Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

domingo, 1 de diciembre de 2013

Santa Misa de Primeras Comuniones: Guión y sugerencias litúrgicas




Las Primeras Comuniones se llevan a cabo cualquier día del año en que pueda celebrarse Misa, pues sólo dentro de ella han de realizarse. Es por esto que los días Viernes y Sábado santos, quedan exceptuados justamente porque en ellos no se celebra Misa.
Ahora bien, el hecho de que puedan celebrarse en cualquier día no significa que todos sean igualmente oportunos. Es conveniente elegir: la fiesta patronal de la iglesia propia o lugar; las solemnidades, en especial la del Cuerpo y la Sangre del Señor, o la de la Inmaculada Concepción de María, de acuerdo con la ya felizmente arraigada costumbre de los creyentes; las fiestas; o bien, alguno de los domingos de los tiempos extraordinarios o del tiempo ordinario.
Si se trata de días de feria puede elegirse el formulario de la Misa votiva de la Santísima Eucaristía, o el de la solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor. El formulario de la Misa de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote puede usarse como alternativa a la Misa votiva de la Eucaristía. Los ornamentos son siempre blancos.
Las lecturas se toman de los leccionarios correspondientes.
Si se trata de fiestas, solemnidades o domingos de tiempos extraordinarios, la Misa y las lecturas deben ser las propias del día. Los ornamentos son los que prescriba la liturgia para ese día. 
Si es un domingo ordinario, la segunda lectura puede reemplazarse por otra, de temática eucarística.
Los ornamentos, en este último caso, pueden ser verdes o blancos.

Hay que informar a los primeros comulgantes y a todos los que participen de esta Misa, que la Iglesia les concede una indulgencia plenaria, con las condiciones acostumbradas (Enchiridion indulgentiarum, concessio 8. 1, 1).


Ritos iniciales

Puede organizarse una procesión de entrada, de acuerdo con las rúbricas. Los niños que hacen su Primera Comunión pueden preceder a esta procesión, ingresando en dos filas. Alguno puede portar el turíbulo, si sabe usarlo; dos, cuatro o seis de los niños, sendos cirios; otro, la Cruz procesional.
Se realiza el Acto penitencial en cualquiera de sus tres formularios.
Se canta el himno Gloria in excelsis si no lo prohíben las rúbricas, como ocurriría, por ejemplo, en un domingo de Adviento o Cuaresma.

Introducción

Queridos hermanos:

Reunidos en torno al Altar de la Nueva Alianza, vamos a participar de la Santa Misa en la cual (estos niños) nuestros hermanos van a recibir por primera vez a Jesús Eucaristía.
La expresión "Primera Comunión" transmite con simpleza el deseo mismo de Cristo y de la Iglesia: Debe ser la primera entre muchas otras, pues el Señor desea ser nuestro Alimento para toda la vida.
En esta celebración vamos a dar gracias a Dios por el don de la Iglesia, la única que puede darnos el Pan del Cielo, y por el de la Santísima Virgen María, pues gracias a su "sí", hoy la Carne y la Sangre del Salvador del mundo, son para nosotros Alimento de Vida eterna.

Liturgia de la Palabra: Monición general

El Dios cercano y amoroso, Padre de nuestro Señor Jesucristo, sale a nuestro encuentro por medio de su Palabra viva y eficaz. Abramos nuestro corazón al mensaje de vida y esperanza.

Homilía.

Se canta o se reza el Credo si así lo prescriben las rúbricas (esto, es, si se trata de un domingo, de algun otro día de precepto, o de cualquier solemnidad).


Oración de los fieles

El celebrante introduce las preces con éstas u otras palabras semejantes:
 
En comunión con toda la Iglesia, elevemos a Dios la súplica confiada de los bautizados.

Respondemos:

R. Padre, danos siempre de este Pan.

O bien:

R. Padre, danos el Pan de Vida.

Estas preces poseen la sencilla estructura de las antiguas súplicas litúrgicas (Véase las del Viernes Santo, a modo de ejemplo). Se enuncia el tema de aquello que se va a pedir, se ora un breve momento en silencio, y se recoge la oración de todos en una sola petición. La enunciación del tema puede ser cantada o leída por alguien distinto del que a continuación realiza la petición concreta.

-Pidamos por la Santa Iglesia de Dios, que vive de la Eucaristía.
+Para que por la celebración del Santo Sacrificio del Altar haga presente a Cristo en toda la extensión de la Tierra. Oremos.

-Pidamos por el Santo Padre N, por nuestro obispo N, por nuestro párroco y por los demás pastores.
+Para que sean modelo de humildad, de fidelidad a Cristo y de amor a todos los hombres. Oremos.

-Pidamos por los que gobiernan las naciones.
+Para que trabajen por la paz y la concordia entre los pueblos. Oremos.

-Pidamos por estos niños que están por recibir a Jesús Eucaristía por primera vez.
+Para que alimentados con el Pan del Cielo y edificados por el testimonio de los hermanos en la fe, permanezcan en la comunión de la Iglesia. Oremos.

-Pidamos por los padres y catequistas.
+Para que con la ayuda de Dios y en coherencia de vida, asuman la plena responsabilidad del acompañamiento espiritual de estos niños. Oremos.

-Pidamos por nosotros, que somos la familia de Dios hoy aquí congregada.
+Para que alimentándonos de Jesús, Manjar celestial, resistamos las asechanzas del Maligno y avancemos seguros hacia la Patria Celestial. Oremos.


Liturgia de la Eucaristía

Puede usarse cualquiera de los Prefacios de la Santísima Eucaristía que figuran en el Misal Romano.
 

Ofertorio

Conviene que los padres y padrinos (de bautismo) de los niños, o bien, estos últimos, presenten las ofrendas.

Pan y vino. Nuestra pequeñez y nuestra pobreza. Y también lo bueno que hay en nosotros, pues del Señor lo hemos recibido. Todo esto se hace ofrenda que el Padre acepta complacido cuando su Hijo se entrega por todos en el Sacrificio del Altar.

Puede usarse cualquiera de las Plegarias Eucarísticas. Las que son inseparables de su Prefacio, se recitan con éste. Téngase en cuenta que las Plegarias Eucarísticas I, II, III, IV, y las I y II de las Misas con niños, poseen la intercesión propia para las Primeras Comuniones.


Comunión

Si el número de comulgantes fuere excesivo, conviene que el sacerdote dé lo Comunión a los niños y que, después, la distribuya a los demás; si es necesario, ayudado por ministros ordinarios (otros sacerdotes, diáconos o acólitos instituidos); o extraordinarios (miembros de la comunidad instituidos por el Obispo de forma permanente, o por el mismo sacerdote ad actum). 

La Iglesia ofrece ahora a estos niños lo más valioso que tiene: Jesús, el Pan Vivo bajado del Cielo.
Pidamos a Dios que nada manche la inocencia y la pureza de estos corazones que están por recibir al Rey de reyes.

La siguiente Oración de Comunión espiritual puede recitarse antes de que los primeros comulgantes se acerquen al sacerdote. Esto ayuda a que los parientes y amigos de los niños, si no están en condiciones de comulgar sacramentalmente, participen de modo espiritual en este momento central de la celebración.


Comunión espiritual

"Señor Jesús, Rey del amor y de la paz, creo con todo el corazón que estás presente en la Eucaristía. Como no puedo recibirte en este Sacramento, ven espiritualmente a mi alma, pues sólo en Ti pongo mi esperanza. Amén".

 
Bendición final

Se puede usar la Bendición solemne de la festividad o del tiempo litúrgico extraordinario, si es el caso, o bien, la del tiempo ordinario.
También puede optarse por una de las Oraciones sobre el pueblo.


Despedida

Alimentados con el Pan celestial e iluminados por el Espíritu Santo, vayamos al mundo como testigos del amor de Dios.

1° de diciembre de 2013, Domingo I de Adviento.
Inicio del Año litúrgico.
450° aniversario de la Clausura del Concilio de Trento. 


18 comentarios:

  1. exelente¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ lo voy a usar gracias

    ResponderEliminar
  2. gracias muy lindo algo nuevo .... GRACIASSS!!

    ResponderEliminar
  3. muy lindo !!!!!!!!!!!! gracias !!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, está muy encajado en la Liturgia.

      Eliminar
  4. Complacida por contar con esta ayuda. Gracias-

    ResponderEliminar
  5. Complacida en poder contar con esta ayuda. Es maravillosa la página. Gracias-

    ResponderEliminar
  6. me ayudó mucho,muy original y entendible,tengamos en cuenta que en estas celebraciones(Pras. comuniones)suele asistir gente que no acostumbra ir semanalmente a misa por eso hay que crearles un interes para que quieran volver a participar,muchas gracias

    ResponderEliminar
  7. muchas gracias,me ayudó muchisimo

    ResponderEliminar
  8. Gracias por la ayuda.... Dios los bendiga

    ResponderEliminar
  9. Es una buena guía...gracias.

    ResponderEliminar
  10. Gracias es un buen material que Dios bendiga POR ayudarnos con esta excelente pagina
    Bendiciones para todos por esta gran labor que hacen.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por tu comentario, hermana. Me alienta a seguir adelante en esta humilde labor al servicio de Cristo y de su santa Iglesia.
    Los santos apóstoles Simón y Judas Tadeo te concedan la perseverancia de la fe, en este día de su festividad.

    ResponderEliminar
  12. Muchísimas gracias, es precisamente lo que buscaba. Es hermoso.

    ResponderEliminar
  13. Muy buen material y de mucha ayuda para el Equipo de Liturgia. Una gran parte lo vamos a utilizar en la misa de mañana, en Asuncion (Paraguay)

    ResponderEliminar
  14. Tengo una duda, ¿en qué momento se debe encender el cirio de los niños que realizan su primera comunión? ¿solo en la profesión de fe o en otro momento también?

    ResponderEliminar
  15. El encendido del cirio no es algo que prevea la liturgia para esta Misa. No obstante, bien puede adoptarse, como en la Vigilia pascual, si se renuevan las promesas bautismales en ese mismo momento, o bien, en lugar de ellas, cuando se cante o rece el Credo en cualquiera de sus dos formas aprobadas.
    Otra idea puede ser que sean encendidos y entregados a los niños luego de la "Oración después de la Comunión", si estos primeros comulgantes realizan una plegaria de consagración a Jesucristo o a su Santísima Madre.

    Que vivas intensamente este santo Adviento, en que nos preparamos para la bendita Navidad.

    ResponderEliminar
  16. Gracias, me inspiró y ordenó para armar el guión.

    ResponderEliminar