Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

miércoles, 11 de febrero de 2015

Misas de la Virgen XXVIII (Tiempo Ordinario X): "El Inmaculado Corazón de la Virgen María"



Misal: Textos bíblicos y eucológicos (en negro); rúbricas: rojo.
Guion: marrón.
Comentario del blog: azul.

MISA COMPLETA, GUION Y COMENTARIO

El sábado posterior al segundo domingo después de Pentecostés (o, lo que es lo mismo, el sábado que sigue en un día a la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús), la liturgia romana celebra, con formulario propio, la memoria (desde hace unos años es obligatoria, por disposición de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos) del Inmaculado Corazón de la Virgen María. En los Propios de las Iglesias particulares y de los Institutos religiosos se hallan varias misas en memoria del Corazón de la Santísima Virgen, cada una de las cuales conmemora diversos aspectos de este Corazón. El formulario que aquí se propone proviene, en gran parte, del Proprium de la Congregación de los Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de la Santísima Virgen (cf. Annales Congregationis 52 [1976], pp. 363-365).
La expresión «Corazón de la Virgen» se ha de interpretar en sentido bíblico: designa la persona misma de Santa María Virgen; su «ser» íntimo y único; el centro y la fuente de su vida interior: del entendimiento, de la memoria, de la voluntad y del amor; la actitud indivisa con que amó a Dios y a los hermanos y se entregó intensamente a la obra de salvación del Hijo.
El formulario celebra la Misericordia de Dios, que, habiendo ofrecido a la Iglesia el Corazón de nuestro Señor Jesucristo como testimonio de su caridad, le ha dado también como objeto de contemplación el Corazón de Santa María Virgen, modelo del «nuevo corazón» del hombre de la «Nueva Alianza».
El Corazón de la Santísima Virgen, que, llena de fe y de amor, recibió al Verbo de Dios, es llamado en primer lugar «mansión del Verbo» (cf. Oración colecta), y también «santuario del Espíritu Santo» (Oración colecta, cf. LO 53) por la inhabitación continua en él del Espíritu Divino. Recibe los calificativos de "inmaculado" (Oración colecta), es decir, inmune de la mancha del pecado; "sabio" (Prefacio), porque la Santísima Virgen, comparando las profecías con los hechos, conservaba en él el recuerdo de las palabras y de las cosas relacionadas con el misterio de salvación (cf. Lc 2, 19. 51); "dócil" (Prefacio, cf. IR 3, 9), porque se sometió a los preceptos del Señor (cf. Lc 1, 48); "nuevo" (Prefacio), según la profecía de Ezequiel (cf. Ez 18, 31; 36,26), revestido de la novedad de la gracia merecida por Cristo (cf. Ef 4, 23-24); "humilde" (Prefacio), a imitación del Corazón de Cristo, que nos advierte: «Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón» (Mt 11,29); "sencillo" (Prefacio), esto es, libre de toda duplicidad e impregnado todo él del Espíritu de la verdad; "limpio" (Prefacio), o sea, capaz de ver a Dios, según la bienaventuranza del Señor (cf. Mt 5, 8); "firme" (Prefacio) en la aceptación de la voluntad de Dios, cuando, según la profecía de Simeón (cf. Lc 2, 35), se desató la persecución contra el Hijo (cf. Mt 2, 13) o cuando llegó el momento de su muerte (cf. Jn 19, 25); "dispuesto" (Prefacio), ya que, mientras Cristo dormía en el sepulcro, a imitación del corazón de la esposa del Cantar de los cantares (cf. Ct 5, 2), estuvo en vela esperando la Resurrección del Señor.

La prolífica adjetivación con que se caracteriza el Corazón de la Madre en este formulario, se hace eco de algunas de las principales virtudes de María, la más perfecta de las criaturas de Dios, la "obra maestra" del Creador.


Introducción

Heramanos: 
Solamente dos Corazones humanos laten en el Cielo. El de Jesús (al que la liturgia nos invitó a honrar ayer), y el de su Santísima Madre, elevada en cuerpo y alma a la gloria celestial. 
En esta Misa vamos a rendir culto al Inmaculado Corazón de María, sabiendo que siempre, las alabanzas a Nuestra Señora, tienen como fin último la adoración que solo debemos a Dios Trinidad, Creador del universo. Venerar, pues, el Corazón de María, es alabar al Señor y honrar a la misma persona de la Virgen, compendio infinito de virtudes. Esta actitud nos impulsa también a pedir a tan dulce Madre la gracia de imitarla cada día más en su fidelidad a la Palabra de Dios, en su amor incondicional hacia todos, y en su inefable humildad.

Antífona de entrada Si 24, 25

En mí está toda gracia de camino y de verdad, en mí toda esperanza de vida y de fuerza.

De las tres oraciones presidenciales (colecta, de ofrendas y después de la Comunión), solamente la Colecta hace mención explícita del Inmaculado Corazón de María; las otras dos, se refieren de modo general a esta memoria mariana.

Oración colecta

Señor, Dios nuestro, que hiciste del Inmaculado Corazón de María una mansión para tu Hijo y un santuario del Espíritu Santo, danos un corazón limpio y dócil, para que, sumisos siempre a tus mandatos, te amemos sobre todas las cosas y ayudemos a los hermanos en sus necesidades. Por nuestro Señor Jesucristo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura

En María, "bendita entre todas las mujeres de la Tierra", gloria y orgullo de las generaciones, se cumple definitivamente la profecía temporal hecha a Judit.

