Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

domingo, 2 de febrero de 2014

Días de precepto (normas vigentes)


Domingo, día de la Resurrección: Precepto semanal


Los días de precepto son aquellos en los que, por disposición divina y de acuerdo con la ley de la Iglesia, hay obligación de participar de la Santa Misa, y de evitar el trabajo, el ayuno y demás actos penitenciales. (Cf. Código de Derecho Canónico -en adelante, CDC-, canon 1247). Esto se debe a que se trata de días totalmente festivos en los que el gozo espiritual, la alabanza y la gratitud a Dios, ocupan el primer lugar. El compartir en familia también forma parte de la santificación de los días de precepto.


En toda legislación de países católicos estas jornadas deberían ser feriados nacionales, para facilitar que se vivan como Dios manda. Lamentablemente, no siempre ocurre esto.


Más arriba escribí la frase "Por disposición divina" refiriéndome al modo de vivir cristianamente los días de precepto. En efecto, el tercer mandamiento del decálogo ordena "Santificar las fiestas", que no es otra cosa sino dar a Dios el culto que se le debe en los días santos, participando de la Eucaristía y viviéndolos como una verdadera fiesta.
También escribí "de acuerdo con la ley de la Iglesia", pues, en consonancia con la Voluntad de Dios, la Iglesia ha establecido leyes canónicas orientadas al cumplimiento específico del tercer mandamiento. 
Efectivamente, el primer precepto de la Iglesia dice: 
"Oír Misa entera todos los domingos y fiestas de guardar". Por "fiestas de guardar" entendemos los días de precepto. Son expresiones sinónimas.

¿Cuáles son puntalmente los días de precepto? (Cf. Nuevo Catecismo, 2168-2195)

En el Calendario litúrgico universal hay diecisiete solemnidades, que son las celebraciones de mayor rango. Solamente algunas de ellas son fiestas de guardar.
El Código de Derecho Canónico (c. 1246, 1), establece como días de precepto para la Iglesia universal, aparte del domingo, las siguientes solemnidades: Natividad del Señor, Epifanía, Ascensión, Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo, Maternidad Divina de María, Inmaculada Concepción, Asunción de María, San José, Santos Apóstoles Pedro y Pablo y Todos los Santos.
El inciso 2 del mismo canon 1246 autoriza a las Conferencias Episcopales, siempre previa aprobación de la Sede Apostólica, suprimir o trasladar al domingo algunas de estas festividades de precepto.

La participación de la Misa (Cf. CDC, canon 1248, 1)

Cumplen el precepto quienes participen de cualquiera de las Misas celebradas en el atardecer del día anterior (que son las de la misma festividad o, si la hay, las de su Vigilia), o en alguna de las que se celebren durante el día propio de la festividad. De acuerdo con lo dicho, la participación de la Misa vespertina de la Vigilia del día de precepto, cuando la hubiere, lo satisface, aun si las oraciones o textos fueran diferentes de los de la festividad.
 El caso particular de la coincidencia (litúrgicamente se llama "ocurrencia") entre las primeras vísperas de un día de precepto y las segundas del otro, acaece cuando uno de esos dos días es el domingo, y el otro, cae en sábado o en lunes.
Por ejemplo, si la solemnidad de la Natividad del Señor cae en sábado, siendo ella fiesta de guardar, en sus segundas vísperas, coincide con las primeras del domingo, día semanal de precepto. En este caso, hay que cumplir con dos preceptos: El de Navidad y el dominical, participando de la Misa de ambos días litúrgicos. Al usar la expresión "días litúrgicos" quiero destacar que, cuando se trata del domingo o de solemnidades, el día natural no coincide con el litúrgico, pues este último comienza al atardecer del día precedente.
Volviendo al ejemplo, quien quiera cumplir con ambos preceptos debe participar de alguna de las Misas vespertinas del viernes 24, o en cualquiera de las del 25 (Cf. infra). Así cumple el precepto de Navidad. Para cumplir con el dominical, ha de participar de la Misa vespertina del 25 o de alguna de las del domingo 26. Es decir, el fiel debe participar de dos Misas en ese fin de semana, independientemente de cuáles sean ellas, de acuerdo con lo prescripto por las normas litúrgicas. En efecto, según dichas normas, en el ejemplo que estamos considerando, la Misa vespertina del 25 debe ser la del Día de Navidad, y no la del domingo, pues en éste se celebra la fiesta de la Sagrada Familia, de rango inferior a la de Navidad. Además, esa fiesta de la Sagrada Familia no es de precepto por sí, sino porque cae en domingo. (De hecho, la única vez que se celebra el viernes 30 es cuando, según las normas, el 25 cae en domingo). De lo dicho podemos deducir que quien participare de la Misa vespertina del 24 (Vigilia de Navidad), o de la de Nochebuena, y de la de la tarde del 25, aunque ésta sea también Misa de Navidad y no del domingo, cumpliría el precepto dominical, debido a que está participando de una Misa que, si bien es la de Navidad (con cuyo precepto ya cumplió el 24), se celebra "en el día litúrgico" del domingo.

Quiero asentar otros ejemplos para que quede más claro el tema:

Si la solemnidad de la Asunción de la Virgen (15/8), ocurriera un lunes, la Misa vespertina de la Vigilia tendría lugar el domingo 14 a la tarde. Es decir, ese domingo por la tarde no se celebraría la Misa dominical sino la de la Vigilia de la solemnidad. De acuerdo con lo recién explicado, quien hubiera participado de la Misa vespertina del sábado, y de la vespertina del domingo, habría satisfecho ambos preceptos. De la misma manera lo habría satisfecho quien hubiera participado de la Misa matutina del domingo y de la vespertina de la Vigilia, o de alguna de las del lunes 15. En esos casos se trataría de dos Misas diferentes: La dominical y la de la Asunción (de la Vigilia o del día). Pero el precepto también estaría cumplido por el fiel que participara de la Misa vespertina del domingo, Vigilia de la Asunción, y de alguna de las del 15, aunque ambas sean de la misma solemnidad. Esto por lo dicho más arriba: el fiel que hubiera participado de la Misa de la Vigilia, aunque sea ésta de la Asunción, en el caso que analizamos, estaría "dentro" de los límites del "día litúrgico" del domingo.

De lo anterior, podemos extraer las siguientes conclusiones:

-En casos así, (es decir, cuando una solemnidad de precepto ocurre en sábado o en lunes), hay que participar de dos Misas dentro de los "días litúrgicos" correspondientes.
-La Misa que se celebre, del domingo o de la otra fiesta de guardar, no afecta al cumplimiento del precepto si se cumple con el punto anterior.
-El error que suele ocurrir cuando los sacerdotes, por desconocimiento de las normas, no celebran la Misa que corresponde, no pone en tela de juicio el cumplimiento del precepto por parte suya ni de los fieles. Esto por las razones anteriormente expuestas. (Pero aquí quiero aclarar que, cuando el sacerdote, a sabiendas de que corresponde celebrar una Misa, celebra otra, contraviniendo las muy claras normas litúrgicas al respecto, comete pecado, pues se está apartando de la obediencia a lo que la Madre Iglesia ha dispuesto). La celebración de tal o cual Misa no es una cuestión de gusto o devoción, ni personal ni comunitaria.

Primacía del precepto dominical

La cuestión del precepto dominical es tan importante, que existen normas litúrgicas propias para cuando éste se viera afectado. Por ejemplo, si la solemnidad del Nacimiento de Juan el Bautista (24/6), cae en lunes, la Misa de la Vigilia habría de celebrarse el domingo 23 por la tarde, pues esa solemnidad tiene precedencia sobre un domingo ordinario. (De hecho, cuando esta solemnidad cae en domingo, se celebra siempre). Sin embargo, hay una norma litúrgica, la de las "Misas de domingo anticipadas a la víspera", que sostiene que en estos casos tiene prioridad la Misa dominical, independientemente de que en la Liturgia de las Horas se celebren las primeras vísperas de la solemnidad, de acuerdo con la Tabla de precedencias de días litúrgicos. Esto se debe a que estamos en presencia del domingo, precepto ineludible de cada semana, y una solemnidad que, aunque sea de grado superior, no es de precepto. He aquí la diferencia con el ejemplo anterior de la Asunción, pues ella sí es un día de precepto. Entre dos preceptos prima el de rango mayor. Entre un día de precepto y otro que no lo es, prima el primero, y pasa a segundo lugar la cuestión del rango o grado litúrgico.


Quiénes están obligados a cumplir el precepto

De acuerdo con el canon 11 del CDC todos los que tienen uso de razón están obligados al cumplimiento de las leyes de la Iglesia. Cuando no se especifica, debe entenderse "a partir de los 7 años". En el otro extremo, no hay límite de edad.
El no cumplimiento del precepto sin justa causa es un pecado grave que requiere la confesión sacramental para poder recibir la Comunión eucarística.
La propia enfermedad, física, o mental, el trabajo legítimo e impostergable, los achaques de la vejez que inhabilitan, las obligaciones indelegables inherentes a la familia, (como el cuidado de niños, de ancianos o de personas enfermas), la ausencia de presbíteros, (o el carácter no preceptual de la festividad en determinadas regiones respecto de turistas en cuyos lugares de origen la celebración sí es de precepto), son algunas de las causas que eximen del cumplimiento del tercer mandamiento. En cada caso, será el sacerdote confesor o el párroco, quien determinará si el fiel está exento o no.
.
Pascua y Navidad

Debido a la máxima importancia de las solemnidades de Pascua y Navidad, deseo aclarar algunas cuestiones que atañen al cumplimiento del precepto en estos Días santos:

El Día santo de Pascua

No ha sido explícitamente mencionado entre las solemnidades de precepto porque cae en domingo, y ya se dijo que todo domingo del año es "fiesta de guardar", como se le llama también al día de precepto.
La Misa de la Vigilia Pascual en la Noche santa, como cualquiera de las otras del Domingo de Resurrección, satisfacen el precepto dominical de ese Día, aunque posean formularios bíblicos y eucológicos diferentes.


Para la gran solemnidad de la Natividad del Señor, segunda, después de Pascua en la Tabla de precedencias, la liturgia ha establecido cuatro Misas diferentes, cada una con textos bíblicos y eucológicos propios:
Misa vespertina de la Vigilia, el 24 de diciembre a la tarde; Misa de la Noche, a las 0 del 25 o al anochecer del 24; Misa de la Aurora, al alba del 25; y Misa del Día, durante el resto del mismo 25. Salvo la primera, todas las demás se consideran propias del 25, incluso, la de la Noche, aunque se haya anticipado unas horas. Estas cuatro Misas son igualmente festivas aunque la máxima solemnidad corresponda a la Misa de la Noche (Es la de Nochebuena -popularmente llamada "Misa del Gallo"-), y a la Misa del Día.
La participación en cualquiera de estas cuatro Misas diferentes satisface el precepto de Navidad.

2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor.
http://vivirdelaeucaristia.blogspot.com.ar/2011/04/jamas-dejeis-la-misa-dominical.html

47 comentarios:

  1. tenemos un buen papa

    ResponderEliminar
  2. Si asistí a misa de la Asunción el día sábado 15 de agosto por la tarde, cumplí con el precepto dominical del 16 de agosto también?

    ResponderEliminar
  3. Si únicamente has asistido el 15, solo has cumplido el precepto de la Asunción. Cuando una solemnidad de precepto ocurre en sábado, como en este caso, o en lunes, ese fin de semana hay que participar de dos Eucaristías.
    Te bendiga San Juan Bosco, en este día jubilar del bicentenario de su nacimiento.

    ResponderEliminar
  4. Tengo una Primera Comunión hoy sábado a las 19:00, pero las lecturas no serán las del domingo, será válida como misa dominical?

    ResponderEliminar
  5. Cualquier Misa es válida si se celebra como corresponde la Liturgia de la Palabra junto con la de la Eucaristía. Es cierto que hay lecturas propias que a veces pueden cambiarse por otras y a veces no. Cuando se trata de los domingos del Tiempo Ordinario (tú me consultas sobre el XXXIII), si así lo permite la autoridad competente, puede realizarse algún cambio en las lecturas prescriptas, reemplazando unas por otras (por supuesto, SIEMPRE BÍBLICAS).
    En síntesis, el hecho de que se cambien unas lecturas por otras, no hace inválida la Misa; en el peor de los casos, incurre en un "abuso litúrgico" si se trata de un día en que tal cambio no está permitido (como un Domingo de Adviento, por ejemplo). Pero no es el caso al que aludes.
    Las santas Gertrudis y Margarita de Escocia, en su día, te alcancen muchas bendiciones celestiales.

    ResponderEliminar
  6. Respecto a la respuesta anterior, seria valido el precepto dominical si yo celebrara mi casamiento, modificando parcial o incluso total las lecturas correspondientes a ese domingo (en Tiempo Ordinario)?

    ResponderEliminar
  7. Se cumpliria con el precepto dominical si en la Misa de Domingo de mi casamiento elegiria modificar las lecturas correspondientes parcial o incluso totalmente (en Tiempo Ordinario)?

    ResponderEliminar
  8. Respondo a las dos preguntas del 14/12/15,confirmando lo que escribí en la respuesta anterior: siempre se cumple el precepto dominical con la Misa válida celebrada en el día del Señor. El cambio de las lecturas fijadas por otras distintas no corresponde en una Misa dominical puesto que la antiquísima tradición preceptual de la Misa del domingo, tal y como prescribe la Iglesia que se celebre, está por encima de cualquier celebración particular, aun si se trata de un sacramento como en este caso (matrimonio). No hay que olvidar que la Santa Misa es la celebración del Sacrificio Pascual de Cristo, en el que se "confecciona" el más grande de los sacramentos, al que se ordenan y del que reciben su razón de ser todos los demás (Eucaristía).
    En conclusión, en el caso que tú me planteas sí se cumple el precepto dominical, pero en el cumplimiento se comete el abuso litúrgico de privar al Pueblo de Dios del alimento de la Palabra que la sabia Madre Iglesia ha elegido para ese domingo. ¿Quién mejor que una Madre para saber qué es lo mejor para sus hijos? Y más cuando se trata de esta Madre, elegida por el mismo Cristo como Esposa Mística y Guardiana de la verdadera fe.
    Que el Santo Adviento acreciente la esperanza de tu corazón.

    ResponderEliminar
  9. Añado a la respuesta anterior, por otra parte, que en algunas Misas de domingos del Tiempo Ordinario, puede cambiarse por otra una de las dos lecturas que preceden al Evangelio. Los libros litúrgicos estipulan bien cuándo esto se permite y cuándo no. En todo caso, para que sea posible, deben cumplirse al menos estos requisitos:

    -que las lecturas sean bíblicas.
    -que se cuente con el visto bueno de la autoridad competente.
    -que la razón del cambio no sean simples gustos o preferencias de particulares, sino que obedezca a razones verdaderamente pastorales, lo cual corresponde que juzgue el obispo o el sacerdote explícita o implícitamente autorizado por aquél.

    ResponderEliminar
  10. Hola, la parte referente a la misa de navidad, quisiera compartirla, pero, no sé exactamente de que documento y de que parte lo extrajo, ¿me lo facilitaría porfavor? Gracias y feliz navidad.

    ResponderEliminar
  11. Hermano, te paso las fuentes de lo que me pides:
    La "Tabla de precedencias de los días litúrgicos" coloca en segundo lugar de importancia a la solemnidad de la Natividad del Señor, luego del Triduo Pascual.
    El Misal Romano en sus diferentes traducciones, respetando el original latino, el día 24 de diciembre, posee dos formularios de Misas: la matutina, que es la última del Tiempo de Adviento, y por ello, se celebra con ornamentos morados; y la vespertina, que es la de la Vigilia de Navidad (distinta de la de Nochebuena). Esta última es festiva, pues se celebra, con ornamentos blancos, antes del anochecer, y en ella, como en toda solemnidad, se cantan o recitan el Gloria y el Credo, y se proclaman dos lecturas antes del Evangelio. Se considera la primera Misa de Navidad, y con ella se cumple el precepto, a tenor de lo que dice el Código de Derecho Canónico citado más arriba. El 25 de diciembre, el Misal posee tres formularios de Misa, que son los mencionados en esta entrada. El primero de ellos se llama oficialmente "Misa de la Noche", y es la de Nochebuena. Como queda claro en esta entrada, se considera la primera Misa del 25 de diciembre, aunque se adelante unas horas al 24. Es un serio error celebrar esta Misa cuando aún no ha oscurecido, pues los textos hablan específicamente de "Noche" en el sentido temporal y espiritual del término; para esa hora está la Misa de la Vigilia a la que acabamos de aludir. Luego, están las de la Aurora y la del Día.
    En síntesis, la "Tabla de precedencias de los días litúrgicos", el Código de Derecho Canónico y el Misal Romano son las fuentes del apartado referente a las Misas de Navidad de esta entrada. Puedes encontrar en Internet estas tres fuentes.
    Para entender mejor el tema, puedes leer las siguientes entradas de este blog: "El concepto litúrgico de solemnidad"; "Navidad, santificación del tiempo y el espacio" y "El concepto litúrgico de Vigilia".
    Espero haberte sido de ayuda.
    Que mañana, en la Santísima Noche del Nacimiento del Salvador, puedas sentir en tu corazón la grandeza del Misterio que la Madre Iglesia nos invita a celebrar y a vivir.
    ¡Santa y feliz Nochebuena!

    ResponderEliminar
  12. Me gustaría que me confirmara si este comentario es correcto: Saludos, me gustaría que me confirmara lo que creo: "El fiel que, con la INTENCIÓN de CUMPLIR con el precepto dominical o de las fiestas de guardar, acude a la Santa Misa la víspera del día de precepto cumple con el mismo. Es decir, cumple el precepto quien participe de CUALQUIERA de las Misas celebradas en la tarde del día anterior (que puede ser la de la misma festividad o la de su vigilia). De acuerdo con lo dicho, la participación en esa misa, satisface el cumplimiento del precepto aun si las oraciones o textos FUERAN DIFERENTES de los de la festividad, incluso, con la intención de cumplir el precepto, fuera una boda o un funeral. El Código de Derecho Canónico y el Catecismo son claros: "CUMPLE el precepto de participar en la misa quien ASISTE A ELLA dondequiera que se celebre en un rito católico tanto el día de la fiesta como en el día anterior por la tarde". NO HAY referente alguno que indique que deban ser las oraciones y lecturas propias del día de precepto". Gracias.

    ResponderEliminar
  13. Es correcto todo lo que usted afirma. De hecho, la cuestión de si se emplean o no los textos bíblicos y eucológicos correspondientes, pertenece al terreno de la comisión o no de abusos litúrgicos, que, EN ESTE CASO, aunque sumamente reprobables si los hubiere adrede, de ninguna manera invalidan la dignidad de la Misa como Sacrificio Pascual del Señor, cuya participación es moralmente obligatoria para observar el tercer mandamiento en todo fiel que no estuviese impedido por alguna razón justa.
    Que la invocación del Nombre de Jesús, al que se rinde culto litúrgico cada 3 de enero -aunque este en 2016 no ha podido celebrarse la festividad por ocurrir en Domingo II después de Navidad-, llene de paz y dulzura tu vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Dios le bendiga especialmente en este día.

      Eliminar
  14. QUIERO SABER SI ES MISA DE PRECEPTO LA DEL 6 DE ENERO?

    ResponderEliminar
  15. Eso depende del país, pues las Conferencias Episcopales pueden mantener o no el feriado original. En Argentina, no lo es.
    San Raimundo de Peñafort, en su día, te alcance abundantes gracias celestiales.

    ResponderEliminar
  16. Buenas noches hoy es 13 de Mayo y o fuí a Misa creo que no es precepto pero por favor me podría responder si es preceto o no la Virgen de Fátima? Soy de Perú gracias

    ResponderEliminar
  17. La memoria litúrgica de la Virgen de Fátima no es fiesta de precepto.
    Bendiciones.

    ResponderEliminar
  18. Esta es buena información les recomiendo que vean esta pagina web

    ResponderEliminar
  19. Hola tengo una duda... Hace poco fueron las fiestas patrones de mi comunidad(de san eugenio papa) y me preguntaba si es obligatorio asistir(o por lo menos el último día)... Recuerdo cuando era niña avia un sacerdote que decía que si obligaba...pero hay otros sacerdote que dicen que no ayuda

    ResponderEliminar
  20. Hermana, solamente son días de precepto aquellos que cada Conferencia Episcopal, con la aprobación de la Santa Sede, ha fijado para su país. Si el día del santo Papa Eugenio no está entre ellos, no es de precepto. En muchos lugares, las fiestas patronales se trasladan al domingo anterior o al siguiente, para que puedan participar más personas.
    No obstante, es absolutamente aconsejable participar en las celebraciones de las fiestas patronales de la diócesis propia y de otras, puesto que es una profunda experiencia de gracia.
    Me gustaría saber de qué país eres pues es la primera vez que escucho de una comunidad cuyo patrono sea el Papa Eugenio. ¿Tienen estampas de él?
    Seas bendecida con el amor sanador del Inmaculado Corazón de María, en este día de su festividad.

    ResponderEliminar
  21. Las fiestas patrones(la misa del último día) es de precepto (fueron en honor de san eugenio papa)

    ResponderEliminar
  22. Si el día de precepto cae un día de semana distinto al lunes se considera cumplido si asistí a la del domingo anterior?.

    ResponderEliminar
  23. ¡Alabado sea Jesucristo!
    Cuando una festividad es de precepto y ocurre en día de semana distinto del lunes, no se cumple el precepto participando de la Misa del domingo anterior ni de la del posterior. Hay que participar el mismo día o en la tarde del precedente. Las solemnidades de precepto, de hecho, no se deben trasladar a un día diferente de aquel en que ocurren.
    Recibe la Bendición Apostólica de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, en este día glorioso de su martirio, que engalana a Iglesia de Roma y al mundo entero.

    ResponderEliminar
  24. o sea que la mayoria de los fieles no cumplen con las fiestas y los dias de precepto por desconocimiento u otra causa y estan en pecado mortal y siguen comulgando en pecado mortal (sin saberlo muchas veces)

    ResponderEliminar
  25. En realidad, si es por desconocimiento, no incurren en pecado mortal.
    Recibe la bendición sacerdotal de San Maximiliano Kolbe en su día.

    ResponderEliminar
  26. Tengo 81 años, físicamente estoy demasiado bien para mi edad, falté a misa un día de precepto estando de vacaciones,podria haber ido a misa, pero fui al cine,puedo comulgar?

    ResponderEliminar
  27. Mi querida señora:
    No soy sacerdote por lo que no tengo la autoridad para decirle si puede o no comulgar. Le sugiero que si tiene esa inquietud se la plantee a su párroco.
    La felicito por preguntar. Eso quiere decir que sabe bien sobre la infinita importancia de la Eucaristía y sobre la necesidad de estar en gracia de Dios para recibirla.
    La Madre Inmaculada, "Mujer eucarística", en vísperas de su solemnidad, acreciente su amor y su respeto hacia Jesús, Pan Vivo bajado del Cielo.

    ResponderEliminar
  28. Saludos desde Costa Rica,

    Este año 25 de diciembre es domingo, entonces si yo asisto a la misa del 24 por la noche, cumplo con el precepto de la Natividad del Señor, pero además debo asistir a misa el 25 de diciembre para cumplir con el precepto dominical? Si asisto a la eucaristía del 25 debo ir ese día dos veces a misa, para cumplir con ambos preceptos? Este sería el mismo caso para la solemnidad de Santa María Madre de Dios?

    ResponderEliminar
  29. Querida hermana:
    Cada vez que una solemnidad de precepto coincide con el domingo, lo suple; de modo que debes participar de una sola Misa. Lo mismo vale para la solemnidad de Santa María Madre de Dios. No sucede lo mismo cuando una solemnidad de precepto ocurre en sábado, por el hecho de que se trata de dos misas distintas: la de la solemnidad, el sábado, y la dominical.

    En conclusión, cuando la solemnidad de la Natividad del Señor cae en domingo, estamos ante un solo precepto y no dos, el cual se puede cumplir participando en cualquiera de las cuatro Misas de Navidad, las que, por cierto, son distintas en cuanto a sus textos. Me refiero a la de la Vigilia de Navidad, en el atardecer del 24 de diciembre; a la de Nochebuena, en el santo Anochecer entre el 24 y el 25; a la de la Aurora, en el alba del 25; y a la del Día, durante el resto del mismo 25.

    El Divino Emmanuel te bendiga por intercesión de sus santos padres, cuyo nombre llevas.

    ResponderEliminar
  30. Hola me pueden sacar una duda yo participle de la misa de Navidad del sabado 24 de diciembre de 2016 a las siete de la tarde .
    Era necesario parcipar de la misa del domingo 25 de diciembre del 2016 para cumplir con el precepto dominical??
    Raul

    ResponderEliminar
  31. Raúl, has cumplido con el precepto de Navidad. No era obligatorio ir a Misa el 25 de diciembre nuevamente.
    La explicación detallada la puedes encontrar en el segundo párrafo de la respuesta que está inmediatamente antes de tu pregunta. Se la redacté para la lectora María José, de Costa Rica.

    Los santos mártires Inocentes, en su fiesta, te iluminen para que vivas cada vez más intensamente el Santo Sacrificio del Altar.

    ResponderEliminar
  32. Saludos. El Triduo Pascual es Precepto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Triduo Pascual de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, que comienza con la Misa vespertina de la Cena del Señor y concluye al atardecer del Domingo de Resurrección, se considera una única celebración "distribuida" -por así decirlo- en días diferentes. Por eso,la normativa canónica no se pronuncia acerca de si el Jueves o el Viernes santos sean días de precepto. Teóricamente solo el Domingo, por ser tal, y más aún por ser el de Pascua, es el día de precepto propiamente dicho. Si bien no hay "obligación" canónica de participar de la Misa de la Última Cena ni de la Celebración de la Pasión el Viernes Santo, no es menos cierto que el no asistir a los actos litúrgicos de estos días, es reducir sobremanera nuestra participación en las celebraciones más importantes del año.
      Aun así, hay que saber que el precepto de la Solemnidad de la Resurrección se puede cumplir participando en la Misa de la Vigilia pascual, el sábado por la Noche (que es la Eucaristía más sagrada del año), o en cualquiera de las Misas del Domingo de Pascua.

      Infinitas bendiciones para ti, hermana.

      Eliminar
  33. Por la ir me podría sacar de una duda el día de la cruz es misa de precepto,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La festividad de la Invención de la Cruz (03/05) no figura en el Calendario universal (como la de la Exaltación, que es el 14/09), sino en varios calendarios particulares, y no es día de precepto.
      Que Cristo Crucificado y Resucitado derrame su bendición sobre ti.

      Eliminar
  34. La Gracia y la Paz del Señor lo guarden.....
    Tengo dos consultas:
    1 si la solemnidad titular de la parroquia a la que pertenezco coincide con otra solemnidad... cual de las dos se antepone. ..
    Mi parroquia es inmaculado corazón de María. .. Esta es una memoria obligatorIA, sin embargo por ser la titular de nuestra parroquia la celebramos como solemne.... Y este año coincide con la solemnidad del Nacimiento de San Juan Bautista...

    2 como segunda consulta.... Es acerca de la liturgia que se realizará el día 24 de diciembre.... Ya que 24 es domingo... Se que la misa de noche buena será celebrada por la noche sin embargo me pregunto.... Que juego de lectura se harán por la mañana?? Serán las de la feria? O hay un juego de lecturas diferentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bendiciones, Jamil! ¡Cristo ha resucitado!

      Aclaro tus dudas:

      1-En el caso que me consultas, tiene prioridad la Misa de la solemnidad del Nacimiento de san Juan Bautista, porque corresponde al Calendario universal, y las solemnidades del Calendario universal tienen prioridad frente a las de Calendarios particulares.

      Sin embargo, hay varias peculiaridades que debes tener en cuenta en este caso que me consultas:

      Cuando la solemnidad del Nacimiento de san Juan Bautista ocurre en sábado, solo puede celebrarse en la Misa matutina y no en la vespertina, que ya es dominical del Tiempo Ordinario. En efecto, aunque las solemnidades tienen prioridad sobre las Misas dominicales del Tiempo Ordinario, una norma litúrgica dice que si ellas ocurren en sábado, y no son de precepto, por la tarde ha de darse prioridad a la Misa dominical a causa del precepto del día del Señor. Es una norma litúrgica que se llama "Misas de domingo anticipadas a la víspera". Esto quiere decir que un sábado 24 de junio ustedes no deben celebrar por la mañana la festividad del Inmaculado Corazón de María, porque es una solemnidad propia de su comunidad (en el Calendario universal se celebra como "memoria obligatoria", y tampoco tiene lugar), y por lo tanto, frente a ella, tiene prioridad la del Bautista.

      Sin embargo, (y como excepción a la norma de "Misas de domingo anticipadas a la víspera"), por la tarde, y también en todas las Misas del domingo, pueden celebrar la solemnidad patronal del Inmaculado Corazón de María, gracias a otra norma litúrgica ("solemnidad externa de las fiestas"). Según esta norma, cualquier festividad que no ocurra en domingo pero que tenga un rango litúrgico superior a él, puede trasladarse hasta dicho domingo, si así lo decide el sacerdote y lo sugiere la piedad de los fieles. En el caso particular de ustedes, la celebración del Inmaculado Corazón de María, en tu parroquia es "solemnidad", por ser festividad patronal. Y según la "Tabla de precedencias de días litúrgicos", cualquier "solemnidad" tiene prioridad frente a un domingo del Tiempo Ordinario, cuando cae en él (o cuando es trasladada a él, como sucedería en este caso).

      En síntesis, si en tu comunidad parroquial hubiera Misa el sábado 24 de junio a la mañana, ha de ser la del Nacimiento del Bautista. Por la tarde, y al día siguiente, pueden celebrar la Misa de la "solemnidad" del Inmaculado Corazón de María, con todos los elementos propios. (Puedes acceder a ellos, si copias y pegas en un buscador esta dirección: http://veritasl.blogspot.com.ar/2015/02/misas-de-la-virgen-xxviii-tiempo.html).

      Para profundizar sobre el tema, te aconsejo que leas las siguientes entradas de este blog: "El concepto litúrgico de ´solemnidad´"; "Normas universales sobre sobre el Año litúrgico y sobre el Calendario Romano General"; "Instrucción ´Calendaria particularia´".

      2-Cuando el 24 de diciembre ocurre en domingo, la Misa matutina es la del Domingo IV de Adviento, la vespertina es la de la Vigilia de Navidad, y la de la Noche, que se considera la primera Misa del 25, aunque se haya adelantado a las últimas horas del 24, es la de Nochebuena.

      Espero haber aclarado tus dudas. Si tienes otras, y quieres una respuesta más rápida y completa, o material de liturgia, puedes escribirme tu número de whatsapp, que no publicaré aquí, y mantendremos un contacto más directo.

      La Virgen María, a la que hoy celebramos como "Auxiliadora de los Cristianos", ilumine tu fe, reanime tu esperanza y acreciente tu caridad.

      Eliminar
  35. Gracias por la explicación. Pensaba ir a la Eucaristía esta tarde y por un momento he pensado que San Juan Bautista era de precepto. Me ha agradado encontrar estas explicaciones que sólo había oído a mi director espiritual.

    ResponderEliminar
  36. Mañana 26 de junio, feriados en Chile, es misa de precepto por San Pedro y San Pablo que es el 29 de este mes?

    ResponderEliminar
  37. ¡Feliz domingo, Elsa!
    La solemnidad de los santos apóstoles Pedro y Pablo se celebra el 29 de junio. Hay países en que es de precepto y otros en los que no. Depende de cada Conferencia Episcopal. Me parece raro que en Chile se celebre el 26. ¿Podrías decirme por qué razón?

    Recibe abundantes gracias en este día del Señor.

    ResponderEliminar
  38. La fiesta patronal de mi comunidad (16 de julio- Nuestra Señora del Carmen) cae en Domingo, en el misal aparece "se omite la memoria", a pesar de ser la fiesta patronal, se continua con la Solemnidad Dominical?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bendiciones!
      Si es fiesta patronal en tu comunidad, se celebra allí como "solemnidad", y por lo tanto, debe emplearse la Misa propia de la Virgen desde el atardecer del sábado y durante todo el domingo. Suple a la Misa dominical.

      Dios te bendiga y la Virgen del Carmen te cuide.

      Eliminar
  39. Hola, tengo una duda con el dia 16 de Julio- Nuestra Señora del Carmen; este año a coincido en domingo y por supuesto al no ser nuestra patrona se que la misa de visperas de sabado y la misa del domingo por la mañana deben ser las del domingo que corresponda,como asi ha sido, pero la duda que tengo es la siguiente: en nuestro pueblo se le tiene mucha devocion y se hace la eucaristia y luego se saca su imagen en procesion, al haber hecho la misa de visperas y la de domingo por la mañana como corresponde al domingo, el sacerdote en la eucaristia de la tarde puede cambiar las lecturas y poner las propias de la virgen?. Un saludo y gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bendiciones!

      Si la Virgen del Carmen no es titular de la parroquia ni patrona de la ciudad o provincia, las Misas del sábado a la tarde y las del domingo, tanto a la mañana como a la tarde, deben ser las dominicales. Esto por razón de la primacía del precepto dominical. Si te interesa profundizar sobre el tema, puedes copiar y pegar en el buscador, la entrada que he escrito sobre los días de precepto:

      http://veritasl.blogspot.com.ar/2014/02/dias-de-precepto-normas-vigentes.html

      La decisión de "cambiar las lecturas" (o, más aún, de celebrar otra Misa), debe contar con la aprobación del obispo del lugar, si por alguna razón pastoral, lo cree oportuno.

      De todos modos, hay una creencia muy difundida, y a mi parecer, errónea, de suponer que no celebrar la Misa propia (o del Común) de la Virgen o de determinado santo, impide totalmente hacer memoria de ellos. En realidad, puede celebrarse una Misa dominical, e insertar en ella, teniendo en cuenta lo que permite la liturgia, oportunas alusiones a la Virgen o a determinado santo. Sobre esta posibilidad, he escrito una entrada que puedes consultar copiando y pegando en el buscador el siguiente enlace:

      http://veritasl.blogspot.com.ar/2016/08/como-hacer-memoria-de-un-santo-en-un.html

      La Preciosísima Sangre del Señor, en este mes que la piedad popular ha querido dedicarle, sea para ti fuente de paz y misericordia.

      Eliminar