Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 7 de enero de 2013

Guión: Bautismo del Señor *




Introducción

Hermanos,  celebramos la fiesta del Bautismo del Señor, con que se concluye el tiempo navideño. (Junto con la Epifanía y con el Milagro de las Bodas de Caná, la festividad de hoy es considerada “otra manifestación de Dios a los hombres” (1)). Se trata de una “teofanía” peculiar, por su “carácter trinitario”.
En el río Jordán, contemplamos el misterio del único Dios en Tres Personas: el Padre que da testimonio, el Hijo bautizado por Juan, y el Espíritu Santo que desciende sobre Jesús.
En esta Eucaristía, junto a Juan Bautista, el santo Precursor, seamos “testigos espirituales” del Bautismo de Jesús, que es anticipo de nuestro propio bautismo, por el que hemos llegado a ser hijos de Dios.

El celebrante principal puede emplear el Saludo litúrgico propio de Navidad. No hay que olvidar que la fiesta del Bautismo del Señor se incluye en este tiempo concluyéndolo.
 

Aspersión

El rito de la Aspersión puede suplir al Acto penitencial. Para los lugares en donde se opte por aquél, ofrecemos la siguiente introducción de carácter laudatorio, que destaca la importancia del agua en el orden natural y en el espiritual:

“Alabado seas, Señor, por tu criatura, el agua. Por la Virtud del Espíritu (2)  y el contacto de tu Hijo en el Jordán, seguidos de su mandato de “bautizar a todas las naciones” (3), hiciste de aquélla el elemento vital no sólo de nuestros cuerpos, sino también de nuestras almas. Que al ser rociados con ella en esta Fiesta del Bautismo de Jesús, se acreciente no sólo nuestra gratitud hacia Ti, sino también el deseo de servirte fielmente”.

Se canta o recita el Himno Gloria in excelsis


Liturgia de la Palabra

Las dos lecturas y el salmo, en los ciclos B y C pueden tomarse del ciclo A (4). (El Evangelio siempre debe corresponderse con el ciclo en curso, de acuerdo con la distribución tradicional).

Única introducción (puede emplearse en cualquiera de los tres ciclos)

Ciclo A: Is. 42, 1-4. 6-7; Hech. 10, 34-38; Mt. 3, 13-17. Ciclo B: Is. 55, 1-11; I Jn. 5, 1-9; Mc. 1, 7-11. Ciclo C: Is. 40, 1-5. 9-11; Tit. 2, 11-14_3, 4-7; Lc. 3, 15-16. 21-22. 

Que el Espíritu  Santo, que fecunda las aguas que deben dar vida a las almas (5), predisponga nuestro corazón para acoger la Palabra de Dios, interpretar el mensaje de salvación, y vivir plenamente nuestro compromiso bautismal.

Alelluia

Antes de la proclamación del Evangelio, y destacando la teofanía trinitaria a la que éste hace alusión, se puede invitar a los fieles a cantar el Aleluya, con la siguiente exhortación, también de tono laudatorio:

“En loor de la eterna Trinidad, que Se manifestó en el Bautismo del Señor, cantemos ahora Aleluya (6), aclamando a Jesucristo, presente en la Divina Palabra”.

Luego de la homilía, puede suplir al Credo la Renovación de las promesas bautismales (7).


Oración de los fieles

R. Te lo pedimos por Jesús, tu Predilecto (8)

O bien:

R. Por el Bautismo de Cristo, misterio de luz, óyenos, Padre (9)

-Por la Iglesia, enviada a bautizar a todos los pueblos en el Nombre de la Santa Trinidad (10). Oremos.

 -Por Su Santidad N, elegido por el Espíritu Santo para regir la Iglesia en este momento crucial de nuestra historia. Oremos.

-Por los catecúmenos, amados de la Iglesia, futuros hijos de Dios por el bautismo. Oremos.

-Por los hermanos que mueren sin el bautismo de la Nueva Alianza, y por los niños no nacidos. Oremos. 

-Por la perseverancia de quienes, también hoy, son llamados al testimonio supremo del martirio, “bautismo de sangre”. Oremos.

O bien: (adaptación de la liturgia papal de la fiesta del Bautismo del Señor de 2017)

Hermanos y hermanas, elevemos al Padre, origen y fuente de la vida, nuestras súplicas por las necesidades del mundo:

R. Escúchanos, Señor.

-Por el Papa N y por todos los pastores del pueblo santo de Dios: el Señor haga eficaz la predicación del Evangelio en el corazón de aquellos que aún no conocen a Jesucristo. R.

-Por las familias, pequeñas iglesias domésticas: el Señor reavive en ellas la gracia sacramental del matrimonio y les dé la capacidad de educar a los hijos en la fe. R.

-Por los niños que este año recibirán el don del bautismo: el Señor los ayude a caminar en novedad de vida y a testimoniar al mundo la verdad. R.

-Por los niños que sufren: el Señor suscite siempre hombres y mujeres capaces de inclinarse hacia ellos con caridad incansable y esperanza tenaz. R.

-Por nosotros, reunidos en torno al altar en esta fiesta del Bautismo de Jesús: el Señor nos haga conscientes de su fiel presencia y nos custodie como hijos suyos que somos con el poder invencible de su amor. R.

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Padre de inmensa gloria, Tú has consagrado con la fuerza del Espíritu Santo a tu Verbo hecho hombre, y Lo has establecido como Luz del mundo y Alianza de paz para todos los pueblos, concede a quienes hoy celebramos su Bautismo en el Jordán, vivir como fieles imitadores de tu Hijo predilecto, en Quien tu amor se complace. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén."


Ofertorio

En el Ofertorio de hoy, queremos presentar junto al pan y al vino, las dificultades diarias que enfrentamos quienes deseamos ser fieles a nuestros compromisos bautismales (nuestros temores e inquietudes, nuestros pecados de acción u omisión).

El celebrante principal canta o recita el Prefacio propio: De Baptismate Domini.


Comunión

Señor, con el salmista Te decimos: “Estamos pendientes de Ti; esperamos que nos des de comer” (11). Tu generosidad es infinita, pues, “abres las manos, y quedamos saciados” (12)  del Pan de lo alto.


Despedida

Que las palabras del Padre Eterno, que nos manda a escuchar a su Hijo amado en Quien se complace, jamás dejen de resonar en nuestro corazón..


Notas

1. Cf. Segunda Introducción de la Solemnidad de Epifanía (Guión publicado en una entrada de este blog).
2. Cf. Gén. 1, 2b.
3. Cf. Mt. 28, 19.
4. Es lo que ocurre con las lecturas de las Misas dominicales de Cuaresma.
5. Cf. Secuencia Sancti Spiritus, para la Solemnidad de Pentecostés. Finales del siglo IX. Del Liber hymnorum, de Saint-Gall, atribuida a Notker. (Cf. Cuadernos Phase, n. 146, “La secuencia”, pág. 61).
6. Ib. Secuencia Cantemus cuncti, p. 70.
7. Es oportuno realizar este Rito, procurando instruir a los fieles sobre la relación entre el Bautismo que recibió Jesús, no instituido por Él y provisorio, y el de la Nueva Alianza, sí instituido por Él como sacramento de la filiación divina, y, por lo tanto,  definitivo.
8. Cf. Lc. 3, 22.
9. Cf. Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae, de Juan Pablo II, n. 21.
10. Cf. Mt. 28, 19.
11. Cf. Sal. 104 (103), 27.
12. Cf. Sal. 104 (103), 28.

7 de enero de 2013, memoria facultativa de San Raimundo de Peñafort, presbítero.
(Última actualización de la entrada: 07/01/17, cuatro años después de su publicación).
*Fuente principal: Jesucristo y el Don de Sí mismo. Guiones para las celebraciones litúrgicas. Editorial Guadalupe.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario