Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 9 de mayo de 2017

Traslado de las Reliquias de San Juan de Mata: himnos litúrgicos


 


El 7 de mayo la Orden de la Santísima Trinidad celebra la "memoria obligatoria" del "Traslado de las reliquias" de su santo fundador, Juan de Mata, a quien le dedica estos himnos:


Ofico de lecturas

Título insigne, las edades todas,
Padre, te dan de redentor excelso,
mientras a esclavos, de cadenas duras
quitas el peso.

Dios mismo alaba lo que a cabo llevas
y en ti, sello de prodigios pone;
diciendo Misa se te muestra Cristo
resplandeciente.

Funda nuestra Orden, se le suma Félix,
fiel compañero de trabajo; juntos
dan culto al Trino y, tricolor enseña
da a sus alumnos.

África cede en su furor, quebranta
con precio justo la cadena injusta,
y a muchos presos, de mazmorra oscura
vuelve a sus costas.

Dios Uno y Trino, te rogamos, rompas,
si una cadena nos amarra el alma.
Forma, tú, Cristo, de servidumbre libre
tu gran familia. Amén


Laudes

Dios omnipotente, escucha
las súplicas que presentan
los que tu siervo ilustre
la solemnidad celebran.

Resplandeció por sus hechos
y sus virtudes selectas;
y para los que en tu casa moran
fue como lámpara nueva.

Fue una víctima viviente
a su paso por la tierra.
En sí dio muerte a los vicios,
llevó de la Cruz las huellas.

Oh, Cristo, ya convertido
en su triunfo y gloria eterna,
danos de la vida el gozo
porque él por nosotros ruega.

Sea la gloria a Dios Padre,
el Hijo la gloria tenga,
al Espíritu Paráclito
la gloria por siempre sea. Amén.


Vísperas

HIMNO

Suplicantes cantemos la alabanza
del bueno, fiel y bienhadado siervo,
a gloria y alabanza del Dios Trino
que, a quienes Lo confiesan, les da el premio.

Del mundo desdeñó las cosas prósperas,
del mismo modo que aceptó lo adverso.
Cifró en la caridad toda riqueza,
en la gracia de Dios permaneciendo.

Despreciando del mundo las riquezas,
igual que sus peligros y sus riesgos,
se afanó por las cosas celestiales,
eludiendo lo vil perecedero.

¡Oh, varón justo, bienaventurado!,
aplica tu interés a nuestros ruegos;
da a nuestra alma el consuelo del Bien Sumo,
y Él nos prepare de la vida el premio.

Honor, poder y gloria sea dado
al Dios Trino, por siglos sempiternos.
Que siempre esté su ayuda con nosotros,
de sus santos por medio de los ruegos. Amén.


7 de mayo de 2017, Domingo IV de Pascua.
Entrada dedicada a Jesús, Buen Pastor, y a san Juan de Mata, fiel oveja de su rebaño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario