Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 27 de agosto de 2017

San Agustín, obispo y doctor: himnos litúrgicos II


Imagen relacionada


La Orden Cisterciense  celebra cada 28 de agosto la "memoria obligatoria" de san Agustín, cuya regla sigue. Estos son los himnos litúrgicos propios, distintos de los de la Orden de San Agustín, a los que dediqué otra entrada:


Oficio de las lecturas

Oh, Agustín, doctor insigne,
escucha nuestras plegarias,
y por ellas, trata de disponer al Creador
en favor nuestro; guía a tus devotos,
tú que eres uno de los más grandes prelados.

Los pobres te aclaman como amante de la pobreza;
los jueces auténticos aprecian al defensor de la verdad.
Cuando explicas el contenido de las Escrituras
es como si nos distribuyeras un panal de miel.

Todo lo que al principio podía parecer oscuro,
tú nos lo haces llano, sabes preparar un pan delicioso
con las palabras del Señor, y nos das una bebida que da vida
con el néctar de los santos.

Tú escribiste una Regla santa para organizar
la vida de los clérigos; quienes la aman y la ponen
en práctica, caminan por el sendero regio, y
bajo tu santa dirección, llegan a la Patria.

Gloria y honor por todos los siglos a la Santa
Trinidad, cuyo misterio trataste de penetrar con
admirable acierto; que Ella nos conceda llegar a ser
ciudadanos del Cielo junto contigo. Amén.


Laudes: Fulget in caelis (de la versión latina de la LH)

Brilla en el Cielo el sacerdote venerable,
la estrella de los doctores resplandece luciente
difundiendo por todo el mundo el destello purísimo de la fe.

Por este ciudadanoo tan ilustre, oh, Sion celeste, canta
gozosas alabanzas al Señor, nuestro Salvador, que de
modo admirable lo atrajo y lo colmó de luz.

Siempre vigilante, afianza la fe divina,
reprime con vigor los ataques del error,
purifica y reprime las malas costumbres,
con la claridad de su doctrina.

Santo guardián de la grey de Cristo,
modelo ejemplar para el clero y los monjes,
haz, con tu plegaria, que nos sea propicia la mirada
compasiva del Señor.

Alabanza, gloria y honor  la Trinidad beatísima,
cuyos misterios estudiaste con amor en la Tierra
y de cuyo glorioso resplandor gozas ahora en el Cielo. Amén.




27 de agosto de 2017, domingo XXI del Tiempo Ordinario.
Entrada dedicada a san Agustín, obispo y doctor de la Iglesia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario