Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


lunes, 15 de octubre de 2018

Prefacios propios de Santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia




La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo celebra cada 15 de octubre la "solemnidad" de santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia, (en el Calendario universal es "memoria obligatoria"), y ha compuesto en su honor los siguientes Prefacios:


PREFACIO

Para la solemnidad:


V.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
proclamar, Señor, tus maravillas
en la perfección de tus santos
y cantar tus misericordias
con santa Teresa, nuestra madre,
al celebrar hoy su solemnidad.

Porque tú eres el Dios vivo y verdadero
que en tu infinita bondad y sabiduría
llenas con tu presencia todas tus criaturas
y has puesto en nuestro corazón
la morada de tu gracia.


Has revelado el misterio de tu inmenso amor
en la humanidad de Jesucristo, tu Hijo;
tú nos lo has dado como compañero 

en nuestras flaquezas, maestro de la verdad,
modelo de nuestro trato filial contigo,
amigo fiel y esposo de las almas,
manantial inagotable de la santidad de tu Iglesia.

A Él cantan los cielos y la tierra,
los ángeles y los arcángeles,
proclamando sin cesar:

Santo, Santo, Santo...


 

Prefacios para el Triduo

Primer día:


V.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
 


En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la conmemoración
de santa Teresa, nuestra madre.

Porque con la abundancia de tu Espíritu
la enriqueciste de cualidades humanas y de gracias divinas
para trabajar con su oración y sus obras,
unida íntimamente a Cristo, su Esposo y Maestro,
por la Iglesia, una, santa y católica.

Tú le otorgaste también
el carisma de la sabiduría de los santos
para ser en tu Pueblo maestra de oración
y fundadora de la nueva familia del Carmelo.

Por eso,
unidos a los coros angélicos,
te aclamamos llenos de alegría...


Santo, Santo, Santo...

Segundo día:

V.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
 


En verdad es justo darte gracias,
y deber nuestro alabarte, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
pero especialmente en este día
en que celebramos la memoria
de santa Teresa de Jesús, nuestra madre.

Porque ella,
llagada por el fuego de tu amor
y deseosa de comunicar
las mercedes que hacías en su vida,
comparó nuestra alma con un castillo,
todo de un diamante o muy claro cristal,
adonde hay muchos aposentos,
así como en el cielo hay muchas moradas
y en la mitad de todas ellas está la principal,
que es adonde pasan las cosas
de mucho secreto, que quieres regalar al alma.

Por eso, Padre,
por escoger la pequeñez de nuestra alma
como lugar de tu morada,
te damos gracias,
y unidos a los ángeles y los santos,
cantamos a una voz
el himno de tu gloria...



Santo, Santo, Santo...
 

Tercer día:

V.
El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.
 


En verdad es justo y necesario, 
es nuestro deber y salvación 
darte gracias siempre y en todo lugar, 
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, 
por Cristo, Señor nuestro.

Porque al celebrar hoy la memoria
de santa Teresa de Jesús, nuestra madre,
nos sacias con el agua inagotable de tu amor
que prometiste a la samaritana
y que se convierte dentro de nosotros
en un surtidor de agua
que salta hasta la vida eterna.

Por eso,
con todos los ángeles y los santos,
te alabamos proclamando sin cesar:

Santo, Santo, Santo...

14 de octubre de 2017, I vísperas del domingo XXVIII del Tiempo Ordinario.
Para los carmelitas, I vísperas de la solemnidad de santa Teresa de Jesús, virgen y doctora de la Iglesia. Entrada dedicada a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario