Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

viernes, 27 de enero de 2017

San Antonio María Pucci, presbítero: himnos litúrgicos




La Orden de los Siervos de María celebra cada 12 de enero al santo párroco Antonio María Pucci. Dicha celebración tiene el grado lirúrgico de "fiesta". Estos son los himnos litúrgicos propios, los cuales trazan un interesante perfil de su figura, no tan conocida fuera de los Servitas:


Oficio de lectura

HIMNO

Con júbilo los Siervos de María
a san Antonio cubran de alabanzas;
hoy es el día en que el Amor corona
su sed en llamas.

De méritos colmado, el paraíso
con el precio del llanto herido paga,
y en las praderas de María
sacia su hambre nostálgica.

Tu que subes al Gólgota cantando
y bebes sed como se bebe el agua,
óyenos, siervo entre los Siervos,
óyenos, tú, senda y lámpara.

Como después de la angustia
del vuelo, se posa el trino en la mecida rama,
vamos a ella tras tus huellas húmedas
de rojas lágrimas.

Por María, camino a Dios-
Camino-, subes a Cristo
y por Jesús -Escala-,
al Padre en cuyo Amor culmina,
fúlgida, la meta exacta.

Astro más que los astros del empíreo,
brillas nocturno y en bajar te exaltas.
No, no te abaten zarzas ni Gólgota,
si ella te aguarda.

Coronemos a Cristo, el Rey de reyes,
con la corona azul de la plegaria
y al Padre y al Espíritu
entonemos nuestra alabanza. Amén.


Laudes

HIMNO

Cuando sonríe el sol al nuevo día,
celebramos, Señor, con jubilosos cánticos
al santo fraile Antonio.

Escucha, Padre, de tus Siervos los himnos inflamados.
Imitando al Pastor de los pastores,
tiende al caído la bendita mano
y espera contra toda esperanza
redimirle del mal y liberarlo.

El amor al Amor arde en su pecho.
De su grey es camino y es cayado,
y en los hombros la oveja descarriada,
al redil la conduce entusiasmado.

Mira en el pobre al Pobre entre los pobres
y de la herida es el vino y es el bálsamo.
Si la misericordia lo reclama,
se desnuda vistiendo al desdichado.

Plasmar en cada niño a Cristo anhela
y en la ribera azul del mar toscano,
atiende a los enfermos que completan
la pasión de Jesús llanto tras llanto.

Cuando heridos los cuerpos se desploman
presos de peste, ¡oh, pueblo infortunado!
se entrega al moribundo como ofrenda
y le enseña a morir crucificado.

Como él, tender a ti cada momento,
¡oh, Señor Trino y Uno!, hoy anhelamos,
hasta que nuestra lengua estalle en himnos
por los siglos sin los siglos con los santos.
Amén

Vísperas

HIMNO

En los Siervos de María
hoy canta, festivo, el gozo;
porque en el cielo fulgura,
entre los astros, Antonio.

Amó a la Madre de Dios
con un amor más fervoroso,
entregándole la vida,
su corazón, su afecto todo.

Siervofiel de Jesucristo
-en el trabajo no hay ocio-,
para acrecentar su aprisco
y conquistar hijos pródigos.

Su amor libera a los presos
en los negros calabozos;
porque en ellos reine Cristo,
Príncipe de Paz en todos.

Por unir lo desunido,
convierte en amor el odio.
Siembra la paz en la guerra y
edifica en los escombros.

Hoy que en el Edén contemplas
nuestras lágrimas y gozos,
levántanos del abismo
y sé siempre con nosotros.

Gloria y laudes a Dios Padre
y al Hijo del mismo modo,
y al Paráclito tributen
la tierra y el cielo en coro. Amén


26 de enero de 2017, memoria litúrgica de los santos Tioteo y Tito, obispos. Entrada dedicada a ellos y a san antonio María Pucci.


Imagen relacionada

No hay comentarios:

Publicar un comentario