Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Guión: Natividad de María




Esta fiesta litúrgica se omite cuando ocurre en domingo.

Si se realiza una procesión de entrada, el coro puede cantar las tradicionales letanías lauretanas, o el otro formulario de letanías marianas aprobadas por la Santa Sede.


Introducción

 "Por tu nacimiento, oh, Virgen purísima, Joaquín y Ana fueron librados de la esterilidad; Adán y Eva fueron rescatados de la corrupción de la muerte. Y nosotros, tu pueblo, purificados del sello del pecado. Te celebramos cantando: La mujer estéril da a luz a la Madre de Dios, aquella que alimenta nuestra vida".

Esta antigua aclamación de la liturgia ortodoxa describe el misterio del nacimiento de la Virgen, que celebramos en este día.
La fidelidad de Dios a sus promesas atraviesa todas las generaciones, y al llegar la plenitud de los tiempos empieza a vislumbrarse el resplandor de Aquel que había de venir. Los desobedientes Adán y Eva del principio, son causa de la promesa de salvación por parte del Señor. Los santos Joaquín y Ana, probados sin culpa con el signo de la esterilidad, engendran a la Inmaculada Madre del Mesías, Autor de la Vida. Ella, al nacer, se convierte en la Aurora esplendorosa que precede al Sol de justicia, Cristo, nuestro Dios.

Celebremos, pues, esta fiesta de la Natividad de la Virgen, y honremos a aquella que es la Puerta celeste por la que el Salvador entra al mundo, y por la que nosotros llegamos seguros al Cielo.

Se canta el Kyrie y luego el himno Gloria a Dios.


Liturgia de la Palabra

Primera lectura: Rom. 8, 28-30

María, engendrada en el tiempo por Joaquín y Ana, fue predestinada por Dios desde la eternidad, para ser la Madre del Verbo omnipotente.

Evangelio: Mt. 1, 18-23

María, obra maestra del Eterno Padre, entra en nuestra historia y vive como una más entre nosotros. Por su humildad, Ella se convierte en el Arca de la Nueva Alianza, portadora ya no de la Ley divina, sino del mismo Dios, que trae la salvación a su pueblo.

No se dice el Credo.


Oración de los fieles

R. Al celebrar el nacimiento de tu Madre, escúchanos, Señor.

-Para que la Iglesia Católica siga el modelo de humildad y de entrega de María, a la que confiadamente invoca como "Madre". R.

-Para que el Papa Francisco sea asistido por la materna intercesión de la Virgen Santísima, y que por el misterio del nacimiento de nuestra Señora, se vea libre de las asechanzas de los enemigos de la verdad. R.

-Para que todas las mujeres que custodian en su seno el don sagrado de la vida, sean conscientes de la grandeza de la misión que Dios les ha encomendado, y cuenten para ello con el modelo y el auxilio de la dulce Madre de Dios, que vino al mundo para traernos a Aquel que nos llevaría al Cielo. R.

-Para que todos los que lloran la muerte prematura de sus hijos, por la maternal intervención de María, sean capaces de reconocer que las almas de estos niños y jóvenes, viven en Dios. R.

-Para que todos los que peregrinamos en este "valle de lágrimas", seamos confortados por la ternura de la Virgen María, que es "Consuelo de los afligidos". R.


-Para que las Almas de nuestros difuntos, por la intercesión de la Virgen Niña y de sus santos padres Joaquín y Ana, reciban de Dios la corona eterna. R.


Ofertorio

Los dones que presentamos, serán la Víctima Divina, que ofreceremos en honor de la natividad de nuestra Madre, y para salvación de toda la humanidad.

Comunión

La siempre joven y siempre virgen Doncella de Nazaret, sigue ofreciéndonos, por medio de la Iglesia, el Fruto bendito de su seno purísimo: Jesús, el Pan de los elegidos. Recibámoslo con gratitud.

El sacerdote puede impartir alguna de las Bendiciones Solemnes de la Santísima Virgen correspondientes al Tiempo Ordinario. 


Despedida

Con los ojos del corazón hemos venerado a la Pequeña María en su cuna. Demos gracias al Señor por habernos dado a su Madre, a la que nuestra fe confiesa como Reina y Señora del universo.

5 de septiembre de 2012, 15° aniversario de la muerte terrena de la Madre Teresa de Calcuta, virgen.
Inicio del Triduo de la Natividad de María.
(Última actualización de la entrada: 08/09/17).





No hay comentarios:

Publicar un comentario