Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

jueves, 20 de julio de 2017

San Elías, profeta: himnos litúrgicos




La Orden carmelita cada 20 de julio celebra la "fiesta" del santo profeta Elías, al que llama con razón "padre suyo". En ese mismo día el elogio del santo figura en el Martirologio Romano. Estos son los himnos propios de la Liturgia de las Horas:


Oficio de lectura

Era un incendio rojo la cumbre del Carmelo
cuando Elías lanzaba su voz hacia la altura.
Por sus ojos de llama se derrumbaba el cielo,
y el celo del Señor se hizo quemadura.

Profetas de Baal han rezado al Profeta,
y el fuego de Yahvé ha acudido a su grito.
Su espíritu vibraba con brillo de saeta
y aprisionó el torrente del poder infinito.

Y vino el fuego hiriente y abrasó piedra y agua,
holocausto y altar. Precipitó los vientos
del celo y de la ira. Era una ardiente fragua
el pecho del Profeta de encendidos alientos.

La espada vengadora tomó vigor de arquero.
Una pasión de sangre empurpuró la cumbre.
El torrente Cisón era un ascua de acero
y su suelo manaba una fuente de lumbre.

Batió sus alas negras en vuelo la venganza
y se cernió su sombra de muerte en el desierto.
Inmensos arenales de odio, en donde avanza
un Profeta sin alma por un camino incierto.

Y descendió el consuelo. La angélica presencia
le confortó en su ruta hasta Horeb. Tembloroso,
supo de Dios que se hizo gozosa transparencia
en un silbo del aire delgado y amoroso. Amén.


Laudes

Profeta de la llama y de la altura,
testigo del Dios vivo y transparente,
que hace brotar una agua de ternura
y un huracán de fuego incandescente.

Sobre la cima del Carmelo, ilesa
sube en brisa y cristal la nubecilla.
se abre una lluvia fértil de promesa
y se esboza una Rosa sin mancilla.

Y adora Elías el azul vestigio
de una Virgen y Madre. De la bruma
del poderoso mar subió el prodigio
hecho maternidad desde la espuma.

Por el rostro de fuego del Profeta
cruzó un viento de sueño y profecía.
La llanura del mar, amarga y quieta,
alumbró el limpio gozo de María. Amén.


Vísperas

El Tabor y el Carmelo. Dos cimas de blancura
Para el hombre de Dios, temblor contemplativo
Que congregó en la noche abismal de su altura
La presencia encendida, gozosa del Dios vivo.
La cima del Carmelo supo su fuego ardiente,
Su palabra de llama, su voz de lejanía.
La esperanza cruzaba su aire levemente
En un azul milagro de nube y profecía.

Testigo de la gloria y el amor inefable,
En triunfal estallido de hermosura y de nieve.
El Tabor atesora toda la luz amable
De un cielo desbordado que sobre el suelo llueve.

Y atónito contempla Elías la belleza
De un Dios que transfigura su carne redentora.
Ciego de luz y nieve, él tuvo la certeza
De un sol esplendoroso que vislumbró en
La Aurora. Amén.


20 de julio de 2017, para los carmelitas, "fiesta" de san Elías, profeta. Entrada dedicada a él.


Imagen relacionada

Prefacio propio del Santo Profeta Elías


 

La Orden carmelita cada 20 de julio celebra la "fiesta" del santo profeta Elías, al que llama con razón "padre suyo". Un elogio del santo figura en el Martirologio Romano ese mismo día. Este es el Prefacio propio del Misal carmelitano:


PREFACIO 

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.  

En verdad es justo y necesario, 

es nuestro deber y salvación 
darte gracias siempre y en todo lugar, 
Señor, Padre Santo, por Jesucristo nuestro Señor. 

Tú has querido elegir y suscitar profetas 
que enseñasen a Israel, tu pueblo, 
a confesarte como el Dios vivo y verdadero,
y lo fuesen llevando con la esperanza de salvación. 

Entre ellos, honraste con tu amistad divina 
al profeta Elías, para ser defensor de tu gloria 
y heraldo de tu omnipotencia y de tu amor. 

Tú premiaste su deseo de caminar siempre 
en tu presencia al elegirlo testigo de la Transfiguración, 
dándole el gozo cumplido de contemplar 
la faz resplandeciente del Rostro de Cristo. 

Por eso, como los ángeles 
te cantan en el Cielo, 
así nosotros en la Tierra 
te aclamamos diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo...



20 de julio de 2017, para los carmelitas, "fiesta" del profeta Elías. Entrada dedicada a él.


martes, 18 de julio de 2017

Guion: Domingo XVI del Tiempo Ordinario


                                        


Ciclo A

Introducción

Desde que Cristo aseguró que estaría con  nosotros hasta el final de los tiempos, ha cumplido esta promesa en cada etapa de la historia de la humanidad y en la de cada ser humano en particular. Y nunca la presencia suya es más manifiesta que en el marco de la celebración de la Misa, sobre todo la dominical, en la que recibimos las gracias necesarias para vivir nuestra fe.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Sab. 12, 13. 16-19

El poder y la fuerza del Señor se manifiestan, ante todo, en el amor y la fidelidad a sus hijos, que por ello, somos depositarios de una "feliz esperanza".

Segunda lectura: Rom. 8, 26-27

El Espíritu Santo es el Divino Artífice de la oración que realizamos los creyentes. Él es Dios mismo, y a la vez, Eterno Diálogo de Amor entre el Padre y el Hijo.

Evangelio: Mt.13, 24-43

El trigo y la cizaña; el grano de mostaza y la levadura. Por medio de sencillas parábolas Jesús nos instruye acerca del misterio del Reino de Dios y de la responsabilidad que cada cristiano tiene de contribuir a su plena realización.


Oración de los fieles

Las siguientes preces están tomadas del Misal agustiniano (formulario general II):

A Dios, nuestro Padre, Dador de todos los bienes, pidamos humildemente por nuestras necesidades y las de todos los hombres.

Respondemos: Señor, escucha y ten piedad.

-Por la Iglesia de Dios, Cuerpo Místico de Cristo, para que sea para todos los hombres del mundo sacramento de salvación. Roguemos al Señor.

Señor, escucha y ten piedad.

-Para que cesen las guerras, se apague el odio, se acabe el terrorismo y todo genero de violencia, y los pueblos puedan vivir en concordia y paz. Roguemos al Señor.

Señor, escucha y ten piedad.

-Por los enfermos y por cuantos sufren por cualquier causa, para que el Señor les conceda lo que más les convenga y sean testimonio del Cristo amor que se entregó por nosotros en la Cruz. Roguemos al Señor.

Señor, escucha y ten piedad.

-Por cuantos estamos reunidos celebrando la fe, para que la Eucaristía que compartimos nos una cada día más y seamos testimonio de la unidad que Cristo quiso. Roguemos al Señor.

Señor, escucha y ten piedad.

-Por cuantos han sido llamados a la Casa del Padre, para que gocen por siempre, junto con los santos, de su presencia permanente. Roguemos al Señor.

Señor, escucha y ten piedad.

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:


"Nos sontengan siempre, oh, Padre, la fuerza y la paciencia de tu amor, y que fructifique en nosotros tu Palabra, semilla y levadura de la Iglesia, para que se reavive la esperanza de ver crecer a la humanidad nueva que el Señor a su Retorno hará resplandecer como el sol en tu Reino. Él que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".


Ofertorio

El Banquete eucarístico, que los hermanos reunidos preparamos con el pan y el vino, es anticipo de la profecía que hemos escuchado en el salmo de hoy:

"Todas las naciones que has creado vendrán a postrarse ante Ti y glorificarán tu Nombre, Señor".

O bien:

El Señor nos revela su Rostro en cada acontecimiento de nuestra vida, pero más cuando se hace Eucaristía del pan y el vino que son fruto del trabajo humano.

 
Comunión

El Alimento euarístico de la Carne y la Sangre del Señor, nutre nuestra alma, nos protege de todo peligro, nos fortalece para que podamos obtener el sustento para nuestros cuerpos, y nos compromete a proveer a las necesidades de los hermanos. Estos son los efectos de la auténtica comunión sacramental.


Despedida

Dios "es el único que hace maravillas", nos recordaba el salmista. 
Pidamos al Señor que realice en nosotros la maravilla de una conversión radical para que actuemos como verdaderos hijos suyos.


18 de julio de 2017, martes de la semana XV del Tiempo Ordinario.

domingo, 16 de julio de 2017

Nuestra Señora del Carmen: himnos litúrgicos




La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, cada 16 de julio, celebra la "solemnidad" de la Santísima Virgen bajo esta misma advocación (en el Calendario universal es "memoria facultativa"), y ha compuesto para la Liturgia de las Horas los siguientes himnos:


I Vísperas

Blanca flor del Carmelo,
vid en racimo,
celeste claridad,
puro prodigio
al ser, a una,
Madre de Dios y Virgen:
¡Virgen fecunda!
Madre, que florecida
del Enmanuel,
atesoras intacta
la doncellez;
estrella, guía
de los rumbos del mar,
sénos propicia.
Vástago de Jesé,
vara profética
que el Hijo del Altísimo
das en cosecha;
Madre, consiente
que vivamos contigo
ahora y siempre.
Azucena que brotas
inmaculada
y te yergues señera
entre las zarzas;
devuelve, Virgen,
nuestra frágil arcilla
a su alto origen.
Ponnos, nueva Judit,
para la lucha,
tu santo Escapulario
como armadura;
con tu vestido
cantaremos victoria
del enemigo.
Bajo noches oscuras
navega el alma;
enciende tú los rayos
de la esperanza,
y sé el lucero
que lleve nuestra nave,
segura al puerto.
Señora, desde siempre
los carmelitas
nos tenemos por hijos
de tu familia,
y confiamos
que un día nos acojas
en tu regazo.
María, puerta y llave
del paraíso,
queremos desatarnos
y estar con Cristo;
si tú nos abres,
reinaremos allí
con tu Hijo, ¡Madre! Amén.


Oficio de lectura

Virgen alta, en los arcos del céfiro estrellada,
dilatando tus haces al fondo del estuario,
el escollo y la noche presos en tu mirada
y abierto entre tus brazos el santo Escapulario.

Te vio Elías furtiva salir de entre las ondas
y te alabó en la huella que sin ruido subía.
Te vio crecer en ramas de tempestad y en frondas
y en frutos milagrosos de tenue lejanía.

¡Oh, Reina de los mares! ¡Oh, del valle caído
lucero y esperanza contra el batir del viento!
Ábrenos donde sube sin fin nuestro gemido.
Rómpenos los cristales del alto firmamento.

Nos hiere el infinito con su potente lanza,
en el mar derramamos lágrimas y cantares.
No nos dejes, ¡oh, tú!, por quien la luz se alcanza,
y guíanos al puerto, ¡oh, Reina de los mares! Amén.

 

Laudes

El barco del Carmelo reza y canta,
al hacerse a la mar del nuevo día,
y en su mástil por vela se levanta
el santo Escapulario de María.

Corre, copo de lana bien tejido.
Vete al ancho camino de las gentes.
Ilumina la noche del olvido
y recoge el cansancio de las frentes.

Toca el pecho de acero de los barcos.
Cruza el recto camino de las balas.
Sube al negro confín y abre los arcos
de la gracia divina con tus alas.

Estamos en la ruta; la esperanza
tiñéndonos los ojos va delante,
el corazón cantando lo que alcanza,
y la noche ha perdido su semblante. Amén.


II Vísperas


Oh, Madre de la Luz, Señora de los mares,
Estrella a quien invoca nuestro esfuerzo rendido,
puebla tú nuestros ojos de luces y cantares,
acalla nuestro grito en tu amor redimido.

Lluvia dulce y fecunda de nubes de promesa
transfigurando savias y trigos de sequía,
mantén entre tus manos nuestra esperanza ilesa
y enjuga nuestro llanto, vid en flor, oh, María.

Privilegia a tus hijos con tu limpia mirada,
y alcancen nuestros ojos tu distancia de vuelo.
Estrella de los mares, lumbre intacta, empapada
de llanto y sal amargos. ¡Señora del Carmelo! Amén.


16 de julio de 2017, domingo XV "durante el año".
Para la Orden carmelita, "solemnidad" de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo. Entrada dedicada a ella.


sábado, 15 de julio de 2017

Virgen del Carmen: Secuencia




La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, cada 16 de julio, celebra la "solemnidad" de la Santísima Virgen bajo esta misma advocación (en el Calendario universal es "memoria facultativa"), y en este día canta la siguiente "Secuencia" en su honor. Se llama Flos carmeli y se le atribuye a san Simón Stock, que recibió de la misma Virgen el privilegio del Escapulario en 1251:

Flor del Carmelo, viña florida, 
esplendor del cielo, Virgen fecunda y singular. 
Madre tierna, intacta de hombre, 
muéstrate propicia con los carmelitas 
¡Estrella del mar!

