Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 27 de agosto de 2017

Prefacios propios de san Agustín, obispo y doctor de la Iglesia




La Orden de San Agustín celebra la "fiesta" de la Conversión de este gran Doctor de la Iglesia, patrono suyo, cada 24 de abril, y la solemnidad, el 28 de agosto, en que lo llama con el dulce título de "Padre nuestro". El Calendario universal solo conserva esta última en el mismo día y con el grado de "memoria obligatoria". Estos son los Prefacios de cada una de esas festividades:

 

Para la fiesta de su conversión, el 24/4: 

PREFACIO

V. El Señor esté con vosotros.
R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario. 

En verdad es justo y necesario, 
es nuestro deber y salvación,
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios omnipotente y eterno,
y alabar, bendecir y proclamar tu gloria
por Cristo, nuestro Señor.

Porque san Agustín, libre del error por tu gracia,
renunció a toda esperanza terrena desde lo más íntimo de su ser,
y decidió entregarse a tu servicio con los suyos.

A impulsos de una amistad sincera,
pretendía que escrutasen sus almas y te buscasen juntos
en fraternal concordia,
porque nos hiciste para ti,
y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti.

Así trocaste en indecible gozo las lágrimas de Mónica, su madre,
por lo cual la Iglesia se llena de gozo.

Por eso nosotros, Señor, llenos de alegría,
te aclamamos con los ángeles y los santos, diciendo:

Santo, Santo, Santo...



Para la solemnidad: (28/08)


En verdad es justo y necesario, 
es nuestro deber y salvación,
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

Te alabamos en la festividad de nuestro Padre san Agustín,
porque él, enamorado de la verdad, y herido por tu Palabra,
vivió continuamente en tu búsqueda, para encontrarte más dulce
y buscarte con mayor avidez.

En verdad, fue buen pastor,
que intentó renovar continuamente
al pueblo fiel, a imagen de tu Hijo,
conduciéndolo con suavidad y fortaleza.

Fundó comunidades religiosas,
cuya forma de vida consistía
en que todas las cosas fueran comunes para todos,
teniendo una sola alma y un solo corazón en Dios.

Proclamando incansablemente, 
con su predicación y sus escritos,
el mensaje de la salvación eterna,
fomentó la unidad de la paz 
y la fraternidad de la Iglesia.

Por eso, como los ángeles te cantan en el cielo,
así nosotros en la tierra te aclamamos,
diciendo sin cesar:



La Orden de los Servitas llama a san Agustín "legislador nuestro", y lo celebra con el grado litúrgico de "fiesta" el mismo día que el Calendario universal, (28/08), habiendo compuesto para él el siguiente Prefacio:

 I

PREFACIO
 

Legislador de vida monástica

V. El Señor este con ustedes.
R. Y con tu espíritu.

V.
Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, nuestro Señor.


Por tu gracia, has admirablemente convertido a ti
el corazón de san Agustín
y lo has colmado de innumerables dones
para que llegara a ser pastor en tu Iglesia,
instruyera con suprema sabiduría al pueblo a él confiado,
lo hiciera firme en la fe con sus ejemplos,
lo guiara con prudencia
y lo conservara en la unidad y en la paz.

Nos lo has dado como ilustre 
maestro de vida monástica
para que sus discípulos, 
viviendo en concordia,
ofrecieran un admirable 
testimonio de caridad fraterna
y renovara los ejemplos
de la Iglesia primitiva.

Por este don, junto con
todos los ángeles y los santos,
entonamos el himno de alabanza,
diciendo sin cesar...

Santo, Santo, Santo...


Por su parte, la Orden de Predicadores, que ha sido iluminada por la Regla del santo doctor, al que también celebra con el grado litúrgico de "fiesta" el mismo 28 de agosto, le dedica el siguiente Prefacio: 


II

PREFACIO
 

Testigo de la gracia y promotor de fraternidad

V. El Señor este con ustedes.
R. Y con tu espíritu.

V.
Levantemos el corazón.
R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gloria, Padre santo.


Porque atrayendo hacia Ti
de modo admirable a san Agustín,
lo hiciste testigo y maestro de tu gracia
para que iluinara a tu Iglesia
con la admirable luz de su enseñanza.

Heriste su corazón con tu dulcísimo amor
y le infundiste el celo de buscar tu gloria
para reunir en vida comunitaria a los hermanos.

Predicador de la salvación eterna,
anunciándola sin descanso con su palabra,
y mediante sus escritos 
promovió unidad de la paz
y la fraternidad de la Iglesia.

Por eso, 
junto con los ángeles,
proclamamos tu gloria
cantando a una sola voz...

Santo, Santo, Santo...



27 de agosto de 2017, domingo XXI del Tiempo Ordinario.
Para los agustinos, I vísperas de la solemnidad de san Agustín, obispo y doctor de la Iglesia. Entrada dedicada a él.


No hay comentarios:

Publicar un comentario