Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 12 de diciembre de 2014

Misas de la Virgen XXIV (Tiempo Ordinario VI): "La Virgen María, Trono de la Sabiduría"




Misal: Textos bíblicos y eucológicos (en negro); rúbricas: rojo.
Guion: marrón.
Comentario del blog: azul.

MISA COMPLETA, GUION Y COMENTARIO

En las Misas de Santa María, que es Madre de la Sabiduría de Dios encarnada, ya desde el siglo X se leen con frecuencia las «epístolas sapienciales» -tomadas principalmente del Eclesiástico y del libro de los Proverbios (cf. OLM 707, 5. 6)-, en las cuales la Iglesia, al escuchar ante todo la voz de la Sabiduría eterna, percibe también las palabras de la Santísima Virgen, ya que en estos textos, según la opinión corriente en los escritores de la Edad Media, la Sabiduría de Dios habla en cierto modo como «personalización» de la Virgen ..
Desde el siglo XII, en las Laudes y Letanías marianas, se atribuyen a la Santísima Virgen algunos títulos que ponen de relieve su vinculación con la Sabiduría eterna: Madre de la Sabiduría, Fuente de la Sabiduría, Casa de la Sabiduría, Trono de la Sabiduría, entre los que prevaleció sobre todo el de Trono de la Sabiduría.
Con este título se venera a la Santísima Virgen, incluso con culto litúrgico, en algunas Iglesias particulares, en universidades, en Institutos religiosos, entre los que destaca la Compañía de María, fundada por San Luis Grignion de Monfort (+ 1716). El formulario de la Misa, a excepción del Prefacio, proviene del Proprium missarum de la Compañía de María Montfortiana.
Con el título de «Trono de la Sabiduría» se celebra al mismo tiempo la función maternal de Santa María Virgen, su dignidad real y su eximia sabiduría y prudencia en las cosas divinas:
- la función maternal, porque en virtud del misterio de la Encarnación reside en el purísimo seno de la Virgen Madre la Sabiduría del Padre;
- la dignidad real, porque el Niño que se sienta en las rodillas de la Madre es el Rey mesiánico que «se llamará Hijo del Altísimo», al que «el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin» (Lc 1, 32-33; cf. Is 9,6-7); el Rey al que acuden los Sabios desde lejanas tierras y que, al encontrarlo con la Madre, lo adoran ofreciéndole regalos regios (cf. Mt 2, 1-12);
- la sabiduría y prudencia, porque Santa María aparece en el Evangelio como la «Virgen sabia» que ha escogido la parte mejor (cf. Lc 10, 42) y la «Maestra de la verdad» que entrega a la Iglesia los hechos y palabras de salvación conservados en su Corazón (cf. Lc 2, 19. 51): «Oh, Madre sapientísima, la única digna de un Hijo semejante -escribe san Bruno de Asti (+ 1123)-, que meditaba todas estas palabras en su corazón y nos las conservaba, guardándolas en su memoria, para que después, al enseñarlas, narrarlas y anunciarlas, fuesen puestas por escrito, proclamadas en todo el mundo y anunciadas a todas las naciones» (Commentaria in Lucam, parte 1, capítulo 11: PL 165, 355).

Introducción

La liturgia de esta Misa que vamos a celebrar nos invita a contemplar a María invocada como Sedes Sapientiae (Sede o Trono de la Sabiduría). Ella, al engendrar en su seno castísimo al Jesucristo, que es la Sabiduría eterna e increada, es considerada con razón la primera "Sede" o "Trono" en que esta Sabiduría, segunda Persona de la Trinidad, ha querido "asentarse" en esta Tierra. Trono augusto y soberano, cátedra viviente desde la que el Dios Maestro ha impartido sus primeras enseñanzas a la humanidad.
Desde que nació en nuestra carne, el Señor ha querido ocupar otros "tronos" como el pesebre, la Cruz, y este Altar eucarístico, que recapitula todos los anteriores.

Antífona de entrada

Dichosa eres, santa María, Virgen sabia, que mereciste llevar en tu seno la Palabra de la verdad; dichosa eres, Virgen prudente, que has elegido la parte mejor.

Oración colecta

Cristo, Sabiduría y Palabra es Maestro y Señor de todos los pueblos; lo es en  la eternidad, desde que fuera engendrado por su Padre; y en el tiempo,  desde su Concepción en el seno de María.

Padre santo, Dios eterno, que quisiste poner el trono real de tu Sabiduría en santa María virgen, ilumina a tu Iglesia con la luz de la Palabra de vida, para que resplandezca con la fuerza de la verdad y alcance gozosa el pleno conocimiento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

O bien:

Soberbia y humildad. Son los atributos por excelencia del Maligno y de María, respectivamente. La Virgen fiel, en atención a que iba a ser el Trono de la Divina Sabiduría, es preservada de toda mancha desde el primer instante de su Concepción.

Dios sapientísimo, para levantar al hombre hundido por el pecado, hiciste de santa María Virgen el trono de tu Sabiduría; concédenos, por su intercesión, desechar la soberbia y servirte con entera humildad. Por nuestro Señor Jesucristo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura

Jesucristo es la Sabiduría nunca creada sino eternamente engendrada por el Padre Celestial. Y María es el Trono más sagrado que Él haya podido escoger en esta Tierra.

María, trono de la sabiduría

Lectura del libro de los Proverbios 8, 22-31.

Esto dice la Sabiduría de Dios:
El Señor me estableció al principio de sus tareas,
al comienzo de sus obras antiquísimas.
En un tiempo remotísimo fui formada,
antes de comenzar la tierra.
Antes de los abismos fui engendrada,
antes de los manantiales de las aguas.
Todavía no estaban aplomado s los montes,
antes de las montañas fui engendrada.
No había hecho aún la tierra y la hierba,
ni los primeros terrones del orbe.
Cuando colocaba los cielos, allí estaba yo;
cuando trazaba la bóveda sobre la faz del Abismo;
cuando sujetaba el cielo en la altura,
y fijaba las fuentes abismales.
Cuando ponía un límite al mar:
y las aguas no traspasaban sus mandatos;
cuando asentaba los cimientos de la tierra,
yo estaba junto a él, como aprendiz,
yo era su encanto cotidiano,
todo el tiempo jugaba en su presencia:
jugaba con la bola de la tierra,
gozaba con los hijos de los hombres.

Palabra de Dios.

O bien:

Por Cristo, Sabiduría y Palabra de Dios, son creadas todas las cosas.

Lectura del libro del Eclesiástico 24, 1. 3-4. 8-12. 19-21

La sabiduría se alaba a sí misma,
se gloría en medio de su pueblo,
abre la boca en la asamblea del Altísimo
y se gloría delante de sus Potestades.
Yo salí de la boca del Altísimo
como primogénita de todas las criaturas.
Yo hice amanecer en el cielo una luz sin ocaso
y como niebla cubrí la tierra;
habité en el cielo
con mi trono sobre columna de nubes.
El Creador estableció mi morada:
— Habita en Jacob, sea Israel tu heredad.
Desde el principio, antes de los siglos, me creó,
y no cesaré jamás.
En la santa morada, en su presencia, ofrecí culto
y en Sión me estableció;
en la ciudad escogida me hizo descansar,
en Jerusalén reside mi poder.
Eché raíces en un pueblo glorioso,
en la porción del Señor, en su heredad.
Venid a mí los que me amáis,
y saciaos de mis frutos;
mi nombre es más dulce que la miel,
y mi herencia mejor que los panales.
El que me come tendrá más hambre,
el que me bebe tendrá más sed.
El que me escucha no fracasará,
el que me pone en práctica no pecará.
el que me honra poseerá la vida eterna.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial Sal 147, 12-13. 14-15. 19-20 (R.: Jn 1, 14)

R. La Palabra se hizo carne, y acampó entre nosotros.

Glorifica al Señor, Jerusalén,
alaba a tu Dios, Sión:
que ha reforzado los cerrojos de tus puertas
y ha bendecido a tus hijos dentro de ti. R.

Ha puesto paz en tus fronteras,
te sacia con flor de harina;
él envía su mensaje a la tierra
y su palabra corre veloz. R.

Anuncia su palabra a Jacob,
sus decretos y mandatos a Israel;
con ninguna nación obró así
ni les dio a conocer sus mandatos. R.

Aleluya

¡Oh, dichosa Virgen, que diste a luz al Señor; oh, dichoso trono de Sabiduría, que avivas en nosotros el Espíritu de tu Hijo Jesucristo!


Evangelio

No solamente el casto seno de la Virgen sino también su maternal regazo fueron el Trono precioso del Rey de reyes.

Entraron en la casa y vieron al niño con María, su madre

+ Lectura del santo evangelio según san Mateo 2, 1-12

Jesús nació en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes.
Entonces, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
–«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo.»
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó, y todo Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenía que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
–«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
"Y tú, Belén, tierra de Judea,
no eres ni mucho menos la última
de las ciudades de Judea,
pues de ti saldrá un jefe
que será el pastor de mi pueblo Israel."»
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
–«Id y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo.»
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se marcharon a su tierra por otro camino.

Palabra del Señor.

O bien:

(Monición como arriba, en la lectura alternativa).

Conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas 2, 15b-19.

En aquel tiempo, los pastores se decían unos a otros:
— Vamos derechos a Belén a ver eso que ha pasado y que nos ha comunicado el Señor.
Fueron corriendo y encontraron a María y a José y al niño acostado en el pesebre. Al verlo, les contaron lo que les habían dicho de aquel niño.
Todos los que lo oían se admiraban de lo que decían los pastores. Y María conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón.

Palabra del Señor.

O bien:

Así como María de Betania, hermana de Marta y de Lázaro, "escogió la mejor parte" que es la adoración contemplativa del Mesías esperado, la Virgen María, elegida por Dios desde la eternidad, dijo sí a la voluntad divina y acogió en su seno al Autor del universo.

+ Lectura del santo Evangelio según san Lucas 10, 38-42.

En aquel tiempo, entró Jesús en una aldea, y una mujer llamada Marta lo recibió en su casa.
Ésta tenía una hermana llamada María, que, sentada a los pies del Señor, escuchaba su palabra.
Y Marta se multiplicaba para dar abasto con el servicio; hasta que se paró y dijo:
— Señor, ¿no te importa que mi hermana me haya dejado sola con el servicio? Dile que me eche una mano.
Pero el Señor le contestó:
— Marta, Marta: andas inquieta y nerviosa con tantas cosas: sólo una es necesaria. María ha escogido la parte mejor, y no se la quitarán.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

R. Rezamos con María, Sedes Sapientiae, (Sede de la Sabiduría).

-Por la unidad e incolumidad de la Santa Iglesia de Dios...R.

-Por la salud e intenciones de nuestro Santo Padre para este mes de N...R.

-Por la humildad de los que detentan cualquier tipo de poder o autoridad...R. 

-Por una fraternal atención de los enfermos mentales...R.

-Por una cálida acogida de los exiliados...R.

-Por el respeto y la valoración de los ancianos...R.

-Por el agradecido reconocimiento hacia aquellos que se dedican a enseñar...R.


Ofertorio

Con la sencillez de María, humilde servidora del Señor, llevamos el pan y el vino al Altar, trono sacrosanto del Rey eucarístico.

Oración sobre las ofrendas

Santifica, Señor, con el poder de tu Espíritu, los dones que te presentamos, y, por intercesión de la gloriosa Virgen María, prepara en nosotros una digna morada para tu Sabiduría. Por Jesucristo, nuestro Señor.


Prefacio

La Sabiduría ha levantado su morada en las purísimas entrañas de María

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.
V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.
V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, nuestro Señor.

Porque llevaste a cabo con inmensa bondad
el designio de nuestra redención preparado antes de los siglos,
en la bienaventurada Virgen María.
Al llegar la plenitud de los tiempos
la Sabiduría divina levantó su morada
en las purísimas entrañas de la Virgen;
y el Creador de la historia
nació en el tiempo como nuevo Adán,
para dar muerte en nosotros al hombre viejo
y comunicarnos una vida nueva.

Por eso,
con todos los ángeles y los santos
te cantamos el himno de alabanza
diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...

Comunión

Pidiendo a Dios el fervor de María, que adoraba en su seno al Hijo del Eterno Padre, acerquémonos como comensales a la Mesa del Pan de Vida y del Vino de salvación.

Antífona de comunión Pr 9, 5. 6b

Venid a comer de mi pan y a beber el vino que he mezclado; seguid el camino de la prudencia.

Oración después de la comunión

Por este santo sacrificio te pedimos, Señor, que infundas en nosotros la luz de la sabiduría que inundó maravillosamente a la Virgen Madre, para que te conozcamos en verdad, y te amemos fielmente. Por Jesucristo nuestro Señor.

Despedida

Iluminados por María, Virgen sapientísima y prudentísima, reavivemos nuestra fe y vayamos como antorchas vivientes en un mundo sediento de verdaderos testigos.


12 de diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, patrona y emperatriz de América. (Entrada dedicada a ella).



No hay comentarios:

Publicar un comentario