Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 1 de octubre de 2017

Santa Teresita del Niño Jesús, virgen y doctora de la Iglesia: himnos litúrgicos




La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo celebra cada 1° de octubre la "fiesta" de santa Teresita del Niño Jesús, virgen y doctora de la Iglesia, y canta en su honor los siguientes himnos litúrgicos:


Oficio de lectura

Tras las espinas, las rosas;
tras las rosas, las espinas.
Y un corazón de divinas
transparencias amorosas.

En la sencillez las cosas
toman altura de cielo,
florecen en luz y en vuelo
de granazón de trigales.

¡Dios esparcido a raudales
en tanto afán y desvelo!
Teresa, fiel miniatura
de Dios, fragancia encendida,
lámpara frágil y herida,
sencilla y divina hechura,
en nuestra larga andadura,
lluévenos tu claridad.

Si el amor es santidad
y si amor dolor se llama,
escucha la voz que clama,
desde su limpia humildad. Amén


Laudes

Aromar nuestra tierra en la fragancia
de Dios, en una lluvia florecida,
regresarnos al sueño de la infancia,
niños de Dios, y el alma estremecida:

Fue tu anhelo, Teresa. Entre los brazos
del Padre Dios subir hasta el asombro
y la miel de su amor y sus abrazos,
niños sobre la curva de su hombro.

En abandono audaz y en confianza,
en pequeñez tan alta de estatura,
que el corazón alcance la esperanza
de lograr del amor la misma altura.

Niños de Dios, nuestra humildad ansía
la lluvia celestial de tus rosales.
Haz que una nueva primavera ría
en la reseca piel de lo eriales. Amén.


Vísperas

Confines de la tierra, mares, islas remotas,
oscuras selvas vírgenes, a Teresa cantad.
Ella alentó en su espíritu un vuelo de gaviotas
por abrir en las almas surcos de claridad.

Teresa, mensajera herida, alanceada
por amorosos dardos de fuegos misionales.
Abeja sigilosa que en soledad dorada
labra en su celda oculta dulcísimos panales.

Corazón navegado por el amor y roto
como cántaro leve, desbordado de luz.
Enamorada ola hacia arenal ignoto
entre noches oscuras y caminos de cruz.

Arroyo en avenida, afluente del cielo.
Entre Dios y los hombres, vuelo partido en dos.
Samaritana ardiente, sedienta del anhelo
del agua de las almas para la sed de Dios. Amén.


1° de octubre de 2017, domingo XXVI del -Tiempo Ordinario.
Entrada dedicada a santa Teresita del Niño Jesús en el 120° aniversario de su muerte terrena.


No hay comentarios:

Publicar un comentario