Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 8 de mayo de 2017

Prefacio propio de la Ssma. Virgen María, Madre y Mediadora de la Gracia


Resultado de imagen para maría, madre y mediadora servitas


Cada 8 de mayo, los Servitas celebran a María como "Madre y Mediadora de la Gracia", con el grado litúrgico de "memoria facultativa". El Misal propio de la Orden ofrece el siguiente Prefacio en honor de Nuestra Señora:


PREFACIO

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario. 


En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por las grandes maravillas
que has realizado en la Virgen, Madre de tu Hijo,
Salvador nuestro y único Mediador. 

En tu misericordia
has realizado grandes cosas en su Madre,
la Bienaventurada Virgen María:
la has constituido Madre y Abogada nuestra,
para que en ella los afligidos encontraran consuelo,
los enfermos salud, los pobres ayuda,
los pecadores refugio,
todos los hombres misericordia y gracia.

Por eso,
con los ángeles y los arcángeles
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar el himno de tu gloria 

Santo, Santo, Santo...


O bien: (De la Collectio Missarum de beata Maria Virgine, XXX).

PREFACIO 

El amor maternal de la bienaventurada Virgen María

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario. 

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo nuestro Señor.

A Quien, verdadero Dios 
y verdadero Hombre,
constituiste único Mediador,
viviente siempre para interceder por nosotros.

En tu inefable bondad
has hecho también a la Virgen María
Madre y colaboradora del Redentor,
para ejercer una función materna en la Iglesia:
de intercesión y de gracia,
de súplica y de perdón,
de reconciliación y de paz.

Su generosa entrega de amor de Madre
depende de la única mediación de Cristo
y en ella reside toda su fuerza.

En la Virgen María se refugian los fieles
que están rodeados de angustias y peligros,
invocándola como Madre de misericordia
y dispensadora de la gracia.

Por eso,
con los ángeles y los arcángeles
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar
el himno de tu gloria: 

Santo, Santo, Santo...



8 de mayo de 2017, para los Servitas, memoria litúrgica de la Santísima Virgen María, Madre y Mediadora de la Gracia. Entrada dedicada a ella.



No hay comentarios:

Publicar un comentario