Buscar este blog

La verdadera Iglesia de Dios...

La verdadera Iglesia de Dios...

martes, 8 de diciembre de 2015

Himno del "Año de la Misericordia"





Texto traducido y comentado:

“Misericordiosi come il Padre” 

Rendiamo grazie al Padre, perché è buono

Ha creato il mondo con sapienza.
Conduce il suo popolo nella storia.
Perdona e accoglie i suoi figli.

Rendiamo grazie al Figlio, luce delle genti

Ci ha amati con un cuore di carne
Da Lui riceviamo, a Lui ci doniamo
Il cuore si apra a chi ha fame e sete.

Chiediamo allo Spirito i sette santi doni

Fonte di ogni bene, dolcissimo sollievo
Da Lui confortati, offriamo conforto
L’amore spera e tutto sopporta.

Chiediamo la pace al Dio di ogni pace

La terra aspetta il vangelo del Regno
Grazia e gioia a chi ama e perdona
Saranno nuovi i cieli e la terra.




Traducción

"Misericordiosos como el Padre"

Demos gracias al Padre porque es bueno.

Ha creado al mundo con sabiduría.
Conduce a su Pueblo en la historia.
Perdona y acoge a sus hijos.

Demos gracias al Hijo, Luz de las gentes.

Él nos amó con un corazón de carne.
De Él recibimos, a Él nos entregamos.
Que el corazón se abra
 a los que tienen hambre y sed.

 Pidamos al Espíritu los siete santos Dones.

Fuente de todo bien, dulcísimo alivio.
Por Él confortados, ofrecemos consuelo.
 El amor espera y todo lo soporta.

Pidamos la paz al Dios de toda paz.

La Tierra espera el Evangelio del Reino.
Gracia y gloria a quien llama y perdona.
Serán los cielos y la tierra nueva.


Comentario

El himno se estructura en cuatro estrofas. Las tres primeras se refieren respectivamente a sendas Personas de la Trinidad, mencionadas de modo explícito al comienzo de cada una. La última, al Reino de Dios. 

La primera estrofa, se refiere a la Bondad de Dios Padre que es Creador de todo, Guía de su Pueblo, misericordioso y acogedor para con sus hijos.

La segunda estrofa presenta a Dios Hijo como "Luz de las gentes"; se refiere implícitamente a su Encarnación redentora, al recurrir a la expresión del amante "corazón de carne". Canta a Jesucrissto de Quien todo recibimos, a Quien nos entregamos y por Quien somos llamados a entregarnos a los demás.

La tercera estrofa empieza pidiendo al Espíritu Santo sus siete Dones sagrados. Él es presentado como la "Fuente de todo bien", y como el Dios Amor nos consuela y nos impulsa a consolar a los demás.

La última estrofa pide "la paz" al "Dios de toda paz". Se refiere a la Tierra que aguarda el Reino de Dios, en la espera de "los cielos nuevos y la tierra nueva" prometidos por el Señor.


8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María.
50° aniversario de la Clausura del Concilio Vaticano II.
Apertura de la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro con motivo del Inicio del Jubileo de la Misericordia, convocado por Su Santidad Francisco, Sumo Pontífice. 
(Entrada dedicada a la Trinidad, que es Dios Eterno y Misericordioso, y a la Santísima Virgen Inmaculada).


María, "Puerta de la Aurora", Ntra. Sra. de la Misericordia

No hay comentarios:

Publicar un comentario