Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


jueves, 24 de agosto de 2017

San Felipe Benicio, presbítero: himnos litúrgicos




La Orden de los Siervos de María celebra cada 23 de agosto la "fiesta" de san Felipe Benicio, presbítero, y le dedica los siguientes himnos en la Liturgia de las Horas propia:


Oficio de lectura

¿Cómo narrar, san Felipe,
tu vida y tus milagros?
Hoy los Siervos de María
te ofrecen devotos cantos.

La medicina es tu sueño
y te empeñas estudiando,
deseas sanar enfermos
cual médico destacado.

Al soplo del Espíritu
vas en tu barca bogando,
y en la iglesia de los Siervos
hallas el puerto anhelado.

En clara y serena visión,
como en estupendo cuadro,
la Virgen se te aparece
en un majestuoso carro.

«Súbete», una voz te dice,
mientras miras extasiado:
luego caes en la cuenta
de que la Orden es aquel carro.

Por sencillez resplandeces
y eliges ser solo hermano:
ahora reinas con Cristo
porque te has humillado.

Alabemos a Dios Padre,
ya su enviado, Jesucristo,
y al Espíritu Paráclito,
por los siglos de los siglos. Amén.


Laudes

Cual escondido sol a medianoche,
la luz ocultas de tu ciencia excelsa:
tu candelero es la Orden, y en él brillas,
padre y profeta.

Sanas los hondos surcos de la lepra,
y, por María, vuelves al sendero
a dos mujeres que por pan y ropa
venden el cuerpo.

Siembras la paz, cosechas conversiones,
forjas arados triturando espadas,
y con el fuego del amor doblegas
hierro y lanzas.

Tu muerte es sello y suma de tu vida:
humilde mueres, pobre y escondido.
Ahora brillas cual lucero eterno,
siervo de Cristo.

Gloria a Dios Padre, Creador del mundo,
y a Jesucristo, su Unigénito Hijo,
y al Santo Espíritu, abogado nuestro,
hoy y por los siglos. Amén.


Vísperas

Enséñanos la virtud del servicio,
que en tu solar creció como palmera,
porque solo servir fue tu ejercicio
con fraterno amor y humildad sincera,
como la cera del cirio encendido
en humilde servicio consumida,
para gritar rojo calor florido
y cantar, dará luz amanecida.

San Felipe, tu viaje ha terminado,
con María llegas a feliz puerto:
cielo toca quien por ella es guiado
por los senderos de este mundo incierto.

Alabemos a Dios Trino: al Padre,
y al Hijo, y al Espíritu , por Benicio
que brilla cual modelo de servicio al hermano,
al hombre, a la Virgen Madre. Amén.


24 de agosto, fiesta de san Bartolomé, apóstol.
IV Centenario de la muerte terrena de santa Rosa de Lima, virgen. Patrona de América Latina. Entrada dedicada a ellos y a san Ezequiel Moreno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario