Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

lunes, 25 de julio de 2016

Guion: Domingo XVIII del Tiempo Ordinario





Ciclo C

Introducción

Aunque a veces estemos demasiado atados a los bienes terrenales, nuestra incontenible sed de Dios nos ha atraído hacia este recinto sagrado, en donde se nos ofrecen gratuitamente los bienes celestiales por excelencia: la Palabra de Verdad y el Pan de Vida.
Acojámoslos con reverencia y gratitud, para que aprendamos a vivir en esta Tierra con la mirada fija en el Cielo.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Ecl. 1, 2; 2, 21-23

Elegir a Dios es poseer todo lo necesario, pregustando desde la vida terrena la eternidad". (S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 1°/08/10).

Segunda lectura: Col. 3, 1-5. 9-11

San Pablo nos enseña que "el hombre no puede encerrar el horizonte de su vida en la temporalidad" (Cf. San Juan Pablo II, Homilía, 03/08/80), sino que debe aspirar a "los bienes del Cielo".

Evangelio: Lc. 12, 13-21

"El hombre que confía en el Señor (...) no teme las adveridades de la vida, ni siquiera la realidad ineludible de la muerte". Este "es el hombre que ha adquirido un corazón sabio". (S.S. Benedicto XVI, Ángelus, 1°/08/10).


Oración de los fieles

Las siguientes preces -traducidas al español de los diferentes idiomas en que fueron pronunciadas y con algunas adaptaciones- están tomadas del formulario del Misal del Viaje Apostólico de Su Santidad Francisco a Cracovia (Polonia), entre el 27 y el 31 de julio de 2016, con motivo de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud. Corresponden a la Misa de este mismo Domingo XVIII del Tiempo Ordinario, Jubileo de los jóvenes, en el Año Santo de la Misericordia:

A Dios, rico en misericordia, elevemos nuestra oración confiada.

R. Escúchanos, Padre de misericordia.

 -Oremos por la Santa Iglesia de Dios.

+Dios Misericordioso, fortalece a tu Iglesia, para que en las obras y las enseñanzas sea capaz de mostrar el valor de la dignidad humana y del amor desinteresado. R.

-Oremos por los legisladores y gobernantes.

+Dios misericordioso, da  a los responsables de las naciones un verdadero amor por todo hombre y la voluntad de trabajar generosamente al servicio de los ciudadanos. R.

-Oremos por los jóvenes.

+Dios misericordioso, dirige tu mirada llena de amor a los jóvenes de los cinco continentes, reunidos hoy  física o espiritualmente en Cracovia junto al Papa en la Misa Jubilar de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud, para confesar su pertenencia a Cristo; dales un corazón puro y generoso, para que sean capaces de construir un mundo mejor. R.

-Oremos por los pobres y por los más humildes.

+Dios misericordioso, que conoces las necesidades y anhelos de todo hombre, haznos generosos y solícitos frente a las necesidades de los hermanos. R.

-Oremos por aquellos que padecen persecución.

+Dios misericordioso, muchos de nuestros hermanos son perseguidos a casa de su fe; hazlos sentir tu cercanía e inspíranos el modo de sostenerlos en el camino de la vida. R.

-Oremos por la familia de Dios congregada hoy aquí.

+Dios misericordioso, bendice a todos los que estamos participando de esta celebración; que en la luz de la Divina Misericordia se refuercen los vínculos de la comunión Contigo y con nuestros hermanos. R.

Oración conclusiva

"Dios, rico en misericordia, no apartes de nosotros tu mirada llena de amor, aumenta la fe que confesamos, y por la intercesión de San Juan Pablo II y Santa Faustina Kowalska, heraldos de tu infinita Misericordia, haz de nosotros verdaderos testigos del Evangelio. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, Principio y Fin de todas las cosas, que en Cristo, tu Hijo, nos has llamado a poseer el Reino, haz que trabajando con nuestra fuerza para someter la Tierra, nos nos dejemos dominar por la codicia y el egoísmo, sino que seamos siempre conscientes de qué es lo verdaderamente valioso para Ti. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén".


Ofertorio

"La caridad es amor recibido y ofrecido" (S. S. Benedicto XVI, Carta Encíclica Caritas in veritate, 5).  
En efecto, el amor de Dios nos ha entregado los dones que ahora a Él mismo Le presentamos,  para que haga de ellos el Sacramento del Amor por excelencia.


Comunión

"Salve, verdadero Cuerpo, nacido de María Virgen". (Cf. Himno Ave verum Corpus).

Con esta venerable aclamación eucarística, Santo Tomás de Aquino, confiesa que el mismísimo Cuerpo que fue concebido en el seno de la Virgen Madre, es el que ahora recibimos sacramentalmente como Pan de Vida. 

En el silencio de nuestro corazón, adoremos a Aquel que, por rescatar a quienes creó del barro, se hizo para ellos Pan y Vino.


Despedida

Habiendo saboreado los bienes celestiales, apartémonos de todo lo que sea vano y marchemos libres tras las huellas del Divino Maestro.


25 de julio de 2016, fiesta del Apóstol Santiago. (Entrada dedicada a él).


No hay comentarios:

Publicar un comentario