Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 15 de julio de 2018

San Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia: himnos litúrgicos




 
La Familia Franciscana celebra cada 15 de julio la "fiesta" de san Buenaventura, obispo y doctor de la Iglesia, inscripto el mismo día en el Calendario general como "memoria obligatoria". Estos son los himnos litúrgicos propios de los franciscanos:


Oficio de lecturas


Seráfico Doctor Buenaventura,
unción y pensamiento unificados:
la ciencia y el amor tus alas son,
y es tu mansión, Jesús Crucificado.

Tu mente es armonía que deleita,
de Adán memoria, de antes del pecado,
y el todo universal tu inmensa casa,
belleza del Señor en su sagrario.

Contigo deseamos caminar,
por ese itinerario que has trazado:
vestigio, imagen, clara semejanza,
misterio son de Dios por tres peldaños.

Jesús es la dulzura, es Quien conduce
y al término del viaje espera el tránsito:
dejad atrás la mente y el afecto
y quédense la amada y el Amado.

Con alma ardiente y mano mesurada,
la vida y Regla diste a los hermanos;
narraste así la vida de Francisco,
escrita por un santo de otro santo.

A Cristo excelso, fin de los deseos,
la luz del paraíso que esperamos:
a Cristo, a Quien adoran serafines
míremos contemplando y adorando. Amén.


 

Laudes

Maestro y Doctor seráfico,
¡gloria, san Buenaventura!
Tu saber, senda segura
es de la mente hacia Dios.

En tus escritos el alma
encuentra luz y certeza;
tu doctrina siempre empieza
y termina en el amor.

Cristo en la Cruz es el libro
de tu ciencia prodigiosa;
es la lección generosa
refrendada en el dolor.

Y el pobrecillo Francisco
le da en su sabiduría
norte a tu teología:
Cristo, camino hacia Dios.

Dad gloria a Dios, Uno y Trino,
que todo nos da en Jesús;
gloria al que ofrece en la Cruz
camino, vida y verdad.

Cantad su gloria por siempre,
y, su alabanza cantando,
pregone que estáis amando
al Dios de toda bondad. Amén.


Vísperas

Sabio y humilde, doblemente sabio,
águila excelsa penetrando alturas,
celo de hermano, sencillez devota,
Buenaventura.

Lo que Francisco nos mostró en su vida,
claro prodigio de la gracia oculta,
tú nos lo enseñas como ciencia alta,
Buenaventura.

Único libro de tu ciencia y nuestra,
Cristo, Dios hombre, en una Cruz injusta;
haz que sepamos estudiarlo amantes,
Buenaventura.

Antes y ahora, con firmeza santa,
nos vas guiando por la clara ruta
de la belleza y del amor supremos,
Buenaventura.

¡Gloria a Dios Padre, al Hijo y al Espíritu,
Amor, Belleza, Vida trina y una,
que nos invita a compartir su eterna
buena ventura! Amén.



15 de julio de 2018, Domingo XV del Tiempo Ordinario. Entrada dedicada a san Buenaventura, en este día aniversario de su fallecimiento.

viernes, 13 de julio de 2018

Prefacio propio de santa Teresa de los Andes



 
La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo celebra cada 13 de julio la "memoria obligatoria" de santa Teresa de Jesús de los Andes, virgen, que en Chile tiene el rango litúrgico de "fiesta". Este es el Prefacio propio:

 
PREFACIO

V. 
El Señor esté con ustedes.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, nuestro Señor.

Porque Él, Maestro Divino y modelo de perfección,
atrajo amorosamente desde su más tierna infancia
a santa Teresa (de Jesús de los Andes),
para hacerla partícipe de la verdad del Evangelio,
que ocultas a los sabios y prudentes
y revelas a los pequeños del Reino.

Ella, consagrada a la vida de oración
en favor de la Iglesia,
te ofreció un eximio sacrificio de alabanza
y fue testimonio vivo de las riquezas de tu Hijo
y del gozo del Espíritu Santo.

Por eso, como los ángeles te cantan en el Cielo,
así nosotros en la Tierra te aclamamos
diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...


13 de julio de 2018, para los carmelitas, memoria obligatoria (en Chile, fiesta) de santa Teresa de Jesús de los Andes, virgen. Entrada dedicada a ella.

martes, 10 de julio de 2018

Santa Verónica Giuliani, virgen: himnos litúrgicos

 


Cada 10 de julio la Familia Franciscana celebra la "memoria obligatoria" de la virgen santa Verónica Giuliani. (Es "fiesta" para la Orden de los Frailes Menores Capuchinos y para las Clarisas Capuchinas). Los siguientes son los himnos propios de la Liturgia de las Horas:


Laudes

Arde en la Iglesia Verónica,
con aquel fuego encendido
que de la Brasa divina
trajera en su Carne Cristo.

Mujer del inmenso amor
en alma y cuerpo sentido,
mujer para el padecer,
viviendo el amor sufrido.

Toda para ser esposa,
sola para Cristo vivo,
corazón para mirarle,
cuerpo para el sacrificio.

En el baño de sus Llagas
su Esposo la ha sumergido,
en la alta luz del secreto
le ha dado el divino anillo.

Gozo, esperanza y dolor
con los hombres compartidos,
cual quieta madre, Verónica
padece donde está Cristo.

Señor de amor silencioso,
Rey de vírgenes querido,
para Ti el aroma santo
de tu huerto florecido. Amén.

 

Vísperas

Cual florecilla temprana
cortada por su Señor,
fue Verónica elegida,
marcada de redención.

Hoy su silencio son voces,
su humildad, cantos de gloria,
las heridas de sus llagas,
sólo de Cristo victoria.

Nunca la tarde y ocaso
dejó luz tan esplendente,
pues fue misterio en su vida
cada marca de su frente.

Gracias sean dadas al Padre
y a Jesús Crucificado
y al Espíritu de Vida,
Don generoso en sus santos. Amén.


10 de julio de 2018, para la Familia Franciscana, memoria obligatoria; (para las ramas femenina y masculina de los capuchinos, fiesta) de santa Verónica Guliani, virgen. Entrada dedicada a ella.

lunes, 9 de julio de 2018

Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá: himno litúrgico



 


Cada 9 de julio Colombia celebra la fiesta de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, su santa patrona. Para las laudes existe un himno litúrgico propio, aprobado por la Santa Sede y por la Conferencia Episcopal de ese país. Los himnos del Oficio y de Vísperas están tomados del Común de la Santísima Virgen:


Laudes: Reina y Madre Colombia

Reina y Madre de Colombia,
te corona nuestro amor;
Virgen santa del Rosario,
protege al pueblo y nación.

El santuario provinciano
redunda en gracia y piedad,
es centro de romerías
centro de culto filial.

Dichos la tierra amada
que goza de tu favor;
irradia, Madre, en tus hijos
de tu imagen el fulgor.

Concurre el fiel a tu templo
para ofrecer su oblación;
por campos y valles se oyen
sus cánticos y oración.

Gloria a Ti, Jesús, nacido
de la Madre virginal;
al Espíritu y al Padre
se rinda gloria inmortal. Amén.



9 de julio de 2018, en Colombia, fiesta de la Virgen de Chiquinquirá, Patrona de la República. Entrada dedicada a ella.

martes, 3 de julio de 2018

Santo Tomás, apóstol: himno litúrgico


 
 
 
La versión latina de la Liturgia Horarum ofrece el himno litúrgico Qui luce splendens, para las laudes de la fiesta del apóstol santo Tomás, que el Calendario Romano universal ha fijado para el 3 de julio. La siguiente es la traducción al español:
 
 
Oh, Tomás, que resplandeces 
entre los Apóstoles con gloria sublime: 
acoge benignamente el himno de alabanza 
que cantamos en tu honor:
 
La caridad de Cristo depara 
un trono en el Cielo para ti, que, 
por amor, estabas dispuesto 
a morir por tu Maestro.
 
Al oír lo que refieren tus hermanos, 
afligido por el cariño, 
quieres cerciorarte hasta ver 
y palpar las Llagas de Jesús.
 
¡Qué gozo al contemplar al Señor, 
compadecido de ti, cuando ya creyente, 
Lo llamas tu Dios y Lo adoras 
con toda la fuerza de tu corazón!
 
Y ya que por ti se aviva la fe 
de los que no hemos visto, 
acrecienta el fervor 
de los que su Amor buscamos.
 
Sea para Cristo, toda la gloria, y que, 
por intercesión de Santo Tomás, 
los que caminamos en la fe, podamos algún día 
contemplar al Señor para siempre. Amén.
 
 
3 de julio de 2018, fiesta de santo Tomás, apóstol. Entrada dedicada a él.

jueves, 28 de junio de 2018

Santos Pedro y Pablo, apóstoles: himnos litúrgicos




La Iglesia universal celebra cada 29 de junio la "solemnidad" de los santos Pedro y Pablo, apóstoles. Estos son los himnos litúrgicos propios:


I vísperas

La eterna luz que alumbra el santo triunfo
de estos dos Príncipes de los apóstoles
es la misma que muestra en este día
el rumbo de los astros a los hombres.

Hoy llegan a la gloria estos benditos
Padres de Roma y jueces de los pueblos;
el Maestro del mundo, por la espada,
y, por la cruz, el celestial Portero.

Dichosa tú, que fuiste consagrada,
oh, Roma, con la sangre de estos Príncipes,
y que, vestida con la regia púrpura,
excedes en nobleza a cuanto existe.

Honra, poder y sempiterna gloria
sean al Padre, al Hijo y al Espíritu,
que en unidad gobiernan toda cosa,
por infinitos e infinitos siglos. Amén.

O bien: (otra versión del mismo himno precedente)

La hermosa luz de eternidad inunda
con fulgores divinos este día,
que presenció la muerte de estos Príncipes
y al pecador abrió el camino de la vida.

Hoy lleváis la corona de la gloria,
Padres de Roma y Jueces de los pueblos:
el Maestro del mundo, por la espada;
y, por la cruz, el celestial Portero.


Dichosa tú que fuiste ennoblecida,
oh, Roma, con la sangre de estos Príncipes,
y que, vestida con tan regia púrpura,
excedes en nobleza a cuanto existe.

Honra, poder y sempiterna gloria
sean al Padre, al Hijo y al Espíritu,
que en unidad gobiernan toda cosa
por infinitos e infinitos siglos. Amén.


Oficio de lectura

Pedro, roca; Pablo, espada.
Pedro, la red en las manos;
Pablo, tajante palabra.
Pedro, llaves; Pablo, andanzas.
Y un trotar por los caminos
con cansancio en las pisadas.

Cristo tras los dos andaba:
a uno lo tumbó en Damasco,
y al otro lo hirió con lágrimas.
Roma se vistió de gracia:
crucificada la roca,
y la espada muerta a espada. Amén.


Laudes

Cuando el gallo, tres veces
negaste a tu Maestro;
y él tres veces te dijo:
«¿Me amas más que éstos?»

Se te puso muy triste
tu llanto y tu silencio:
pero la Voz te habló
de apacentar corderos.

Tu pecado quemante
se convirtió en incendio,
y abriste tus dos brazos
al madero sangriento.

La cabeza hacia abajo
y el corazón al cielo:
porque, cuando aquel gallo,
negaste a tu Maestro. Amén.


II vísperas

San Pedro y san Pablo, unidos
por un martirio de amor,
en la fe comprometidos,
llevadnos hasta el Señor.

