Buscar este blog

Cargando...

jueves, 5 de enero de 2012

El uso del incienso, según los libros litúrgicos vigentes



01271.jpg

Las normas litúrgicas del uso del incienso presentan no pocas dudas.

No se trata simplemente de "esparcir" humo por doquier. El actual Caeremoniale episcoporum, más explícito que la Institutio Generalis Missalis Romani, en los números relativos a la incensaciòn, especifica lo siguiente:

84. El rito de incensación expresa reverencia y oración, como se da a entender en el salmo 140,2 y en el Apocalipsis 8,3.

85. La materia que se coloca en el incensario, debe ser o sólo y puro incienso de olor agradable, o si se le agrega algo, procúrese que la cantidad de incienso sea mucho mayor.

86. En la Misa estacional del Obispo se usa el incienso:
       a) durante la procesión de entrada;
       b) al comienzo de la Misa, para incensar el altar;
       c) para la procesión y proclamación del Evangelio;
    d) en la preparación de los dones, para incensar las ofrendas, el altar, la cruz, al Obispo, a los concelebrantes y al pueblo;
       e) en el momento de mostrar la hostia y el cáliz, después de la consagración.

En otras Misas se puede emplear incienso, cuando se juzgue oportuno.(71)

87. También se usa incienso, como se describe en los libros litúrgicos:
       a) en la dedicación de una iglesia y de un altar;
       b) en la consagración del sagrado crisma, cuando se llevan los óleos benditos;
       c) en la exposición del Santísimo Sacramento con la custodia;
       d) en las exequias de los difuntos.

88. Además el incienso se emplea de ordinario, en las procesiones de la Presentación del Señor, del Domingo de Ramos, de la Misa en la Cena del Señor, de la Vigilia pascual, en la solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo; en la solemne traslación de las reliquias, y en general en las procesiones que se hacen con solemnidad.

89. En Laudes y Vísperas solemnes, se puede incensar el altar, al Obispo y al pueblo mientras se canta el cántico evangélico.

90. El Obispo, si está en la cátedra, o en otra sede, se sienta para poner incienso en el incensario, de no ser así, pone el incienso estando de pie; el diácono le presenta la naveta (72) y el Obispo bendice el incienso con el signo de la cruz, sin decir nada. (73)
Después el diácono recibe el incensario de manos del acólito y lo entrega al Obispo. (74)

91. Antes y después de incensar, se hace inclinación profunda a la persona u objeto que se inciensa; se exceptúan el altar y las ofrendas para el sacrificio de la Misa. (75)

92. Con tres movimientos dobles se inciensa: el Santísimo Sacramento, la reliquia de la Santa Cruz y las imágenes del Señor expuestas solemnemente, también las ofrendas, la cruz del altar, el libro de los Evangelios, el cirio pascual, el Obispo o el presbítero celebrante, la autoridad civil que por oficio está presente en la sagrada celebración, el coro y el pueblo, el cuerpo del difunto.
Con dos movimientos dobles se inciensan las reliquias e imágenes de los Santos expuestos para pública veneración.

93. El altar se inciensa con movimientos sencillos de la siguiente manera:
      a) Si el altar está separado de la pared, el Obispo lo inciensa pasando alrededor del mismo.
      b) Si el altar está unido a la pared, el Obispo, mientras va pasando, inciensa primero la parte derecha, luego la parte izquierda del altar.
Si la cruz está sobre el altar o cerca de él, se inciensa antes que el mismo altar, de no ser así, el Obispo la inciensa cuando pase ante ella .(76)
Las ofrendas se inciensan antes de la incensación del altar y de la cruz.

94. El Santísimo Sacramento se inciensa de rodillas.

95. Las reliquias y las imágenes sagradas expuestas a la veneración pública se inciensan después de la incensación del altar. En la Misa, sin embargo, únicamente al inicio de la celebración.

96. El Obispo, tanto en el altar como en la cátedra, recibe la incensación estando de pie, sin mitra, a no ser que ya la tenga.
El diácono inciensa a todos los concelebrantes al mismo tiempo.
Por último, el diácono inciensa al pueblo desde el sitio más conveniente.
Los canónigos que acaso no concelebran, o reunidos en coro, son incensados todos al mismo tiempo con el pueblo, a no ser que la disposición de los lugares aconseje otra cosa.
Lo anterior vale también para los Obispos que acaso estén presentes.

97. El Obispo que preside, sin que celebre la Misa, es incensado después del celebrante o de los concelebrantes.
El que Preside la Nación, y que viene por oficio a la sagrada celebración, donde existe la costumbre, es incensado después del Obispo.

98. Las moniciones o las oraciones que han de ser oídas por todos; no las diga el Obispo antes de que termine la incensación.

Notas:

71 Cf. Misal Romano Instrucción general, n. 235.
72 Dos acólitos pueden acercarse al Obispo: uno lleva el incensario y el otro la naveta, o también un solo acólito que lleva en la mano izquierda el incensario con carbones encendidos, y en la derecha la naveta con incienso y la cucharilla (cf. Ceremonial de los Obispos, ed. 1886, l, XXlll, 1).
73 Cf. Misal Romano, Instrucción general, n. 236.
El diácono recibe de la mano del acólito la naveta un poco abierta y la cucharilla que está en ella, y la presenta al Obispo. Este toma la cucharilla y saca tres veces incienso de la naveta y otras tantas veces lo echa en el incensario. Terminado esto, y devuelta al ministro la cucharilla, el Obispo hace con la mano el sigo de la cruz sobre el incienso que está en el incensario (cf. Ceremonial de los Obispos, ed. 1886, I, XXIII, 1-2).
74 El diácono "devuelve al acólito la naveta, y recibe de él el incensario, que le entrega al Obispo: la parte superior de las cadenas la coloca en la mano izquierda del Obispo, y el incensario en la derecha" (Ceremonial de los Obispos, ed. 1886, I, lX, 1).
75 El que inciensa "sostiene con la mano izquierda las cadenas por su parte superior, y con la derecha las mismas, juntas, cerca del incensario y lo sostiene de tal manera que pueda cómodamente moverlo y dejarlo que vuelva hacia él". Advierta que al incensar debe hacerlo con dignidad y decoro, sin mover el cuerpo o la cabeza. Tendrá la mano izquierda -que sostiene la parte superior de las cadenas- firme y estable sobre el pecho; la mano y el brazo derecho las moverá con el incensario en forma cómoda y continua" (cf. Ceremonial de los Obispos, ed. 1886. I, XXlIl. 4 y 8).
76 Cf. Misal Romano, Instrucción general, n. 236. 


Particularidades que se coligen de la normativa vigente:

-No existen los golpes triples de turíbulo. Siempre son dos o tres golpes dobles (se llaman técnicamente ductus); o bien, golpes simples, para el Altar (se llaman ictus).

-El incienso se puede usar en cualquier forma de Misa. Las ofrendas también pueden incensarse trazando con el turíbulo una cruz sobre ellas.

-El orden de los tres ductus siempre es centro, izquierda y derecha (del turiferario); y el de los dos ductus, izquierda y derecha (del turiferario).

-El único que coloca incienso en el turíbulo es el que preside la celebración, y nadie más -con la única excepción de que cuando hay varios diáconos, en el momento de la Consagración, de ser necesario, uno de ellos puede colocar incienso en el turíbulo, pues en ese momento le es imposible hacerlo a quien preside- (Cf. IGMR, 179). 
El que preside, ordinariamente en la sacristía coloca el incienso en el turíbulo por primera vez, o mejor, si hubiere, en el secretarium (que no es lo mismo que la sacristía). Como puede notarse, esto precede a la procesión de entrada. El antiguo Ceremonial sugería que se colocaran siempre tres cucharadas de incienso en el turíbulo, queriendo expresar que todo culto, en definitiva, está dirigido a la Trinidad. El nuevo Ceremonial , como puede apreciarse, conserva esta sugerencia en nota a pie de página. 

-En la procesión de entrada el turiferario debe ir con el turíbulo humeante, avanzando por el lado derecho de sí, ya que a su izquierda, debe ir otro ministro con la naveta; y en las liturgias episcopales, (la primera de las cuales es la papal), a veces se suma un tercer ministro, que se encargará de lo que se requiera, de acuerdo con la particularidad de los ritos. Los tres ministros (o los dos), deben ir unos pasos adelante del cruciferario, el cual debe ir siempre al centro. El turíbulo humeante se lleva con una sola mano, trazando líneas imaginarias, siempre en la misma dirección vertical. La otra mano va al pecho.






45 comentarios:

  1. En la celebración de las vísperas ante el Santísimo, en el momento del Magníficat habría que incensar, como arriba dice el altar, al Celebrante y al Pueblo, pero ¿se incensaría también al Santísimo expuesto o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estamos aquí en presencia de dos ritos "integrados", por decirlo así. Las normas litúrgicas regulan uno y otro, y muchos aspectos de uno en otro. Otros aspectos, si bien no están explicitados, bien pueden colegirse del cuerpo de la normativa vigente.
      Pasemos a la respuesta concreta y a las razones que pueden fundamentarla:
      Cuando el Santísimo está expuesto en el Altar mientras se rezan las laudes o las vísperas,se supone que ha sido incensado cuando se lo expuso, y que lo será luego, al ser repuesto. En este caso, se omiten las incensaciones que normalmente se prescriben para el rezo de la Liturgia de las Horas (Cf. Supra). De hecho, el Santísimo en la liturgia siempre es incensado solo (dentro de la Misa, durante las elevaciones, y fuera de ella, en el rito de exposición y adoración). No sería correcto incensar al Altar que es símbolo de Cristo, a la Cruz, imagen de Jesús, al ministro sagrado y a la asamblea congregada, -cada uno de los cualestambién representa al Señor-, cuando está en él el mismo Salvador, verdaderamente presente, bajo las apariencias del pan y del vino.

      Eliminar
    2. Me ayuda mucho conocer de verdad! esto para vivir con intensidad la celebración..

      Eliminar
    3. Te saludo hoy, en el día del beato croata Iván de Metz, laico, cuya vida te exhorto a conocer...
      Él iluminará de modo especial esta etapa de tu vida...

      Eliminar
  2. tengo una duda, si bien es cierto se puede usar el incienso en "otras misas cuando se juzgue oportuno" ...¿es conveniente utilizarlo todos los domingos como en mi parroquia...? consulto pues de ser así me parece que, como signo litúrgico, no existiría mayor diferencia entre una misa de domingo ordinario a una solemne ¿puede ser?
    gracias por la ayuda, saludos y bendiciones para todos...desde Punta Arenas - Chile

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido hermano:

      Es clara tu pregunta: "¿Es conveniente..."? En realidad, no es conveniente usarlo siempre, aunque está absolutamente permitido "en cualquier forma de Misa".
      Ahora bien, si tu parroquia ha sido solemnemente dedicada con el rito oficial de la Iglesia, quiere decir que en ella debe celebrarse la Misa casi todos los días de la semana, en cuyo caso, el uso del incienso reservado al domingo, destacaría el día del Señor frente a los demás. En este sentido, se justificaría dicho uso. Ahora bien, también podría reservarse para ocasiones aun más solemnes. De hecho, no es lo mismo un domingo del Tiempo Ordinario que uno de los de Pascua.
      Hay sacerdotes que optan por no usarlo en Adviento y Cuaresma, para realzar los tiempos de Navidad y Pascua. Si la razón es ésa, es entendible. Aunque también he escuchado a algunos la errónea expresión: "En Adviento y Cuaresma no debe usarse el incienso, por el carácter austero y penitencial de estos tiempos". Esto es absolutamente incorrecto, pues la penitencia no se opone a la solemnidad. Basta con haber observado la Misa del Miércoles de Ceniza, día penitencial por excelencia, presidida por el Papa, en la que él mismo usa incienso, lo que de ninguna manera atenta contra el mencionado carácter penitencial. Incluso en las Misas de difuntos, puede usarse el incienso por la misma razón. Algunos no olvidaremos jamás la Misa Exequial del Beato Juan Pablo II, presidida por el entonces cardenal decano Joseph Ratzinger, hoy Papa emérito Benedicto XVI. El uso del incienso contribuyó a hacer más solemne el Sacro Rito, lo cual de ninguna manera atentó contra el luto de la Iglesia, manifestado más bien, como en Cuaresma, en el uso de plantas verdes, en vez de flores, y en la selección de cantos lentos, sin música instrumental.
      En definitiva, queda a criterio del sacerdote el uso del incienso en la Misa, siendo muy aconsejable que no falte en las celebraciones más solemnes en las que se realice procesión de entrada (o también aunque ella no se efectúe), pero no estando prohibido jamás.
      El uso del incienso es obligatorio en la Vigilia Pascual, y en la pública exposición y procesión del Santísimo. Lo es también en las Misas de Dedicación del Templo o de Consagración del Altar.

      Eliminar
  3. ¿Es realmente obligatorio el uso del incienso?
    ¿Hay algunas festividades en la que es obligatorio?
    Mi esposa tiene sensibilidad química múltiple, y no puede aguantar el incienso y es por ello por lo que pregunto lo anterior pues no si puedo pedirle o no al párroco que limite su uso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, el incienso solamente es obligatorio en la Misa de la Vigilia Pascual, sobre todo en el Rito del Lucernario.
      También lo es en la solemne Exposición y Adoración del Santísimo. De modo particular, también debe usarse en la Procesión con el Santísimo con que concluye la Misa de la Última Cena del Señor, el Jueves Santo. En todos los otros casos es opcional.
      Si el uso del incienso hace daño a la salud, para no privar de su exquisito simbolismo ritual a la comunidad, puede preguntarle con anticipación al sacerdote qué días lo usará, y participar en la Misa de otras comunidades. Será un acto de humildad que se elevará a Dios, siéndole aun más grato que el mismo incienso.
      Bendiciones, hermano.

      Eliminar
  4. Vi un video del papa...en el cual en el momento de la consagración se dieron dos golpes triples... esto sería correcto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es correcto.
      Siempre han de ser tres golpes dobles en cada una de las dos elevaciones.

      Eliminar
  5. cuando se inciensa el altar, es correcto que el turiferario camine siempre delante del que preside? o atrás? ... y al dar la vuelta lo alcance ?

    ResponderEliminar
  6. El turiferario debe caminar atrás del Celebrante principal que inciensa el Altar, e ir acompñándolo mientras gira en torno a él.

    ResponderEliminar
  7. Disculpe... Yo uso el incensario en la procesión de entrada, humeando de lado derecho a lado izquierdo... y he ledido que es de adelante hacia atrás... sería correcto lo que hago?

    ResponderEliminar
  8. El turíbulo debe usarse de adelante hacia atrás, trazando líneas verticales, y no horizontales. La razón es práctica: Evitar una eventual molestia o dificultad a los acólitas que pudieran avanzar por detrás.
    El turíbulo, siempre humeante, debe ser balanceado lentamente por el acólito turiferario, y de la misma manera que ababo de indicar, mientras el diácono proclama el Evangelio que acaba de incensar.
    La mano que no sostiene el turíbulo, va al pecho.
    Bendiciones, hermano.

    ResponderEliminar
  9. ¿Cómo utilizar incensario cuando hay un sólo oficiante de la misa, sin acólitos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando hay un solo oficiante, si quiere usar el incienso, puede hacerlo en los siguientes momentos: (se hace como de costumbre).

      1-Al comienzo de la Misa,en la veneración de la Cruz, del Altar y, eventualmente, de alguna imagen de la Santísima Virgen o de los santos.
      2-Antes de proclamar el Evangelio, con el Evangeliario.
      3-En el ofertorio, con las ofrendas, la Cruz y el Altar.

      Eliminar
  10. En el momento de la bendición del Santísimo, cómo se debe incensar? Porque he escuchado dos teorías:
    1- Cuando el Santísimo está arriba, luego abajo y finalmente cuando termina la bendición llegando el Ssmo de nuevo al centro.
    2- Arriba, luego baja y cuando subiendo llega al centro ahí, y finalmente al centro de la cruz nuevamente antes de terminar la bendición en el lado derecho.

    ResponderEliminar
  11. Algunas veces eh acolitado y me ah tocado llevar le naveta y tengo curiosidad como y conque se prepara la mezcla del incienso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El incienso es una resina vegetal que se apelmaza para formar granos pequeños e irregulares.
      Muchas personas suelen añadirle otras sustancias aromáticas: rosas, cítricos... Pero esto no se aconseja, pues se desvirtúa la fragancia natural, de origen y significación bíblica tan elocuentes.

      Eliminar
  12. El Santísimo no se inciensa durante la Bendición que con Él se hace.
    Este error se ha difundido por la analogía con el momento de la elevación durante la Misa, en que sí se inciensa.

    ResponderEliminar
  13. Esta autorizado que delegados laicos de la palabra (predicadores) utilicen el incienso en alguna reunion o asamblea sin existir Santa Eucaristia?

    ResponderEliminar
  14. Esta posibilidad no está contemplada en ningún libro litúrgico.
    Los únicos casos en que un ministro no ordenado puede usar el incienso están claramente especificados, como puede verse en esta entrada.

    ResponderEliminar
  15. yo tenia entendido que para incensar a las personas, imágenes yal que preside eran tres movimientos dobles, mientras que en la consagración y al santísimo eran tres movimientos de tres, eso ahora porque es incorrecto?

    ResponderEliminar
  16. En realidad, no existen los golpes triples en la liturgia.
    La editio typica latina del Misal Romano habla de "singulis ictus", "duos ductus", y "tres ductus", para referirse a las formas posibles de incensación mencionadas más arriba.

    ResponderEliminar
  17. Cuál es la ventaja de inciensar o no inciensar,

    ResponderEliminar
  18. Ventaja en el sentido "humanamente funcional", solamente el aroma para algunos exquisito del incienso.
    Teológica y pastoral, su riquísimo simbolismo y el dato bíblico de que "agrada a Dios" y emula la oración de sus hijos, al elevarse a Él. En esta misma entrada puedes leer otras razones.
    Pero seguramente habrá blogs y páginas mucho más completas que ésta para profundizar sobre el tema.
    Que en este día de Santa Teresita recibas una "lluvia de rosas", que son las bendiciones que ella prometió a sus devotos.

    ResponderEliminar
  19. hola buen día, tengo una duda en la misa del 28 de octubre que se conmemora a los santos apóstoles Simón y Judas, se puede usar incienso en dicha misa ??? gracias por la atención prestada

    ResponderEliminar
  20. En toda forma de Misa se puede usar el incienso, sin excepciones.
    Se aconseja en las más solemnes (fiestas y solemnidades). La celebración anual de los apóstoles Simón y Judas tiene categoría de "fiesta" (te invito a leer sobre las categorías litúrgicas o grados de importancia de las celebraciones en este mismo Blog).
    Bendiciones por intercesión de San Francisco de Asís, en su día.

    ResponderEliminar
  21. al momento de inciensar las ofrendas el que preside dice una oracion en voz baja ; ¿ustedes saben cual es dicha oracion?

    ResponderEliminar
  22. En la liturgia actual el sacerdote no debe decir ninguna oración durante la bendición del incienso ni durante la incensación.

    ResponderEliminar
  23. buenas tardes, una duda tengo entendido que en el tiempo de la cuaresma se omite el uso del incensario y quisiera saber porque o si se puede utilizar normalmente

    ResponderEliminar
  24. Querido hermano:
    La creencia de que en tiempo cuaresmal se omite el uso del incienso está muy difundida pero es absolutamente errónea.
    El incienso puede usarse en cualquier forma de Misa, incluyendo la de difuntos.
    Esta idea equivocada puede fundarse en la realidad de que el incienso se usa mayormente en las Misas solemnes, en las que habitualmente se canta el Gloria y el Aleluya, cánticos que en este tiempo penitencial se omiten. Se establece una falsa identificación entre carácter festivo (=alegre) y solemnidad. No siempre es así. Puede tratarse de una Misa muy solemne en la que la nota característica no sea precisamente la alegría, como ocurre en las exequias solemnes (Recuérdense las de Juan Pablo II, presididas por el entonces cardenal Ratzinger, hoy Papa Emérito Benedicto XVI). El incienso no está de más en estos casos.
    En conclusión, siempre que el sacerdote u obispo lo desee puede usar libremente el incienso, en cualquier forma de Misa, en toda procesión, y hasta en algunas bendiciones, según lo estipule el Bendicional. Aun así, es aconsejable usarlo en las que son particularmente solemnes. En Cuaresma, por ejemplo, conviene usarlo en los domingos y el Miércoles de Ceniza, en que comienza solemnemente ese sagrado tiempo.

    ResponderEliminar
  25. Buenas Noches, soy nuevo en el ministerio del acolitado, quisiera saber si ahora que empiezan las festividades de cuaresma se utiliza normalmente el incensario? o se suspende hasta el domingo de ramos, podrian auxiliarme

    ResponderEliminar
  26. Hermano, la pregunta que me haces, tiene su respuesta justo arriba de tu escrito.
    Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  27. Me preguntan acerca de si es conveniente, aunque esté permitido, usar el incienso todos los domingos. Me dicen que no habría distinción entre los festivos y los que no lo son.
    Doy mi opinión:
    Todo depende de la solemnidad con que se celebre cada domingo. Hay iglesias catedrales en las que la única Misa episcopal (es decir, presidida por el obispo) en la semana es la dominical. En estos casos, debido a la solemnidad que adquiere la celebración, es aconsejable que se use el incienso. En las iglesias parroquiales sería significativo reservarlo para los días más festivos, aunque -debo repetirlo- no está prohibido lo contrario.
    Bendiciones, en estas primeras vísperas de la solemnidad de San José, patrono universal de la Iglesia.

    ResponderEliminar
  28. POR FAVOR NECESITO QUE ME DEN RESPUESTA A UNA DUDA QUE TENGO, SOBRE EL USO DE INCIENSO EN UN ALTAR QUE A PETICION DE MI IGLESIA SE COLOCO AL FRENTE DE MI CASA, CON MOTIVO DEL VIACRUCIS, PUSE INCIENSO Y UNO DE LOS ORGANIZADORES ME DIJO QUE NO SE PERMITIA EL INCIENSO EN LOS ALTARES PORQUE UN SACERDOTE LE DIJO QUE ESO LO UTILIZABAN PARA LOS CULTOS SATANICOS, ME SENTI MUY APENADA CON TODOS PORQUE LO HIZO DE MANERA PUBLICA.

    ResponderEliminar
  29. Querida hermana:
    En primer lugar, debo decirte que el incienso no está prohibido, aunque efectivamente pueda haber quienes le den un uso indebido.
    Es cierto que, más allá de tus buenas intenciones -de las que no dudo-, el hecho de que mucha gente vea incienso en un lugar fuera de la Iglesia, puede que, si no está formada en la fe, lo malinterprete. Pero para nada está prohibido. Simplemente no está contemplado ese uso que le has dado.
    Si los organizadores pensaban que tu gesto piadoso podía prestarse a interpretaciones erróneas por parte de algunos, debieron hacértelo saber en privado. Eso es caridad.
    Ahora bien, cuando uno habla de "altar", debe precisarse lo siguiente: El Altar por antonomasia es aquel en el que en cada Iglesia se hace presente y se ofrece el Cordero de Dios. En este Altar, y también en diversos momentos claramente especificados de la Acción sagrada, se usa el incienso de modo facultativo, de acuerdo con las normas litúrgicas.
    También se les llama "altares", por extensión, aunque menos propiamente, a aquellos en los que se colocan las imágenes del Señor y de los santos, que en las iglesias, hogares, u otros lugares públicos, de modo transitorio o permanente, se exponen para la veneración de los creyentes.
    Fuera de lugares de culto y celebraciones litúrgicas, el uso que cada cual dé al incienso, se ha de juzgar según las intenciones de quien lo utiliza, las cuales pueden ser muy diversas.
    En síntesis, lo que hiciste, por parte de algunos puede ser considerado no aconsejable,pero no existe ley de la Iglesia que lo prohíba; ni siquiera que lo desaconseje.
    Calma tu corazón, hermana. El Señor sabe que no has tenido más intención que alabarlo.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  30. Le saludo con la Gracia y Paz de Dios! Quisiera preguntar por el uso del incienso en el rezo de víspera del sábado y domingo, durante todo los fines de semana del año, sin importar el tiempo litúrgico, ¿cúal sería la manera moderada de usarlo?. En la comunidad a la que pertenezco lo usan todos los sábado y domingos que precide el sacerdote, al inicio inciensa el altar y al momento del magnífica lo vuelve a incensiar y a la imagen de la Virgen y a la comunidad como está indicado. Mi duda es que será un poco exagerado el uso, y también porque causa algunas reacciones alérgicas y nosotras miembro de la comunidad no podemos irnos a otro lugar, sino que tenemos que permanecer allí, por eso quisiera tener una respuesta del uso del incienso el cual desconosco en estos casos. Agradezco mucho su atención y ayuda

    ResponderEliminar
  31. Querido hermano:
    El uso del incienso no es obligatorio aunque siempre está permitido. Es correcto cómo me cuentas que es utilizado en tu comunidad. Pero si me dices que produce reacciones alérgicas en algunos fieles, han de hablar con el sacerdote para que restrinja un poco su uso, o les asigne un lugar del templo en que no les afecte tanto.
    Con buena predisposición de ambas partes, no es un problema difícil de resolver.
    El Señor te bendiga y te conceda vivir en plenitud esta Semana Santa que acaba de comenzar.

    ResponderEliminar
  32. Alfredo Castro Sandoval21 de abril de 2014, 23:40

    Querido hermano
    Si hay en la misa un diácono y acólitos a quién le corresponde acompañar al que preside a algún acólito o al diácono y en que se basa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La palabra "diácono" significa "servidor". En efecto, es el primer colaborador del ministro sagrado de orden superior (presbítero u obispo). Por tanto, a él corresponde, antes que a los acólitos, el servicio principal en las acciones litúrgicas.

      Eliminar
  33. Alfredo Castro Sandoval21 de abril de 2014, 23:47

    Querido hermano:
    Tengo una duda:
    Si existen acólitos y diáconos en la misa quién debe acompáñar al celebrante cuando inciensa el altar y en que se basa la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deben acompañarlo el diácono y también el maestro de celebraciones litúrgicas, si lo hubiere. El acólito suple al diácono cuando éste no está, en todo aquello que no sea exclusivo del mismo diácono (se considera exclusivo de él llevar el Evangeliario en la procesión de entrada, la proclamación del Evangelio en la Liturgia de la Palabra, la elevación del Cáliz con la Sangre en la Consagración, la invitación al saludo de paz y la despedida de la asamblea, en los ritos finales.
      Estos datos puedes hallarlos explícitos unos, implícitos otros, en la Instrucción General del Misal Romano, y en el rito de la institución de lectores y acólitos. Este último explica claramente qué le compete a unos y qué a otros.
      Bendiciones, y gracias por visitar este blog y ayudarlo a crecer con tus preguntas.

      Eliminar