Raíz de Jesé que has germinado una Flor 
[Jesús], permítenos estar siempre cerca de ti. 
Lirio que creces entre las espinas, 
consérvanos puros, a nosotros 
que somos tan débiles.

En las dudas danos consejos prudentes, 
en las adversidades danos tu consuelo. 
Tú que eres la armadura fuerte del que lucha, 
cuando la guerra enfurece, 
danos la defensa de tu Escapulario.

Dulce Madre, Virgen purísima, 
muéstrate propicia a los cristianos, 
Estrella del Mar. 
Puerta y llave del paraíso, 
Madre haz que alcancemos 
el lugar donde estás coronada de gloria. 
Amén. Aleluya.


15 de julio de 2017, para los carmelitas, I vísperas de la solemnidad de la Virgen del Carmen. Entrada dedicada a ella.


Prefacio propio de la Virgen del Carmen




La Orden de la Bienaventurada Virgen María del Monte Carmelo, cada 16 de julio, celebra la "solemnidad" de la Santísima Virgen bajo esta misma advocación (en el Calendario universal es "memoria facultativa"), y ha compuesto para la ocasión el siguiente Prefacio:


PREFACIO 

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario. 

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
en la solemnidad de la Bienaventurada y siempre Virgen María.
Unida íntimamente al misterio de Cristo,
no cesa de ser Madre de nuevos hijos en la Iglesia
y con su ejemplo los guía
a seguir el camino de la caridad perfecta.

Ella, con su afecto maternal
y el encanto de sus virtudes,
ha suscitado en la Iglesia a la Orden del Carmelo
y le ha dado en el Escapulario un signo de su protección.

Ella es el modelo de la vida consagrada al servicio de Cristo,
en la contemplación de la Palabra 
y en la entrega generosa a los hermanos.

Por este don inmenso de tu amor, 
te damos gracias
y proclamamos tus grandezas 
cantando con los ángeles.

Santo, Santo, Santo...


7 de julio de 2017, primer día de la novena a la Virgen del Carmen. Entrada dedicada a ella.
(Última actualización de la entrada: 15/07/17).

viernes, 14 de julio de 2017

San Camilo de Lelis, presbítero: himnos litúrgicos


Resultado de imagen para san camilo

Los Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos, celebran a su santo fundador Camilo de Lelis, presbítero, cada 14 de julio, con el grado litúrgico de "solemnidad", (para el Calendario universal es "memoria libre"), y en la liturgia propia, le dedicanlos siguientes himnos:


I Vísperas

Jesús, premio y corona
de tus siervos fieles,
glorifica tu nombre.

Concede a tu Iglesia,
que venera a san Camilo de Lelis,
la victoria sobre el mal.

Siguiendo tus huellas
en el camino de la Cruz,
él agradó a Dios Padre.

Sabio y vigilante,
anunció el Evangelio
con palabras y obras.

Desde la Ciudad de los santos,
donde reina glorioso,
nos guíe y nos proteja.

Alabanza a Ti, Cristo,
al Padre y al Espíritu,
por los siglos de los siglos. Amén.


Oficio de lecturas

Unámonos, hermanos,
con corazón puro y ardiente,
a la festiva alabanza
de la Iglesia de Cristo.

En este día sagrado
la caridad divina
asocia a Camilo
al Reino de los santos.

La Llama del Espíritu
ha impreso en su corazón
el sello indeleble
del Amor de Dios.

Él es modelo y guía
de aquellos que sirven
a los miembros sufrientes
del Cuerpo del Señor.

Dulce amigo de los pobres,
intercede por nosotros;
sostén nuestros pasos
en el camino del amor.

Para Ti la alabanza, oh, Cristo,
Imagen del Padre,
que revelas en tus santos
la fuerza del Espíritu. Amén.


Laudes

Oh, Cristo, Verbo del Padre,
Rey glorioso entre los santos,
Luz y salvación del mundo,
en Ti creemos.

Alimento de vida y bebida,
bálsamo, vestimenta, morada,
fuerza, refugio, consuelo,
en Ti esperamos.

Ilumina con tu Espíritu
la oscura noche del mal;
orienta nuestro camino
hacia el encuentro del Padre. Amén.


II Vísperas

(Como en las I Vísperas). 


14 de julio  de 2017, para los Clérigos Regulares Ministros de los Enfermos, "solemnidad" de su santo fundador, Camilo de Lelis, presbítero. Entrada dedicada a él.