El Señor te dijo: «Simón, tú eres Piedra,
sobre este cimiento fundaré mi Iglesia:
la roca perenne, la nave ligera.  
No podrá el infierno jamás contra ella.
Te daré las llaves para abrir la puerta . »
Vicario de Cristo, timón de la Iglesia.

Pablo, tu palabra, como una saeta,
llevó el Evangelio por toda la tierra.
Doctor de las gentes, vas sembrando Iglesias;
leemos tus Cartas en las asambleas,
y siempre de Cristo nos hablas en ellas;
la Cruz es tu gloria, tu vida y tu ciencia.

San Pedro y san Pablo: en la Roma eterna
quedasteis sembrados cual trigo en la tierra;
sobre los sepulcros, espigas, cosechas,
con riego de sangre plantasteis la Iglesia.

San Pedro y san Pablo, columnas señeras,
testigos de Cristo y de sus promesas.


28 de junio de 2018, I Vísperas de la solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo. Entrada dedicada a ellos.

martes, 26 de junio de 2018

San Josemaría Escrivá de Balaguer, presbítero: himnos litúrgicos


                         


La Prelatura del Opus Dei celebra cada 26 de junio la solemnidad de san Josemaría Escrivá de Balaguer, presbítero. Estos son los signos litúrgicos propios:


Oficio de lectura

Josemaría fue maestro, rector, padre nutricio,
guía, docto pastor y sacerdote,
a quien tú, oh, Cristo, infundiste
una íntima visión de luz.

Que serían los hombres y las mujeres de Dios
quienes te ayudarían a elevar la Cruz
en la cumbre del mundo; y así Cristo triunfador
atraería a Sí todas las cosas.

Llamados desde la eternidad,
antes ya de la constitución del mundo,
haznos otros cristos, sal, fermento, luz
en las encrucijadas del mundo.

Sal que preserve de la corrupción,
luz que ilumina los corazones de los hombres,
vivo fermento
que lleve el Pan vivo a todos los trabajos.

Sólo a ti, Dios eterno,
Padre, Hijo con el Espíritu Santo,
el sumo homenaje de gloria y alabanza,
ahora y por siempre. Amén


Laudes

Alabemos al Santo que nos mostró los caminos,
nos abrió paso y facilitó el ingreso
a la vida escondida en Cristo,
a la contemplación en medio del fragor del mundo.

Mientras buscamos el Rostro manso del Señor,
que pasa en medio de las calles,
él, que es el modelo,
nos esculpe con trazos divinos.

Esto es imagen del eterno diálogo,
la prenda de la intimidad divina,
de la que el Santo, lleno de gozo,
disfruta en el cielo para siempre.

Entonemos con el corazón rebosante de alegría
la alabanza a la gloria de la Santa Trinidad,
que ha otorgado a san Josemaría
la corona de los bienaventurados. Amén.


Vísperas

Tú nos mostraste el sendero de lo ordinario
para imitar el ejemplo de Cristo,
transmitiéndonos, obedientes a la Luz,
aquella luz que claramente viste.

Con una vida silenciosa y sin espectáculo,
desempeñaste el ministerio sacerdotal,
predicando la ley de Dios
con humildad.

La Virgen María te amparó siempre,
venerada Madre del Amor hermoso,
Esclava del Señor, asiento de la Sabiduría
y esperanza nuestra.

Ruega por nosotros, oh, Virgen santa,
bendita Madre de Dios,
Tú que preparas y conservas en nuestra vida
un camino seguro.

Elevemos nuestro rostro al Dios Trino,
mientras Lo adoramos con alma piadosa,
y alabemos juntos al Espíritu Santo,
con el Padre y el Hijo. Amén


26 de junio de 2018, para la Prelatura Personal del Opus Dei, solemnidad de san Josemaría Escrivá de Balaguer, presbítero. Entrada dedicada a él.