mayo,
Rocío fecundo de la Nueva Jerusalén,

Veraz profetisa de los últimos tiempos,
Virgen peregrina por los caminos del mundo,
Virgen de Corazón Inmaculado,
Virgen de Corazón acogedor,
Virgen de Corazón triunfador, 
Señora de níveas vestiduras,
Señora revestida de la blancura bautismal, 
Señora de los tiempos nuevos,
Imagen de la Iglesia radiante de luz pascual,
Señal del Fuego ardiente del Espíritu,
Reina de la fe perseverante,
Reina de la esperanza verdadera,
Reina de la caridad ilimitada,
Reina de los que creen,
Reina de los que adoran,
Reina de los que esperan, 
Reina de los que aman, 
Reina universal,
Melodía de paz en medio de las guerras,
Blanca Paloma de perdón y concordia,
Alba radiante del Día sin ocaso,
Óleo suavísimo de los heridos,
Dulce fortaleza de los enfermos,
Tesoro inagotable de los pobres,
Morada fija de los marginados,
Fiel compañía de los encarcelados,
Ancla de salvación de los pecadores,
Fúlgido palacio de los hijos de Dios,
Puente de unidad entre las naciones,
Puerta de salida del Purgatorio,
Fresca brisa de los que allí esperan,
Puerta de entrada al Cielo, 
Anhelado deleite de los que allí moran,
Cálido manto  que cubre a la humanidad,
Sumo pedestal de la Piedra Angular,
Muro viviente contra el Enemigo,
Baluarte inexpugnable de la Iglesia,
Mujer coronada de doce estrellas,
Suma perfección de la creación redimida,
Prometedora primicia del Reino esperado,
Reina del santísimo Rosario de Fátima,

Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos.

Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo, ten piedad de nosotros.

Oración

Señor, Dios nuestro que nos diste por madre a la Madre de tu amado Hijo, concédenos, te pedimos, que siguiendo sus enseñanzas y con espíritu de verdadera penitencia y oración, trabajemos generosamente por la renovación del mundo y por la dilatación del Reino de Cristo. Él, que es Dios contigo, en la unidad del Espíritu Santo. Amén. (Oración colecta de la Misa de Nuestra Señora de Fátima).



12-13 de mayo de 2017, en el Centenario de las Apariciones de la Santísima Virgen en Fátima, presidido por el Sumo Pontífice Francisco en el mismo lugar de dichas Apariciones, con el rito de canonización de los pastorcitos videntes, Francisco y Jacinta Marto.
Entrada dedicada a la Madre Celestial bajo esa advocación, y a los santos Francisco y Jacinta Marto.


No hay comentarios:

Publicar un comentario