Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 1 de septiembre de 2015

Misas de la Virgen XXXIX (Tiempo Ordinario XXI): "Santa María, Reina y Madre de Misericordia"




Misal: Textos bíblicos y eucológicos (en negro); rúbricas: rojo.
Guion: marrón.
Comentario del blog: azul.
  

El uso del siguiente formulario de Misa es particularmente oportuno para el Año Santo de la Misericordia, convocado por Su Santidad Francisco para el periodo que se extiende entre el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, y el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Jesucristo, Rey del universo.


El título de este formulario abarca dos características que con frecuencia se atribuyen a la Santísima Virgen, llenas ambas de atractivo y muy gratas a los fieles: «Reina de misericordia» y «Madre de misericordia».
El título de «Reina de misericordia» (cf. Antífona de entrada, Oración colecta 2, Al) celebra la bondad, la generosidad, la dignidad de la Santísima Virgen, la cual, elevada al cielo, cumpliendo en su persona lo que prefiguraba la reina Ester (cf. 1ª Lectura, Est 4, 17), «ruega incesantemente» (Prefacio) a su Hijo por la salvación del pueblo, que acude a ella confiadamente en sus tribulaciones y peligros. La Santísima Virgen, por tanto, es la «Reina clemente» (Prefacio; cf. Oración después de la comunión) «que, habiendo experimentado (la) misericordia (de Dios) / de un modo único y privilegiado, / acoge a todos los que en ella se refugian» (Prefacio; cf. Oración después de la comunión); por esto, es saludada con razón como «consuelo de los penitentes y esperanza de los pecadores» (Antífona de entrada).
Con el título de «Madre de misericordia» (cf. Oración colecta 1, Prefacio, Oración sobre las ofrendas), que al parecer atribuyó por primera vez a la Santísima Virgen san Odón (+ 942), abad de Cluny (cf. Vita Odonis 1, 9: PL 133,47), es celebrada con razón Santa María, porque dio a luz para nosotros a Jesucristo, misericordia visible del invisible Dios misericordioso, y porque es Madre espiritual de los fieles, llena de gracia y de misericordia: la Santísima Virgen «es llamada "Madre de la misericordia" -dice san Lorenzo de Brindis-, esto es, misericordiosísima, Madre clementísima, Madre ternísima, amantísima» (Mariale, Sermo secundus super «Salve Regina», 111: Opera omnia, 1, Taller tipográfico del Seminario, Padua 1928, p. 391). La Madre de Jesús, en efecto, ahora que está en el cielo, presenta las necesidades de los fieles al Hijo, al que, cuando estaba en la Tierra, suplicó en favor de los esposos de Caná (cf. Evangelio, Jn 2, 1-11).
En el formulario de la Misa la Santísima Virgen es celebrada como:
- profetisa que ensalza la misericordia de Dios (cf. Evangelio, Lc 1, 39-55); efectivamente, en el cántico del Magnificat alabó por dos veces al Dios misericordioso: «Su misericordia llega a sus fieles / de generación en generación»; «Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia» (Lc 1, 50. 54; cf. Antífona de comunión 2). Por esto, los fieles desean «proclamar continuamente (la) misericordia (de Dios) / con la bienaventurada Virgen María» (Oración después de la comunión);
- mujer que ha experimentado la misericordia de Dios de un modo único y privilegiado: «Ella es la Reina clemente, / que, habiendo experimentado (la) misericordia (de Dios) / de un modo único y privilegiado, / ... escucha cuando la invocan» (Prefacio). Estas palabras del Prefacio parecen como un eco de lo que dice San Juan Pablo II sobre la Santísima Virgen: «María, de un modo totalmente singular y extraordinario -como nadie más-, conoció la misericordia..., habiendo experimentado la misericordia de manera extraordinaria» (Carta encíclica Dives in misericordia, 9: AAS 72 [1980], pp. 1208. 1209).


Introducción

El Omnipotente y eternamente Misericordioso nos ha querido reunir nuevamente en el sacro recinto de su Iglesia. En efecto, sagrado debe ser el lugar en el que se celebra lo sagrado. Y por lo mismo, ejemplarmente fervorosa ha de ser nuestra participación en el culto.
La Santísima Virgen María, a la que en esta Eucaristía contemplaremos como "Reina y Madre de Misericordia", nos conceda la gracia de celebrar dignamente y de cantar con nuestra vida, la grandeza y la bondad del Señor.

Antífona de entrada

Salve, Reina de misericordia, Madre gloriosa de Cristo, consuelo de los penitentes y esperanza de los pecadores.


Oración colecta

La primera de las siguientes colectas se refiere a María como "Madre de la Misericordia", y pide al Señor que sea ella la que nos ayude a experimentar en plenitud la bondad divina. La segunda, habla de la Virgen como "Reina de Misericordia", que junto con el Salvador, son los "Dones" que el Padre clemente dio a la humanidad:

Oh, Dios, cuya misericordia no tiene límites, concédenos, por intercesión de la Virgen María, Madre de misericordia, conocer tu bondad en la Tierra, para alcanzar tu gloria en el Cielo. Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Dios misericordioso, escucha las plegarias de tus hijos que, inclinados por el peso de sus culpas, se convierten a ti e invocan tu clemencia; movido por ella enviaste a tu Hijo al mundo como Salvador y nos diste a la Virgen santa María como Reina de misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo.


I

Liturgia de la Palabra

Primera lectura

"No tengo otro defensor ni otro auxilio fuera de ti", dice al Señor la reina Ester. Esto también lo experimentó la Virgen Santa María. Por eso, el mismo Señor, que había hecho grandes cosas por Ester, las hizo infinitamente más prodigiosas por aquella que daría a luz al Mesías prometido.

La reina Ester ruega por su pueblo

Lectura del libro de Ester 4, 17n. p-r. aa-bb. Hh-kk

En aquellos días, la reina Ester, temiendo el peligro inminente, acudió al Señor y le rezó así:
"Dios de Israel:
Señor mío, único rey nuestro,
protégeme, que estoy sola
y no tengo otro defensor fuera de ti,
pues yo misma me he expuesto al peligro.
Desde mi infancia oí, en el seno de mi familia,
cómo tú, Señor,
escogiste a Israel entre las naciones,
a nuestros padres entre todos sus antepasados,
para ser tu heredad perpetua;
y les cumpliste lo que habías prometido.
Atiende, Señor, muéstrate a nosotros en la tribulación,
y dame valor, Señor,
rey de los dioses y señor de los poderosos.
Pon en mi boca un discurso acertado
cuando tenga que hablar al león;
haz que cambie y aborrezca a nuestro enemigo,
para que perezca con todos sus cómplices.
A nosotros, líbranos con tu mano;
y a mí, que no tengo otro auxilio fuera de ti,
protégeme tú, Señor, que lo sabes todo.

Palabra de Dios.

Nadie mejor que María para cantar la inefable Misericordia del Señor:

Salmo responsorial Lc 1, 46-48a. 48b-49. 50-51. 52-53. 54-55 (R.: cf. 50)

R. La misericordia del Señor llega de generación en generación.

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. R.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo. R.

Y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón. R.

Derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes;
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos. R.

Auxilia a Israel su siervo,
acordándose de la misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres—
en favor de Abrahán
y su descendencia por siempre. R.


Aleluya

Dignísima Reina del mundo, María siempre virgen, intercede por nuestra paz y nuestra salvación, tú que diste a luz al Señor, el Salvador del mundo.


Evangelio

Solo la "omnipotencia suplicante de la humilde doncella de Nazaret, puede orientar inmediatamente la Voluntad de su Hijo Dios en favor de los necesitados.

Y la madre de Jesús estaba allí

+ Lectura del santo Evangelio según san Juan 2, 1-11.

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la madre de Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda.
Faltó el vino y la madre de Jesús le dijo:
— No les queda vino.
Jesús le contestó:
— Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora. Su madre dijo a los sirvientes:
— Haced lo que él diga.
Había allí colocadas, seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.
Jesús les dijo:
— Llenad las tinajas de agua.
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó:
— Sacad ahora, y llevádselo al mayordomo.
Ellos se lo llevaron.
El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua), entonces llamó al novio y le dijo:
— Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú en cambio has guardado el vino bueno hasta ahora.
Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.

Palabra del Señor.


II

Segunda lectura

Jesucristo es la "Vida en abundancia" que el Padre Misericordioso concede a los que "estamos muertos por el pecado".

Estando muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Efesios 2, 4-10

Hermanos:
Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo –por pura gracia estáis salvados–, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él.
Así muestra a las edades futuras la inmensa riqueza de su gracia, su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.
Porque estáis salvados por su gracia y mediante la fe. Y no se debe a vosotros, sino que es un don de Dios; y tampoco se debe a las obras, para que nadie pueda presumir.
Pues somos obra suya. Nos ha creado en Cristo Jesús, para que nos dediquemos a las buenas obras, que él nos asignó para que las practicásemos.

Palabra de Dios.


Salmo responsorial Sal 102, 1-2. 3-4. 6 y 8. 13 y 17 (R.: 17a)

R. Bendice, alma mía, al Señor.

Bendice, alma mía, al Señor
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor
y no olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades;
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura. R.

El Señor hace justicia
y defiende a todos los oprimidos.
El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia. R.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
Pero la misericordia del Señor dura siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos. R.


Versículo antes del evangelio

Dios te salve, Madre del Señor, reina de misericordia, consuelo del mundo y esperanza de los desgraciados..


Evangelio

Perenne es el venerable cántico mariano del Magnificat y cumplida desde el principio es la profecía que en él proclama la Santísima Virgen y que se refiere a ella misma: 

"Todas las generaciones me llamarán bienaventurada".

Su misericordia llega a sus fieles de generación en generación

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.
En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:
–«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!
¿Quién soy yo para que me visite la madre de m¡ Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá.»
María dijo:
— «Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.
Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.
Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
–como lo había prometido a nuestros padres–
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.»

Palabra del Señor.


Oración de los fieles

R. Reina y Madre de Misericordia, presenta nuestras súplicas a Dios.

-Por la unidad e incolumidad de la Santa Iglesia frente a las constantes y variadas embestidas del Maligno. R. 

-Por la purificación de la memoria de los cristianos y el reconocimiento de nuestras culpas de ayer y de hoy. R.

-Por la masiva difusión de la imprescindible devoción a la Divina Misericordia del Señor. R.

-Por la conversión de los pecadores más obstinados. R.

-Por la toma de conciencia y la eterna salvación de aquellos que, como Judas Iscariote, dudan de la Misericordia de Dios. R

-Por la iluminación de la mente y del corazón de aquellos que ya no saben distinguir entre el bien y el mal. R.

-Por la transparencia y ecuanimidad de aquellos a los que les corresponde impartir justicia. R. 

-Por el baño definitivo de las almas de nuestros difuntos en el inefable océano de la Misericordia Divina. R.


Ofertorio

Al comenzar los ritos del Ofertorio, pidamos a la Virgen Madre de Misericordia que nos enseñe a ofrecernos a nosotros mismos, a celebrar y a vivir la Santa Misa tal y como Dios quiere, que es como la Iglesia bimilenaria enseña.


Oración sobre las ofrendas

Interesante el paralelo que puede trazarse entre el Padrenuestro (que habla del perdón de las ofensas pedido a Dios, pero necesariamente antes ofrecido al hermano), y la siguiente oración, que alude a la "misericordia" con el mismo sentido que la anterior. Ambas oraciones comparten la idea expresada por la frase conjuntiva sicut et nos ("como también nosotros"):

Recibe, Señor, los dones de tu pueblo y, al venerar a la Virgen María como Madre de misericordia, concédenos ser misericordiosos con nuestros hermanos, para poder alcanzar tu misericordia. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio

La Bienaventurada Virgen María, Reina de piedad, Madre de Misericordia

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias, Padre santo,
siempre y en todo lugar,
y proclamar tu grandeza
en esta memoria de la bienaventurada Virgen María.

Ella es la Reina clemente,
que, habiendo experimentado tu misericordia
de un modo único y privilegiado,
acoge a todos los que en ella se refugian
y los escucha cuando la invocan.

Ella es la Madre de la misericordia,
atenta siempre a los ruegos de sus hijos,
para impetrar indulgencia
y obtenerles el perdón de los pecados.

Ella es la dispensadora del amor divino,
la que ruega incesantemente a tu Hijo por nosotros,
para que su gracia enriquezca nuestra pobreza
y su poder fortalezca nuestra debilidad.

Por él,
los ángeles y los arcángeles
te adoran eternamente,
gozosos en tu presencia.
Permítenos unimos a sus voces
cantando tu alabanza:

Santo, Santo, Santo.


Comunión

En este momento culminante de la Comunión, recordemos las palabras de la amada oración mariana "Salve", que tantas veces hemos repetido en nuestra vida. Pidamos, pues, a la que es Madre de Misericordia y Virgen clemente, que "vuelva a nosotros sus ojos misericordiosos" y que nos muestre a Jesús, no solamente "después de este destierro" sino también ahora, al recibirlo hecho Pan vivo y que da vida.


Antífona de comunión Lc 6, 36

Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo.

O bien: Lc 1, 49-50

El Poderoso ha hecho obras grandes por mí: su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.


Oración después de la comunión

Alimentados con esta eucaristía, te pedimos, Señor, proclamar continuamente tu misericordia con la bienaventurada Virgen María, y experimentar la protección de aquella a quien llamamos Reina clementísima para los pecadores y Madre de misericordia con los pobres. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Despedida

Al concluir la Acción sagrada, invoquemos a la Reina de Misericordia y a los santos que más se destacaron en la devoción al Amor Misericordioso de Dios, como Margarita Alacoque, Faustina Kowalska, Juan Pablo II y tantos otros. Pidámosle que no ofendamos a Dios desconfiando de su Misericordia.


1° de septiembre, conmemoración de Nuestra Señora de los Remedios. Entrada dedicada a ella.


No hay comentarios:

Publicar un comentario