Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...


sábado, 10 de febrero de 2018

Guion: Domingo IX del Tiempo Ordinario


                


Ciclo B

Introducción

Nos ha convocado aquí el mismo Jesús, el Hijo del Hombre, que en el Evangelio de hoy se presentará como "Señor del sábado", en el sentido de que Él está por encima de toda prescripción. Es el Autor y Perfeccionador de la Ley antigua. 

Este Supremo Legislador ha santificado el domingo con su gloriosa Resurrección, acaecida en este día. Así, el que es "Señor" no solo del sábado sino de todo tiempo y de la historia, con su victoria sobre la muerte, ha convertido el primer día de la semana en el más sagrado de todos porque es, a la vez, prenda y anticipo del Reino futuro, en el que no hay tiempo ni espacio sino solo comunión con Dios Trinidad.

Esta es nuestra fe, que celebramos en cada Misa.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Deut. 5, 12-15

La observación del sábado, en la antigua ley, significaba el cumplimiento efectivo del mandamiento "santificar las fiestas".

Segunda lectura: II Cor. 4, 6-11

San Pablo nos habla del misterio de nuestra participación en los sufrimientos de Cristo para tener parte en su glorificación.

Evangelio: Mc. 2, 23_3, 6

El Señor nos enseña que la caridad no puede estar subordinada a prescripción alguna sino que autentifica a todas.

Oración de los fieles 

Las siguientes preces, con las necesarias adaptaciones, fueron empleadas en la Misa de la Maternidad Divina de María, presidida por el Papa Francisco el 1° de enero del 2018:

Queridos hermanos, glorificando y alabando a Dios por todo aquello que hemos visto y oído, abrimos confiados a Él nuestros corazones.

R. Te rogamos, óyenos.

O bien, en relación con el salmo hodierno:

R. Señor, enséñanos tus caminos.

-Oremos por el Sumo Pontífice N.

+Que el Señor, por intercesión de la Santa Madre de Dios, le conceda custodiar íntegro el depósito de la fe y de anunciarla con franqueza a todos los hombres. R.

-Oremos por los legisladores.

+El Señor, que ha mandado a su Hijo nacido bajo la ley, los ilumine con su Espíritu para que promuevan la dignidad de cada hombre en la verdad y en la libertad. R.

- Oremos por los padres. 

+El Señor, por intercesión de la Virgen María y de san José, bendiga su obra educativa y haga crecer sus hijos en edad, sabiduría y gracia. R.

-Oremos por las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

+El Señor, que ha manifestado su gloria ante las naciones, haga dóciles los corazones de los jóvenes y los disponga a hacer de su vida un don total de amor. R.

-Oremos por los pobres y sufrientes.

+El Señor, por intercesión de los santos ángeles, los visite con su consuelo y los colme con la plenitud de sus dones. R.

Oración conclusiva

"Padre Bueno, escucha nuestra oración y ayúdanos a custodiar con fidelidad la gracia que nos has dado y a servir con alegría tu gloria. Por Crito, nuestro Señor. Amén".

A continuación, se propone como otra oración conclusiva de las preces, una colecta alternativa a la de este domingo, tomada de la edición italiana del Misal Romano y traducida al castellano. Se reemplaza la conclusión trinitaria larga, propia de toda colecta, por la breve, típica de las demás oraciones litúrgicas:

"Oh, Dios, que en esta celebración de la Pascua semanal, nos iluminas con la gloria que resplandece en el Rostro de Cristo, danos la fuerza de tu Espíritu, para que testimoniemos en una nueva relación con los hermanos y con todo lo creado, la Verdad que nos hace libres y promotores de liberación, que es Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén".


Ofertorio

En este momento de la presentación de los dones, pidamos hacer de nuestra vida una ofrenda para el Señor, "gastada" en favor de los hermanos.


Comunión

El Creador del tiempo y del espacio, por amor y humildad, ha querido "reducirse" a los estrechos confines de un pedazo de pan y un poco de vino. Esto nada quita a su gloria y a su poder sino que los manifiesta con todo esplendor. Y de ello, somos partícipes en cada Misa, sobre todo cuando comulgamos sacramentalmente.


Despedida

Dios ha obrado en nosotros. en su nombre, vayamos al encuentro de los hermanos más necesitados.


10 de febrero de 2018,  I vísperas del VI domingo del Tiempo Ordinario.
En el nonagésimo aniversario del martirio del niño san José Luis Sánchez del Río. Entrada dedicada a él.


S.S. Francisco ora ante sus restos

No hay comentarios:

Publicar un comentario