Lectura del libro de Judit 13, 17-20; 15, 9

En aquellos días, todos se quedaron asombrados y, postrándose en adoración a Dios, dijeron a una voz:
-«Bendito eres, Dios nuestro, que has aniquilado hoy a los enemigos de tu pueblo.»
Y Ozías dijo a Judit:
-«Que el Altísimo te bendiga, hija, más que a todas las mujeres de la tierra. Bendito el Señor, creador del cielo y tierra, que enderezó tu golpe contra la cabeza del general enemigo. Los que recuerden esta hazaña de Dios jamás perderán la confianza que tú inspiras. Que el Señor te engrandezca siempre y te dé prosperidad, porque no dudaste en exponer tu vida, ante la humillación de nuestra raza, sino que vengaste nuestra ruina, procediendo con rectitud en presencia de nuestro Dios.»
Todos aclamaron:
-« ¡Así sea, así sea!»
Cuando llegaron a su casa, todos a una voz la felicitaron:
-«Tú eres la gloria de Jerusalén, tú eres el honor de Israel, tú eres el orgullo de nuestra raza.»

Palabra de Dios.

Salmo responsorial Lc 1, 46-48a. 48b-49. 50-51. 52-53. 54-55 (R.: 49)

Del maternalmente tierno y siempre agradecido Corazón de María , brota este célebre cántico que hacemos nuestro a continuación.

R. El Poderoso ha hecho obras grandes por mí.

Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava. R.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo. R.

Y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.
Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón. R.

Derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos. R.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
-como lo había prometido a nuestros padres-
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre. R.


Aleluya

Dichosa eres, Virgen María, que llevaste al Hijo del eterno Padre.

Evangelio

Más que dichosa es María, la cual, porque creyó que se cumpliría lo que le fue anunciado por parte del Arcángel, fue la única hallada digna de llevar en su seno al Hijo del Eterno Padre.

Dichoso el vientre que te llevó

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas 11, 27-28.

En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba a las turbas, una mujer de entre el gentío levantó la voz diciendo:
— ¡Dichoso el vientre que te llevó y los pechos que te criaron! Pero él repuso:
— Mejor: ¡Dichosos los que escuchan la Palabra de Dios y la cumplen!

Palabra del Señor.


Oración de los fieles

R. En el Corazón de María, depositamos nuestras súplicas

-Que la Iglesia sea la principal defensora de los derechos de Dios y del hombre, en un mundo que, alejándose de los Mandamientos, quiere imponer sus propias reglas de juego. R.

-Que quienes rigen los destinos de los pueblos, lo hagan imitando la humildad de la Virgen. R.

-Que por intercesión de María, Virgo fidelis, aquellos cuyo corazón se ha endurecido, se acerquen a Dios mediante los sacramentos de la Iglesia. R.

-Que los enfermos hallen refugio y consuelo en el regazo de María, probada en el dolor con la espada del anuncio y de la consumación de la Pasión de su Hijo. R.

-Que cada uno de nosotros, despojándonos del hombre viejo, encontremos en el Corazón de María a Cristo, Señor y Salvador. R.


Ofertorio

Así como en el Corazón de María, altar viviente, hemos depositado nuestras súplicas, de la misma manera, en el altar material de este lugar sagrado, colocamos los dones de pan y vino, que serán para nosotros el mismo Cuerpo y Sangre que Cristo tomó de María.


Oración sobre las ofrendas

Mira, Señor, los dones que te presentamos en la memoria de la bienaventurada Virgen María, y concédenos guardar con fidelidad y meditar continuamente, siguiendo su ejemplo, las riquezas de la gracia de tu Hijo. Que vive y reina por los siglos de los siglos.


Prefacio

El Corazón de la Virgen María, Corazón del hombre de la nueva ley

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.

Porque diste a la Virgen María
un corazón sabio y dócil,
dispuesto siempre a agradarte;
un corazón nuevo y humilde,
para grabar en él la ley de la nueva Alianza;
un corazón sencillo y limpio,
que la hizo digna de concebir virginalmente a tu Hijo
y la capacitó para contemplarte eternamente;
un corazón firme y dispuesto
para soportar con fortaleza la espada de dolor
y esperar, llena de fe, la resurrección de su Hijo.

Por eso, unidos a los coros angélicos,
te aclamamos llenos de alegría:

Santo, Santo, Santo.


 Comunión

Desde el primer instante de su existencia, María acogió en su Imaculado Corazón a Aquel que, años después, por obra del Espíritu Divino, se formaría en su seno: nuestro Señor Jesucristo, cuyo Cuerpo y Sangre nos disponemos a recibir.

Antífona de comunión Lc 2, 19

María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.


Oración después de la comunión

Como partícipes de la redención eterna, te rogamos; Señor, que al celebrar la memoria de la Madre de tu Hijo nos gocemos en la abundancia de tu gracia y sintamos el aumento continuo de la salvación. 
Por Jesucristo nuestro Señor.

Despedida

 Al concluir la celebración, recitemos con devoción las conocidas jaculatorias que conocemos de toda la vida:
"Sagrado Corazón de Jesús, en Ti confío; haz mi corazón semejante al tuyo".
"Inmaculado Corazón de María, sé la salvación del alma mía". Amén.

11 de febrero, memoria litúrgica de Nuestra Señora de Lourdes. Entrada dedicada a ella.
Jornada Mundial del enfermo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario