Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 17 de septiembre de 2017

Estigmatización de san Francisco de Asís: himnos litúrgicos




La Familia franciscana celebra cada 17 de septiembre la "fiesta" de la Impresión de las llagas a "nuestro Padre san Francisco", como dulcemente lo llaman. Estos son los himnos litúrgicos propios:


Oficio de lectura

I
 
Con la primera luz de la alborada

sale Francisco, fervoroso, al monte;
cuando el sol ilumina el horizonte
se abisma en la oración.

Y es tan hondo su amor a Jesucristo,
que anhela transformarse en el que ama,
y se convierte en ardorosa llama
de intensa compasión.

Serafín él también, aunque en la carne,
contempla al Serafín crucificado.
Todo su ser, dichoso y angustiado,
se concentra en amor.

Con los ojos brillantes como estrellas,
el alma en vilo, bebe la dulzura,
mientras se imprimen en su carne pura
las Llagas del Señor.

Francisco, fiel amor, padre y maestro,
alcánzanos saber morir al mundo
y vivir para Aquel que, en lo profundo,
te selló con su Cruz.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu,
gloria a la Santa Trinidad Divina
que nos sella, transforma e ilumina
con su sagrada luz. Amén.

O bien:

II

Dios como a su espejo os trata,

Francisco; que gusta Dios
de ver retratado en vos
el mismo amor que Lo mata.

Tan bien a Dios retratáis,
que el mismo Dios parecéis,
aunque en la Cruz excedéis;
que en Él os crucificáis.

Dios sus heridas retrata
en vos, porque gusta Dios
de ver retratado en vos
el mismo amor que Lo mata.

Es de Dios tanto el amor,
aunque en sí te considere,
que tener espejo quiere
para que Le haga mayor.

Y como tanto retrata
el vuestro, santo, al de Dios,
gusta de mirar en vos
el mismo amor que Lo mata.

Gloria al Padre y al Hijo 
y al Espíritu Santo
por los siglos de los siglos. Amén.


Laudes

I

Venid, que en el monte Alvernia,

como a Moisés en la zarza
que ardía sin consumirse,
Dios por Francisco nos habla.

Cristo en la Cruz es su vida.
Francisco en su amor se abrasa.
Que si «el Amor no es amado»
Francisco por todos ama.

Un serafín presuroso,
con dardos que amor inflama,
en su pecho, pies y manos
hace florecer las llagas.

Cinco señales divinas
llevan de Cristo la marca.
Nuevo lenguaje de amor
que Dios por Francisco habla.

Un sol en fulgor temprano
hoy desveló la mañana.
Cuerpo de Cristo es Francisco,
Cristo de Francisco es alma.

Francisco en gozo se inmola
con el dolor de sus lágrimas.
Dolor y gozo son siempre
testimonio de quien ama.

Gloria al amor de Dios Padre
que por su Hijo nos salva.
Gloria al Espíritu Santo
que por Francisco nos llama. Amén.
 
O bien:

II

En la cumbre de La Verna

se han dado Cita de amor
el siervo con su Señor,
unidos en Pascua eterna.

Del cielo el Señor venía,
Hijo de Dios humanado,
tenía el Cuerpo llagado
y el Rostro resplandecía.

¡Oh, Jesús, el más hermoso
entre los hijos de Adán,
libres tus lazos están,
para el abrazo de esposo!

Y Francisco se ha quedado
de gracia y amor transido;
por Cristo se encuentra herido
en manos, pies y costado.

La Regla ved ya cumplida
en el monte de la Alianza;
amor que la sangre alcanza
es de Aquel que da la vida.

Gloria a Ti, Cristo benigno,
en el precioso Madero;
para el gozo verdadero
guárdanos bajo tu signo. Amén.


Vísperas

I

Lo ha tocado el Señor;

mirad palma con palma,
manos de dos amigos
en una cruz clavadas.

Hermano de los hombres
y aun de las bestias bravas,
hermano de Jesús
que en Sí todo lo hermana.

¡Oh, cuánto el corazón
contempla, gime y ama!
iCuán alto en la montaña,
cuán cerca en la llamada!

La norma, el Evangelio;
su vida, las pisadas
de aquel Jesús que quiso
pisar donde mi planta.

Francisco, el de las calles
por él enamoradas…,
Francisco, a quien el mundo
hoy alza su esperanza.

¡Loado, mi Señor,
por tan cercana gracia:
por el humilde hermano
marcado con tus Llagas! Amén.

O bien:

II

Por esas cinco roturas

mostráis el brocado fino,
que tejió con penas duras
Cristo en su Cuerpo divino;
con que el mundo a decir vino,
pues que tal ropa traéis,
que Dios se parece a vos
y vos a Dios parecéis.

Con que más claro mostráis
que andáis muy enamorado;
pues la librea lleváis
que es propia de nuestro Amado;
y estáis en Él transformado,
tanto, que decir podéis
que Dios se parece a vos
y vos a Dios parecéis.

Rompieron la ropa a Dios
unos hombres inhumanos;
mas, Francisco, Dios a vos
os la rompió con sus manos:
Francisco, ¿qué más queréis?
Que Dios se parece a vos
y vos a Dios parecéis.

Por tan singular merced
por todos a Dios rogad,
a todos favoreced,
a todo el mundo ayudad,
que con gran facilidad,
Francisco, hacerlo podéis,
que Dios se parece a vos
y vos a Dios parecéis. Amén.


17 de septiembre de 2017, domingo XXIV del Tiempo Ordinario.
Para los franciscanos, este año no tiene lugar la fiesta de la Estigmtización de san Francisco. Entrada dedicada a él..

No hay comentarios:

Publicar un comentario