Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


domingo, 12 de noviembre de 2017

Guión: Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario





Ciclo A

Introducción


"En la liturgia de este XXXIII domingo ´durante el año´, que nos prepara al Adviento ya cercano, la Iglesia nos llama a un vigilante y dinámico uso de los talentos que el Señor ha confiado a cada uno de nosotros, y a ser generosos en la correspondencia a las gracias y a los dones que Él nos destina. Por esto, no son dignos del Señor la comunidad o el individuo que por miedo de comprometerse, se cierran en sí mismos y se desentienden de las realidades de este mundo" (San Juan Pablo II, homilía, 15/11/81), es especial las de los más necesitados.

Que en el marco ideal de la Santa Misa, este mensaje cale en lo más profundo de nuestro corazón, y produzca fruto abundante, sobre todo en esta primera "Jornada Mundial de los pobres", instituida por Su Santidad Francisco, cuyo lema es "No amemos de palabras sino de obras". (Cf. I Jn. 3, 18).


Liturgia de la Palabra


Primera lectura: Prov. 31, 10-13. 19-20. 30-31

En un mundo en el que el machismo o el feminismo desdibujan los roles, el Libro de los Proverbios nos presenta a la mujer ideal, que al emplear "sabiamente los talentos con que Dios la ha favorecido, realiza con plenitud su vocación en el ámbito de la familia y en el más amplio de la Iglesia y de la sociedad". (Ídem).

Segunda lectura: I Tes. 5, 1-6

El cristiano auténtico "no es aquel que pierde el tiempo discutiendo sobre el día y la hora de la Venida del Señor, sino más bien el que, instruido por la palabra de Jesús, vive en comunión con Él, vigilando constantemente". (Ídem).
 
O bien:

"Una certeza guía la vida del cristiano y determina su conducta: ¡el Señor vendrá! (Ídem).

Evangelio: Mt. 25, 14-30

"El verdadero temor de Dios no es miedo, sino más bien don del Espíritu, por el cual se teme ofenderle, entristecerle y no hacer lo suficiente para cumplir su voluntad". (Ídem).

O bien:

"Dar al Señor lo Suyo" significa "corresponder con la entrega total de sí mismo, sin soluciones de comodidad o de miedo". (Ídem).


Oración de los fieles

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas de la Santa Misa presidida por el Papa Francisco, en Medellín, Colombia, en la memoria litúrgica de san Pedro Claver, el 9 de septiembre de 2017:

Oremos hermanos y hermanas en este día, en el que el encuentro con Cristo Maestro, nos anima y fortalece en nuestros nobles propósitos de ser humildes discípulos suyos.

R. Te rogamos, óyenos.

-Oremos por el Papa Francisco y todos los obispos, para que realicen su misión de anunciar el gozo del Evangelio, y a su vez muestren con sus vidas el Rostro de Jesús Buen Pastor. R.

-Oremos por todos los sacerdotes y diáconos, consagrados y laicos, para que, teniendo a Cristo en el centro de sus vidas, trabajen sin descanso sirviendo como fieles discípulos suyos en sus comunidades. R.

-Oremos, por intercesión de Nuestra Señora (se menciona la advocación correspondiente al lugar), por quienes tienen en sus manos los destinos de la Nación, para que podamos todos juntos construir un territorio de concordia, paz y prosperidad. R.

-Oremos por los pobres y enfermos, por los damnificados afectados por las inclemencias de la naturaleza, para que encuentren en su camino discípulos seguidores de Cristo que, con misericordia y compasión, los asistan y conforten. R.

-Oremos por nuestras familias, los ancianos, adultos, jóvenes y niños, para que limpios de corazón y llenos de confianza en Cristo Maestro, busquen siempre el bien y hagan tu voluntad. R.

O bien:

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, están tomadas de la Santa Misa presidida por el Papa Francisco en Cartagena, Colombia, el domingo 10 de septiembre de 2017:

Oremos, hermanos y hermanas, colocando ante el Altar del Señor nuestra vida, nuestro firme propósito y deseo de trabajar por la dignidad de la persona y los derechos humanos, a ejemplo de Cristo Maestro.

R. Señor, escúchanos.

-Oremos por el Papa Francisco, por todos los obispos, y por toda la Iglesia, para que nunca se apague el deseo incansable de trabajar por los hombres, sus derechos y su dignidad de hijos de Dios. R.

-Oremos por nuestra patria y por quienes la gobiernan, para que iluminados con la gracia del Espíritu Santo, nos esforcemos por construir, una Nación donde reinen la prosperidad, el amor y la reconciliación. R.

-Oremos por todas nuestras familias, los jóvenes, los enfermos, los encarcelados, y todos los que sufren, para que tu gracia, Dios de caridad, los envuelva y encuentren en Ti un refugio de consuelo. R.

-Oremos por todos los aquí presentes, a fin de que nuestros corazones se enciendan de fervor y amor por nuestros hermanos y obtengamos así los frutos del perdón, la justicia y la paz. R.

Oración conclusiva (para ambos formularios precedentes)

"Escucha Padre estas súplicas, y las que llevamos en el corazón, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén".


A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:


"Oh, Padre, que confías en las manos del hombre todos los bienes de la creación y de la gracia, haz que nuestra buena voluntad multiplique los frutos de tu providencia, haznos siempre diligentes y vigilantes en la espera de tu Día, en la esperanza de ser llamados por Ti ´siervos buenos y fieles´, y así entrar en la gloria de tu Reino. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


 

Ofertorio

El coro celestial de los ángeles, al que nos hemos asociado con el canto del "Santo", se dispone en este momento de la presentación de las ofrendas, a acoger y adorar a Cristo Sacramentado, que se ofrece por nuestra salvación y la de toda la humanidad.


Comunión

Gran Misterio el de la Eucaristía: un Dios que se hace Pan y un Pan que es Dios, y que hace que nosotros seamos fermentos de la sociedad que tiene hambre de lo divino.


Despedida



"Que las palabras del Señor: ´Muy bien. Eres un empleado fiel y cumplidor..., pasa al banquete de tu Señor´ (Mt 25,21 y 23), se cumplan y se realicen también en cada uno de nosotros". (Ídem).


12 de noviembre de 2017, domingo XXXII del Tiempo Ordinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario