Buscar este blog

Cargando...

lunes, 6 de agosto de 2012

Cómo hacer un guión para la Misa: Consejos prácticos



A continuación quiero ofrecer algunos consejos prácticos para confeccionar el guión de la Misa.
En la siguiente entrada, el 10 de agosto, ilustrando estos consejos, puede verse un modelo de guión para la Misa de la solemnidad de la Asunción de la Santísima Virgen. Lo llamaremos "Guión-tipo" (GT).

Aspectos generales

El guión es un texto que puede (no "debe") usarse durante cualquier celebración litúrgica, especialmente la Santa Misa, con el objeto de orientar a los fieles presentes en las diferentes partes del Acto sagrado, mediante oportunas explicaciones, aclaraciones, exhortaciones y moniciones. Todas ellas deben  redactarse con un lenguaje que conjugue la brevedad con la claridad y la precisión. Ténganse siempre en cuenta estas características a la hora de elaborar un guión.

Es común que la función de guía o monitor (así se le llama a quien lee el guión) la desempeñe un laico, o bien un religioso o una religiosa. Deben destacarse por su dicción y por su capacidad para entonar pero sin declamar.

Aclaro, de paso, que con frecuencia es necesaria la intervención del monitor cuando se introducen ritos no habituales en tal o cual Misa, a los efectos de ilustrar a los fieles (por ejemplo, imposición de las cenizas, bendición de las gargantas, aspersión, renovación de promesas bautismales, y otros). También cuando los fieles deben realizar algún gesto o adoptar, excepcionalmente o no, cierta postura (por ejemplo, genuflexión durante la mención del Misterio de la Encarnación y del Nacimiento durante el Credo en las solemnidades de Navidad y la Anunciación, arrodillarse para la Oración universal en la Acción litúrgica del Viernes Santo, o para el canto de las Letanías de los Santos en alguna Misa ritual fuera del Tiempo Pascual, y muchos más). El ponerse de pie, de rodillas o sentarse, el inclinar la cabeza o el signarse, el escuchar atentamente o meditar en silencio, el orar interna o externamente, son posturas y actitudes que pueden o no estar precedidas por la exhortación del monitor, según lo requiera la formación litúrgica de cada comunidad.

Aspectos particulares

Veamos ahora las diferentes partes de la Misa tipo, que pueden requerir de una glosa o guión, y qué debe tenerse en cuenta para una pertinente redacción en cada caso:

Introducción:

La "monición de entrada de la Misa", como comúnmente se le llama, debe ser un texto que permita a los fieles congregados, tener una idea clara del santo, del misterio o del tiempo que se celebra. No existe un estilo fijo que deba respetarse en este texto. 
Debe especificar también la particularidad que eventualmente puede tener la Misa. Por ejemplo, si se celebra para un grupo de niños o jóvenes; si ese día hay algún evento importante en la Iglesia universal o particular; si existe algún acontecimiento no religioso pero que pueda ser iluminado por la Misa dominical que es centro de nuestra vida (por ejemplo, día del padre, de la madre, del niño). En este último caso, la mención de un evento no religioso, debe ser breve, pero no omitirse, pues es un modo de "cristianizar" todos los aspectos que hacen a nuestra cultura.
En el caso de que se trate de una Misa dominical del Tiempo Ordinario, en el que no se celebra ningún misterio en particular, la monición de entrada puede referirse brevemente a la importancia de la santificación del domingo para la vida del creyente, o al valor de la Misa como Banquete y sobre todo como Sacrificio de Cristo que se renueva hasta el final de los tiempos.
Lo importante es no recurrir a expresiones superfluas, vacías de significado, y que nada edifican a los fieles, como por ejemplo: "Estamos reunidos en la Casa de Dios para celebrar la Santa Misa". ¿Es que acaso los fieles ignoran que están congregados? ¿Desconocen qué es lo que están por celebrar?
Para evitar caer en errores así, sería bueno elegir alguna expresión del Magisterio, o de los Padres de la Iglesia, que se refiera al Sacrificio eucarístico, y glosarla brevemente. Sería un modo de "acercar" a los fieles la riqueza de los textos de la doctrina católica, a menudo poco conocidos. Claro está que nunca hay que olvidar que no se trata de una ponencia, ni de un discurso, sino solamente de una breve introducción que ayuda a comprender la grandeza del Acto que se va a realizar en el aquí y el ahora de nuestra vida.
Alguna vez no estaría mal recurrir a algún texto litúrgico, o incluso lírico, o bien, al pensamiento de tal o cual santo, y glosarlos, si se cumplen, por supuesto, los objetivos mencionados arriba. Por ejemplo, se puede elegir alguna frase de determinado santo sobre la importancia de la Misa, o tomarla del mismo Catecismo de la Iglesia, e ilustrar brevemente a los fieles sobre el particular. Es un modo de evitar las palabras propias, y de optar por las de la Madre Iglesia.
Respecto de cuándo debe leerse la monición de entrada, se sugiere que se realice luego del saludo del celebrante principal, estando ya la asamblea constituida. Pero tampoco estaría mal leerlo antes de que ingrese el celebrante, si el pueblo ya está reunido.

En el guión-tipo (GT) de la Asunción de la siguiente entrada, puede apreciarse que se ha elaborado un breve texto introductorio, a partir de la cita de un Padre de la Iglesia. Se explica a los fieles la importancia y el origen de la solemnidad, dando cuenta de sus fundamentos y de los frutos que de este misterio podemos obtener.

Oración Colecta:

Hay libros de guiones que ofrecen una breve monición para la Oración Colecta que pronuncia el celebrante principal de la Misa. 
De realizarse dicha monición, -no es obligatorio que la haya- debe ser muy breve (puesto que la Colecta de por sí lo es), y ayudar a los fieles a captar el sentido de esta importante oración, que siempre se organiza a partir de dos núcleos fijos: Por un lado, la especificación de algún atributo de Dios o la mención de alguna de las maravillas que Él ha obrado u obra en favor de su pueblo; y por el otro, el pedido particular que se realiza comúnmente al Padre, por el Hijo en el Espíritu Santo. Este pedido se armoniza con la temática de la celebración del día, no raramente ya implícita en la elección del atributo divino mencionado.

 En GT vemos una sencilla oración gramatical, redactada en sintonía con la Colecta.

Liturgia de la Palabra:

Para las lecturas puede redactarse una monición introductoria general, o una para cada lectura.
De hacerse la introducción general, ésta debe referirse brevemente a la importancia de la Palabra de Dios proclamada y acogida en la asamblea litúrgica, precisando el tópico que unifica las lecturas de la Misa del día.
Si se prefiere hacer un guión para cada lectura (incluido el Evangelio), debe redactarse una sencilla oración enunciativa, la cual no debe ser ni una síntesis de la lectura que se va a proclamar, ni tampoco la selección y adelanto de éste o aquel versículo de ella. Por el contrario, debe procurarse ofrecer a los fieles una clave de interpretación de la lectura en su totalidad o de alguna parte de ella que pueda ofrecer cierta dificultad. También puede inspirar lo focalización de algún aspecto importante del texto, a la luz de la celebración del día o de la realidad actual. Con este espíritu, el Salmo también puede glosarse alguna vez.
Cuando la lectura, por su sencillez y claridad, no presenta dificultades de interpretación, es preferible omitir el guión, para evitar expresiones vacuas, como por ejemplo: "Escuchemos el relato de la Pasión del Señor según San Juan". ¿Estoy acaso diciendo algo que no se vaya a aclarar inmediatamente, o que no puedan deducir los fieles?
En todo caso hay que evitar realizar un texto que "explique" toda la lectura. Para eso está la homilía, que tiene a su cargo el ministro sagrado y solamente él.

En GT ofrezco una monición general para la Misa de la Vigilia de la Asunción. Aquí se puede leer una "consideración mariana" referida a las Sagradas Escrituras.
También hay una monición para cada texto bíblico que se proclama en la Misa del día:
En la monición de la primera lectura se ofrece la común interpretación del tópico de la página bíblica en cuestión, a la luz de la Tradición de la Iglesia.
La monición del Salmo se ha elaborado, por decirlo así, "en clave mariana" de lectura.
La monición de la segunda lectura puntualiza el cumplimiento anticipado de lo que esta página anuncia, en la persona misma de la Virgen.
La monición del Evangelio desarrolla brevemente el versículo que ilumina de modo particular la solemnidad del día.

Oración de los fieles:

Esta Oración corresponde al diácono, aunque también la puede realizar un laico idóneo que bien puede ser el monitor o guía de la Misa. Conviene usar directamente los textos sugeridos por el Misal, o por lo menos, adoptarlos como modelo para la redacción de otros. En todo caso debe respetarse la razón de ser de las preces de esta parte de la Misa: son peticiones que un diácono, religioso o laico, eleva a Dios en nombre de todos los bautizados. Para considerar algunos errores que suelen cometerse en la confección y el rezo de la Oración de los fieles, puede leerse la entrada siguiente: http://veritasl.blogspot.com.ar/2012/01/liturgia-de-la-palabra-abusos.html

En GT se ha redactado la Oración de los fieles, respetando en general el esquema de peticiones sugerido por los libros litúrgicos mencionados en la entrada del enlace aludido en el párrafo anterior.
Como particularidad, se ha añadido un título mariano al final de la invitación a orar de cada prez.
También se ha optado por un título mariano, alusivo a la realeza de la Virgen, para la respuesta a cada petición. En efecto, la realeza de María, contemplada en el último misterio glorioso del Rosario, está íntimamente relacionada con el cuarto que celebramos en esta solemnidad del 15 de agosto.
Nótese particularmente la relación implícita con el misterio de la Asunción, que subyace en las dos últimas preces, las que, por otra parte, se apartan del esquema tradicional de peticiones mencionado más arriba, en este mismo parágrafo.

Ofertorio:

Los ritos del Ofertorio, particularmente la "presentación de los dones", suelen ir precedidos de una monición.
Ella debe hacer alusión a la ofrenda de nosotros mismos, y de la creación entera, juntamente con los dones de pan y vino. Es oportuno, además, que haya aquí una mención explícita o implícita a la fiesta o tiempo litúrgico.
No quiero ser reiterativo pero insisto en que hay que evitar expresiones innecesarias y consabidas, tales como: "Presentamos el pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre del Señor", como si algún católico presente ignorara que es precisamente eso lo que acontece en cada Misa.

En GT hay una expresión de deseo que tiene el peso de una oración, que explicita dos de las condiciones necesarias para la celebración fructífera del Banquete eucarístico, y para la participación de este momento de la Misa en particular: Hay una implícita invitación a imitar a María como "Virgen oferente", seguida de una alusión a la solemnidad ("glorificada junto a su Hijo"). Se concluye la monición con la mención de la ofrenda de nosotros mismos.
También ofrezco unas palabras introductorias al Prefacio, que presentan su temática central.

Comunión:

La monición que se realiza en este momento, de efectuarse, no ha de ser simplemente una mera invitación a acercarse a la Mesa del Señor para recibir su Cuerpo y su Sangre. Los fieles saben bien que eso es lo que tienen que hacer. 
Alguna vez puede ser una oportunidad para recordar las condiciones para una digna recepción del Sacramento. En otras ocasiones puede recurrirse a palabras del Magisterio de la Iglesia o de los santos, que nos instruyan acerca de la grandeza de la Eucaristía, de los frutos que produce en nosotros, de su importancia como Sacramento del Amor y de la unidad de la Iglesia. La precisión y la brevedad también se hacen necesarias aquí. El género discursivo elegido es libre, siempre y cuando cumpla con los requisitos expresados. Por ejemplo, no sería desacertado que, alguna vez se recurriera a determinada expresión poética breve de éste o aquel santo, siempre y cuando se refiera al Santísimo Sacramento. En estos casos, son las palabras de los mismos santos, y no las nuestras, las que nos invitan a contemplar y acoger el Don precioso de Dios que se nos ofrece como Alimento.

En GT se parte de una frase magisterial del Beato Juan Pablo II, que justifica la subsiguiente expresión de deseo, casi un "pedido eucarístico" dirigido a la Madre del Señor. 
Además, transcribo una "oración de comunión espiritual", para que nada resienta la actuosa participatio de todos los presentes en esta Misa de precepto, y también a modo de exhortación implícita a considerar las condiciones necesarias para efectuar una digna Comunión eucarística.

Despedida:

La monición final de la Misa ha de ser todavía más breve que las demás. Efectivamente, hay que evitar prolongar la celebración más allá de sus límites normales. Una vez que el sacerdote ha impartido la bendición final, y se retira, la Misa ha concluido. Por ello, conviene, o no decir nada, o si no, pronunciar una breve frase que recapitule lo celebrado e invite a los fieles a vivirlo en la cotidianidad del mundo.
Se debe evitar, por las razones expuestas más arriba, el uso de expresiones innecesarias tales como "La Misa ha terminado. Nos retiramos del Templo". No sólo porque ya es algo por todos sabido, sino también porque nadie tiene derecho a "echar" del lugar sagrado a quien posiblemente quiera quedarse unos minutos más en oración.

La monición de despedida en GT, recapitula el misterio celebrado, aclarando de qué manera nos veremos iluminados y favorecidos por él, incluso más allá de los muros del lugar sagrado. 

6 de agosto, Fiesta de la Transfiguración del Señor.

 


20 comentarios:

  1. Respuestas
    1. "GT" es el "guión-tipo", publicado en este mismo blog, en la entrada que sigue inmediatamente a la presente:

      Link: http://veritasl.blogspot.com.ar/2012/08/guion-asuncion-de-la-santisima-virgen.html

      Dicho guión pretende ejemplificar los consejos que ofrezco en esta entrada.

      Eliminar
  2. muy buena la información...Dios los bendiga y les de mucha sabiduría.

    ResponderEliminar
  3. aguante bergoglioooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  4. muy buena las informaciones que nos brindan. ¿En la procesión de las ofrendas cual va primero las ofrendas del pan y del vino o las ofrendas materiales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre preceden el pan y el vino, sin excepciones.

      Eliminar
  5. Soy Ana María.
    Gracias por crear esta bella página, la encontré al buscar Moniciones para una misa de Aniversario. Dios los bendiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a vos, Ana María, por visitar esta página.
      Ojalá vuelva a serte de utilidad.
      Bendiciones.

      Eliminar
  6. Mi nombre es Zuny. Escribo los guiones de la misa basandome en las lecturas.Esta página es fantástica y sirve de gran ayuda. Aunque tengo experiencia como escritora radial (Radio Católica) espero seguir entrando para asesorarme y poder prestar un mejor servicio a mi parroquia. Gracias y que el Señor les ayude y guie para que puedan contínuar prestando tan valioso servicio.

    ResponderEliminar
  7. Veritas liberabit vos4 de diciembre de 2013 19:34

    Querida hermana en la fe:
    Me alegra de corazón que te sea de utilidad esta página.
    Recuerda que la clave del éxito de toda monición litúrgica consiste en conjugar, siempre a la luz de la Palabra de Dios, la brevedad, la concisión, el respeto por toda norma litúrgica, y el sentido de universalidad de la Iglesia.
    Estoy a tu disposición para cualquier consulta o aporte que quieras realizar.
    Que San Juan Damasceno, ilustre doctor de la Iglesia, llamado "Orador de oro", en su día, ilumine tu fiel servicio a la Santa Madre Iglesia.

    ResponderEliminar
  8. Hola me sirvió de mucho éste artículo porque tengo poco escribiendo las moniciones para mi parroquia y me han sacado de muchas dudas que Dios los bendiga x siempre

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué bueno saber que te sirvió!
    Estoy a tu disposición por cualquier duda o aporte.
    San Nicolás de Bari, en su día, te alcance abundantes gracias celestiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por favor necesito me ayuden con la preparación de la monición para el Martes 10 de Diciembre, en que mi centro laboral "Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas- Norte, Trujillo-Perú, celebra sus 6 años de creación y se celebrará la Misa en Acción de Gracias

      Eliminar
  10. Por favor necesito la monición para la celebración de la Eucaristía en acción de gracias, en fecha 10 de Diciembre del presente año, en que la institución en la que trabajo va a celebrar sus 6 años de creación. es el Instituto Regional de Enfermedades Neoplásicas-Norte de Trujillo -Perú. Mucho agradeceré me ayuden.
    Atentamente.
    Patricia Loyola Segura
    correo: esmeraldaloyola@hotmail.com

    ResponderEliminar
  11. QUE BUENO QUE ESTE ESTA PAGINA!!!! GRACIAS!!!!!!!!!! NOS AYUDA MUCHISIMO A LOS GUIAS!!!!! UN FUERTE ABRAZO!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. por favor ayudemen a preparar las moniciones ofrendas y peticiones del domingo 16 de febrero del presente año es para dar bienvenida al nuevo sacerdote y yo pues no estoy muy preparada en esto q DIOS los bendiga gracias aura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si me pasas por aquí tu correo electrónico cuanto antes, te haré llegar vía mail el guión que me pides.
      Bendiciones.

      Eliminar
  13. Gracias por ésta página, hace poco tuvimos que formar un grupo exclusivo para la liturgia ya que hay 3 celebraciones cada domingo; ahora nos informan que este año la misa Crismal se realizará en nuestra Parroquia, San Juan Bosco de Cutral Có, podrías ayudarnos con sugerencias concretas?, desde ya muchas gracias

    ResponderEliminar
  14. Para preparar el guión de la Misa Crismal hay que tener en cuenta, ante todo:
    -La explicación del sentido y de la importancia de esa Misa en la que el Obispo participa rodeado de todo su presbiterio.
    -La explicación teológico-litúrgica de los Santos Óleos.

    Prometo la publicación en este blog de una entrada con el guión de la Misa Crismal, hacia el Miércoles de Ceniza de este año, o en una fecha cercana a él, a fin de que todos los interesados puedan contar con él con más de un mes de anticipación.
    Muchas bendiciones.

    ResponderEliminar