Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 11 de julio de 2016

Guion: Domingo XVI del Tiempo Ordinario


Santas Marta y María de Betania con Jesús


Ciclo C

Introducción


"Sacramento de la caridad, la Santísima Eucaristía es el Don que Jesucristo hace de Sí mismo, revelándonos el amor infinito de Dios por el hombre. En este admirable Sacramento se manifiesta el   `amor más grande´, aquel que impulsa a dar la vida por los propios amigos (Cf. Jn. 15, 13). (S.S. Benedicto XVI, Exhortación Apostólica postsinodal Sacramentum caritatis, 1)".
Estamos aquí justamente porque sabemos que Jesús, como nos lo sugerirá el Evangelio de hoy, es lo mejor que alguien pueda elegir para sí mismo y para los demás. Y nunca estamos más cerca de Él que cuando participamos de su Sacrificio y nos nutrimos con su Carne y su Sangre.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Gén. 18, 1-10a

La Presencia del Dios de la Vida, Uno y Trino, al que nos remiten los tres extraños personajes de esta lectura del Génesis, es promesa y garantía de fecundidad para la descendencia de Abraham, de la que nacerá el Mesías.

Segunda lectura: Col. 1, 24-28

Jesucristo es "Emmanuel", el Dios con nosotros. Este es el "Misterio que estuvo oculto por toda la eternidad", y que se nos ha revelado en la plenitud de los tiempos.

Evangelio: Lc. 10, 38-42

En santa María de Betania, contemplamos el modelo del "verdadero discípulo, que no piensa en sí mismo, sino que enseguida y ante todo se vuelve a su Maestro y se siente como transportado hacia Él" (San Juan Pablo II, homilía en la Misa a los empleados de las Villas Pontificias en Castelgandolfo, 17/07/83).

O bien:

Única monición para la Liturgia de la Palabra

Escuchemos la Palabra de Dios, fuente de luz, vida y esperanza en nuestro peregrinar hacia la Patria celestial. "Que ninguna otra palabra, venga de donde viniere, nos distraiga de nuestra adhesión de fe y de amor al Señor Jesús". (Cf. Ídem).


Oración de los fieles


Las siguientes preces, con breves adaptaciones, están tomadas del formulario de la Santa Misa del Domingo XI del Tiempo Ordinario, presidida por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro, el 12 de junio de 2016, con motivo del "Jubileo de los enfermos y de las personas con capacidades diferentes", en el marco del Año de la Misericordia:

Hermanos, estrechamente unidos al Misterio de la Cruz de Jesús, acudamos a la Misericordia del Padre:

R. Óyenos, Padre nuestro.

-Infunde tu Espíritu, oh, Padre, sobre el Papa, los obispos y los sacerdotes. Que sean fieles imitadores del Señor Jesús. R.

-Ilumina la mente de los gobernantes y de los administradores, llamados a decidir la suerte de los pueblos. Que sean servidores atentos de la dignidad de cada persona. R.

-Anima con tu caridad a cuantos se inclinan sobre la fragilidad de sus hermanos. Que reconozcan siempre en Ti la fuente del verdadero amor. R.

-Consuela con tu presencia a las personas marcadas con el sufrimiento o la tribulación. Que descubran el poder salvífico de la Cruz. R.

-Reúne con tu providencia a todos los pobres y excluidos. Que experimenten la proximidad de los cristianos. R.

Oración conclusiva

"Escucha, oh, Padre, nuestra oración, y cólmanos de tu benevolencia. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén". 


O bien:
  
A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

 
"Padre sabio y misericordioso, danos un corazón humilde y dulce, para escuchar la Palabra de tu Hijo que aún resuena en la Iglesia reunida en su nombre, y para acogerlo y servirlo como huésped en la persona de nuestros hermanos. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio

"En el pan y el vino que llevamos al Altar, toda la creación es asumida por Cristo Redentor, para ser transformada y presentada al Padre". (S.S. Benedicto XVI, Exhortación Apostólica postsinodal Sacramentum caritatis, 47).


Comunión

Nos decía el Papa Emérito Benedicto XVI, que en el Sacramento de la Eucaristía, "el Señor se hace Comida para el hombre hambriento de verdad y de libertad". (Cf. Ídem, 2).
Recibámoslo, pues, y pidamos esos dones que caracterizan a los auténticos discípulos de Jesús.


Despedida

La naturaleza misionera de la Iglesia se manifiesta de un modo particular al concluir la Misa, en que somos enviados a anunciar que el Señor está vivo entre nosotros y que no es ni será jamás ajeno a la historia de los hombres.


11 de julio de 2016, memoria litúrgica de San Benito, abad. Entrada dedicada a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario