Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


viernes, 22 de junio de 2012

Guion: Domingo XIII del Tiempo Ordinario




Ciclo B
   

Introducción

"Cada Santa Misa tiene un valor infinito, inmenso, que nosotros no podemos comprender del todo: alegra a toda la corte celestial, alivia a las pobres Almas del Purgatorio, atrae sobre la tierra innumerables bendiciones, y da más gloria a Dios que todos los sufrimientos de los mártires juntos, que las penitencias de todos los santos, que todas las lágrimas por ellos derramadas desde el principio del mundo y todo lo que hagan hasta el fin de los siglos".

Estas palabras de san Juan María Vianney, el "Cura de Ars" (Sermón sobre la Santa Misa), nos recuerdan la grandeza de la Santa Misa. Y la celebración dominical, como memoria semanal de la Pascua del Señor, al contarse entre uno de los mandamiendos del Decálogo, adquiere una importancia singular. Hace a lo más genuino de la identidad de nosotros, los católicos.

Nunca somos imagen más viva y auténtica de la Iglesia que cuando esta Misa del día del Señor nos reúne espiritualmente a los hermanos de todos los tiempos y lugares.

Demos gracias a Dios por esta santa asamblea que es una y la misma desde los albores del cristianismo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Sab. 1, 13-15; 2, 23-24

El Dios de la Vida ha creado el mundo y lo ha puesto en nuestras manos como un don precioso que debemos cuidar, conservar y embellecer.

Segunda lectura: II Cor. 8, 7. 9. 13-15

El Apóstol nos exhorta a ser generosos con los demás, como es propio de los verdaderos hermanos.

Evangelio: Mc. 5, 21-43

En el relato del Evangelio que vamos a escuchar, Jesús se inclina ante el sufrimiento humano y cura el cuerpo; pero más aún, el Señor vino a sanar el corazón del hombre, a darle la salvación, y por eso, ofrece el don de la fe a los que tienen sed de Dios. (Cf. S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 1°/07/12).


Oración de los fieles

Hermanos:

"A Dios le pedimos muchas soluciones de problemas, de necesidades concretas, y está bien hacerlo; pero lo que debemos pedir con insistencia, es una fe cada vez más sólida, para que el Señor renueve nuestra vida, y una firme confianza en su amor y en su providencia que no nos abandona". (Ídem).

Con estos sentimientos, acudamos al Padre inefablemente generoso:

R. Te rogamos, Señor.

-Por la plena paz y la unidad en el seno de la Iglesia Católica. R.

-Por la escucha al Sucesor de Pedro tanto de los poderosos como de los sencillos; de los cristianos y de los que no lo son. R.

-Por la liberación de los injustamente privados de su libertad. R.

-Por una sociedad más justa, basada en el respeto incondicional de la dignidad trascendente de la persona humana. R. (Cf. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, 132).

-Por los médicos, por los demás agentes sanitarios, y por quienes asisten religiosamente a los enfermos, siendo "reservas" de amor que llevan serenidad y esperanza a quienes sufren. R. (Cf. S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 1°/07/12).

-Por la fortaleza y la perseverancia de los cristianos perseguidos. R.

-Por el éxito en la labor de los religiosos misioneros, y el acompañamiento y colaboración de toda la comunidad cristiana. R.

-Por la glorificación de las Almas del Purgatorio. R.

A continuación, se propone como oración conclusiva de las preces una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Padre, que en el misterio de tu Hijo pobre y crucificado, has querido enriquecernos con todo bien, haz que no temamos la pobreza y la cruz, para llevar a nuestros hermanos el feliz anuncio de una vida nueva. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

Ofertorio

Pan, vino y agua. Tan humilde como estos dones que estamos por llevar al Altar ha de ser nuestro corazón, para que también él sea ofrenda que agrade a Dios.


Comunión

El Sacramento de la Eucaristía es para nosotros, la fuente inagotable de toda gracia.
Es el Pan del Cielo para los que peregrinamos en la Tierra. Alimentándonos de Él, tendremos Vida eterna. Más aún, ya empezamos a poseerla en esta peregrinación terrenal.


Despedida

Alimentados con los dones del Cielo, seamos faros en medio de la noche del mundo.

O bien:

"Pidamos a la Virgen María, Salud de los enfermos, que acompañe nuestro camino de fe y nuestro compromiso de amor concreto, especialmente con los necesitados, e invoquemos su maternal intercesión por nuestros hermanos que sufren corporal o espiritualmente". (Cf. S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 1°/07/12).


22 de junio de 2012, memoria litúrgica de los santos Juan Fisher, obispo, y Tomás Moro; mártires.
San Paulino de Nola, obispo. Entrada dedicada a los tres santos.
(Última actualización de la entrada: 26/06/18).



 




No hay comentarios:

Publicar un comentario